Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Un sacerdote en el 3 de marzo

Por Félix Placer Ugarte - Martes, 29 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Hace unos días, falleció Antonio Quilchano, sacerdote vitoriano, quien tuvo un protagonismo muy especial en los trágicos acontecimientos del 3 de marzo. Era entonces coadjutor de la parroquia vitoriana de La Coronación y seguía con solidaridad las luchas obreras de aquellos meses. Aquel día, alarmado por la situación, acudió a la iglesia de San Francisco. Mantuvo un tenso contacto con la policía que rodeaba la iglesia. Intentó intermediar para evitar el desalojo que se iba a llevar a cabo según orden firmada por Gobernador Civil.

Antonio entró en el templo y transmitió la conversación y la orden al párroco, Esteban Alonso de Mezquía, quien tras hablar por teléfono con el obispado desde la sacristía, explicó que los trabajadores congregados estaban en ese momento ejerciendo su derecho fundamental de reunión, y destacó la actitud pacífica y tranquila mantenida por aquellos en el interior del templo, por lo que no estimaba necesario desalojarles.

Volvió a hablar con el jefe de policía. Rodeado por los agentes e insultado, no fue atendida su información;al poco tiempo irrumpió la policía en el templo abarrotado gaseándolo y disparando criminalmente en el exterior. La memoria de Antonio es hoy también denuncia de la impunidad mantenida y exigencia de justicia con las víctimas, contra la precariedad y la desigualdad.

Aquella intervención de Antonio era coherente con su pastoral militante a favor de la clase obrera en la JOC y HOAC (siendo detenido en alguna ocasión) y, con la gente más humilde, en las parroquias de La Coronación y en Abetxuko. Su compromiso liberador le llevó luego a Misiones Diocesanas en Ecuador, donde dedicó varios años al servicio de los más pobres. A su vuelta trabajó en la zona de Bernedo, promoviendo el desarrollo y solidaridad de las comunidades cristianas rurales.

Muy sensible a la problemática de nuestro Pueblo, defendió sus derechos desde la Coordinadora de Sacerdotes de Euskal Herria, comprometido en la realización de una Iglesia popular vasca.

Hasta que su larga enfermedad se lo impidió, Antonio, mantuvo siempre un testimonio de servicio a la gente más desfavorecida y humilde en su lucha por la justicia y por una Iglesia de los pobres. Con admirable fidelidad a quien “anunció la buena noticia a los pobres, la libertad a los oprimidos y a los cautivos”, buscó siempre una sociedad solidaria y fraternal en Euskal Herria.

Goian bego eta agur, Antonio. Bihotz bihotzetik, eskerrik asko!

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus