Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Editorial

El adiós de Rajoy

La dimisión de quien ha liderado el PP durante trece años y medio tras ser desalojado de La Moncloa acaba con una peculiar forma de entender y hacer política basada en la inacción y la falta de iniciativa

Miércoles, 6 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:03h

La comprensible dimisión de Mariano Rajoy como líder del PP tras convertirse en el primer presidente español desalojado mediante una moción de censura, motivada fundamentalmente por la sentencia que condena al partido por un grave caso de corrupción y su absoluta ausencia de reacción, cierra una etapa en la formación popular, pero también finiquita un periodo caracterizado por una peculiar manera de entender la política. No en vano, Rajoy ha desarrollado -como él mismo se encargó de remarcar ayer en su despedida- distintos cargos en el PP durante cuarenta años, llegando a ser su presidente durante trece y medio, periodo en el que además ha sido seis años y medio jefe del Gobierno español. Si algo ha caracterizado la gestión de Mariano Rajoy y su modo de actuación política, su verdadera impronta tanto en el partido como en el Ejecutivo -y al tiempo que se debe valorar la mejoría de la situación económica, aunque a costa del sacrificio de la mayoría de la ciudadanía y sin que haya fortalecido y modernizado sus estructuras-, ha sido el inmovilismo, la falta de iniciativa, la inacción y la estrategia de no afrontar y aún menos solucionar los problemas que le iban sobreviniendo, sino dejar que se fueran pudriendo a medida que sus adversarios se desgastaban. Así ha sucedido con los grandes problemas que, al fin y al cabo, han acabado con él: Catalunya y Euskadi y la corrupción. Fue él quien, al frente del PP, no supo medir su dura oposición al Gobierno de Zapatero y, actuando en el corto plazo -otra de sus lacras- arremetió contra el Estatut catalán y recogió firmas agitando el enfrentamiento para presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional que, a la postre, ha derivado en la actual grave crisis institucional. Respecto a Euskadi, más allá de su perjudicial inmovilismo en el proceso del fin de ETA, Rajoy ha resultado un buen interlocutor únicamente cuando ha necesitado apoyos al perder la mayoría absoluta. Es entonces cuando, haciendo de la necesidad virtud, ha sido capaz de activar un diálogo bilateral y de alcanzar acuerdos. Por último, la corrupción que ha lastrado toda su gestión en el partido ha sido, sin duda, su gran borrón, al no haber sabido o querido afrontarla, aplicando la misma política de falta de medidas y de iniciativa. En definitiva, Rajoy se va, fiel a su estilo, aparentando que ha tomado una gran decisión a la que, en realidad, las circunstancias le han empujado.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus