Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

La artista que nunca quiso estar de moda

Para siempre queda su voz con cadencia “milonguera” y su elegancia en escena, vestida con túnicas, mantones o ponchos

Miércoles, 30 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Actuación en el Baluarte en el año 2011, la última que ofreció en Pamplona.

Actuación en el Baluarte en el año 2011, la última que ofreció en Pamplona. (Foto: Iban Aguinaga)

Galería Noticia

Actuación en el Baluarte en el año 2011, la última que ofreció en Pamplona.En una de sus interpretaciones en el Gayarre en 2007.

madrid- A María Dolores Pradera, fallecida la noche del lunes al martes en Madrid a los 93 años, no se le movía un pelo de su característico peinado cuando derramaba lisura cantando con su fina estampa: solo sus manos iban tejiendo las delicadas, y a veces desgarradas, canciones que la hicieron famosa durante más de 60 años de carrera.

Su peculiar forma de decir las letras, con una exagerada extensión de la boca para pronunciar cada una de las palabras;su cadencia “milonguera”;su elegancia en escena, siempre vestida con túnicas, mantones o ponchos, y su empeño en mimar al público, traspasó generación tras generación rodeada de un aura que se transformó en una manta de devoción y amor en forma de sus dos últimos discos, grabados en 2012 y 2013. Ese año, en una entrevista con Efe, la madrileña aseguraba que esos discos habían sido “el mejor premio” de su vida, especialmente porque había superado una neumonía y un posterior “choque metabólico” que la había puesto en serio peligro meses antes.

María Dolores Fernández Pradera, hija de padre asturiano y madre vasco-francesa, emigró de niña a Chile, pero regresó a la capital a tiempo para sufrir la guerra y posguerra tras la muerte de su padre. Mujer de carácter, de izquierdas y militante comunista, pionera del divorcio en el Estado prefería, “mil veces”, que la quisieran a que la admiraran. Seguía mirando la vida con curiosidad y optimismo y contaba con una fina ironía anécdotas de “sus muchas vidas”, que incluyeron el matrimonio con Fernando Fernán Gómez -de 1945 a 1984-, padre de sus hijos Elena y Fernando y del que se divorció. “Nunca me he despeinado, aunque me he desmelenado muchas veces por dentro”, se reía, y presumía de que jamás había necesitado “photoshop” para una voz que describía como “un poco” de hombre.

Aseguraba que cuando era pequeña quería ser “gitana”, “como otros querían ser ingeniero”, porque le gustaban mucho “las ojeras y el pelo negro” y que de ahí le venía su gusto por el flamenco y los flamencos. “Mi ídolo de pequeña era la Piquer. Me salía con naturalidad cantar copla;por eso quería ser gitana, para ser morena y con ojeras”, decía.

La artista aseguraba que lo había pasado “mejor” que “peor” en la vida, que había conocido a gente “extraordinaria” como Atahualpa Yupanqui, José Alfredo Jiménez, Lola Beltrán o Lola Flores, y que tenía el orgullo infinito de haber sido siempre una buena amiga para sus amigos.

Su vida María Dolores Pradera comenzó su carrera en el cine y en el teatro y no debutó como cantante hasta 1952. Desde entonces, con su aspecto pulido y fría elegancia, tuvo claro que nunca querría estar de moda, por eso siempre se sintió libre para elegir un repertorio clásico en el que abundan las versiones.

“Yo no sigo las modas y hago lo que prefiero. Mis canciones nunca están ni han estado de moda”, aseguraba hace cinco años, cuando presentó el que es su último disco, Gracias a vosotros II, “un pequeño milagro” posible gracias a la “adoración” que sentían por ella artistas como Serrat, Raphael, Sabina, Bunbury o Alborán.

Con 40 discos grabados y una carrera que había empezado en la interpretación, en cine y teatro, en 1941, la artista se ganó, generación tras generación, el respeto del público, que llenaba sus conciertos, y de sus compañeros.

María Dolores Fernández Pradera nació en Madrid el 29 de agosto de 1924 -o de 1926, según las fuentes- pero vivió desde los seis años en Chile, donde su padre tenía negocios y luego, ya de adulta, en México.

Tal era su conexión en Iberoamérica que, como ella misma contaba, dependiendo del país en el que estuviera los medios decían que era mexicana, peruana o argentina aunque, de hecho, gozaba también de esa última nacionalidad al casarse con el también actor Fernando Fernán Gómez.

Sus primeros pasos artísticos fueron como extra en la película Porque te vi llorar (1941), a la que siguieron Altar mayor (1943), Yo no me casoe Inés de Castro (1944) o Los habitantes de la casa deshabitada (1946) -“el cine me daba de comer”, explicaba-, mientras hacía, a la vez, teatro.

En 1968 protagonizó en el Marquina de Madrid María Pineda y en 1970 hizo para el cine La orilla, la que supuso su retirada de las pantallas para centrarse en la canción.

Su debut como cantante fue en 1952 en la boite madrileña Alazán, pero su primer disco no llegó hasta noviembre de 1960. En su larga trayectoria musical -gran parte de ella unida a los guitarristas Santiago y Julián López Hernández, Los Gemelos- está presente la obra de Chabuca, Horacio Guaraní, Mercedes Sosa, Sánchez Ferlosio, Amancio Prada o Carlos Cano.

Entre sus éxitos más recordados figuran temas como Amarraditos, Toda una vida, La flor de la canela, El rosario, Que te vaya bonitooCaballo prieto azabache.

Poseedora de 30 discos de oro, entre sus trabajos sobresalen A mis amigos, que grabó en 1988, un año después de volver a los escenarios, de los que había estado retirada desde 1983 por una enfermedad.

As de corazones (1999), que fue disco platino, Canciones del alma(2003), Al cabo del tiempo(2006) -junto a Los Sabandeños- son algunos de sus discos más vendidos.

En 2012 salió el primer volumen de Gracias a vosotros, un disco-homenaje en el que la dama de la canción interpretaba a dúo sus canciones más célebres junto a artistas como Rapahel, Sabina o Miguel Bosé. Un año después salió el volumen 2 con la colaboración Enrique Bunbury, Amaia Montero o Ana Torroja.

Premio Nacional de Teatro y miembro honorífico del Foro Iberoamericano de las Artes, recibió la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio, un Grammy Latino la Medalla de Oro de las Bellas Artes o la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica, entre otras distinciones.- DNA

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus