Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Ekaitz Lotinaprofesor en argantzon ikastola

“Resulta imposible abrir un centro de Primaria en euskera en Trebiño, así que nos vamos a Manzanos”

Después de 15 años en Trebiño, Argantzon Ikastola estrena centro de Primaria en Manzanos, dentro ya de Álava y al abrigo de las administraciones vascas

Axier Burdain Jorge Muñoz - Domingo, 27 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Ekaitz Lotina,profesor en Argantzon Ikastola

Ekaitz Lotina,profesor en Argantzon Ikastola

Galería Noticia

Ekaitz Lotina,profesor en Argantzon Ikastola

vitoria- ¿Qué trayectoria ha mantenido hasta ahora Argantzon Ikastola?

-Comenzamos en 2003, así que sumamos ya 15 años de experiencia. Empezamos con 11 alumnos y poco a poco fuimos creciendo hasta movernos en el entorno de los 40 o 50 alumnos. En este momento nos hemos planteado dar el salto a Primaria, para afianzar la ikastola y hacer que económicamente el proyecto sea viable.

¿Cuáles son las principales dificultades a las que se enfrentan con esa intención de dar el salto a Primaria?

-Nos es imposible continuar en Trebiño con el edificio de Primaria y vamos a tener que pasar a Manzanos, que es un pueblo que está situado a cinco kilómetros pero que ya pertenece a la Álava oficial. Creemos que de esta forma vamos a poder disponer de estabilidad a todos los niveles. Estando ya dentro de la Comunidad Autónoma Vasca reconocida vamos a poder continuar con la actividad, afianzarla, ampliar el currículum e impartir materias directamente relacionadas con el País Vasco en lugar de tener que empezar a estudiar los ríos de Valladolid o Salamanca.

¿Qué escollos se ve obligada a superar en el día a día una ikastola enclavada en Burgos?

-Trabajar en una ikastola que enseña en euskera dentro de un territorio que pertenece a Castilla y León es un auténtico problema. Las administraciones de Castilla y León nos dejaron claro desde el principio que no estaban dispuestas a subvencionar absolutamente nada que estuviera relacionado con el euskera. Además, han recurrido las ayudas que nos quería conceder el Gobierno Vasco ya que consideran que financiar de manera directa a un centro de enseñanza dentro de Trebiño excede de sus competencias. Nos encontramos con que no sólo no nos dan, sino que además no dejan que el otro nos dé.

¿De dónde obtienen entonces la financiación para mantener vivo el proyecto?

-Obtenemos alguna ayuda que concede el Ayuntamiento de Trebiño por el fomento del euskera. Son partidas que el Ayuntamiento recibe del Gobierno Vasco, pero son exclusivamente por ese concepto, el de fomento del euskera. Nada relacionado con Educación, por lo que hablamos de otro tipo de partidas económicas. Para llevar este proyecto adelante nos hace falta mucho más que eso. El Ayuntamiento de La Puebla de Arganzón también nos ofrece muchísimas facilidades en lo que a mantenimiento de todo tipo y de limpieza se refiere. Luego están las cuotas de padres y madres, pero la partida más importante llega desde la caja de solidaridad de las ikastolas. Una vez al año se reúnen y entre todas las ikastolas de Euskal Herria se decide a quién se le brinda ayuda. Nosotros somos ya históricamente una ikastola necesitada, siempre requerimos de ese aporte. Nosotros al igual que otras ikastolas del sur de Navarra o de Iparralde, que somos las que peor nos encontramos porque el euskera no es oficial en los lugares en los que nos encontramos. Resulta imposible para nosotros disponer de autonomía financiera o convertirnos en centro concertado, porque legalmente no puede serlo en este momento.

Eso en lo que al apartado económico se refiere. ¿Cómo se manejan en el resto de los recursos?

-Todos los medios y servicios que podríamos disfrutar si nos encontráramos en Álava escapan a nuestro alcance porque, una vez más, no estamos oficialmente enclavados en Álava. Estamos dentro del listado de colegios de Burgos, que se encuentra a 100 kilómetros de Trebiño. Esta es otra anomalía más que provoca muchísimas dificultades.

¿Me podría dar algún ejemplo concreto?

-Claro. Por ejemplo, si solicitáramos un logopeda, después de analizar si nos correspondería o no, lo mandarían para hablar exclusivamente en castellano. Es una situación extraña más de las muchas que vive Trebiño, y llevamos así muchos, muchos años. Hemos entendido que es imposible iniciar un proyecto de Primaria aquí, así que seguiremos con el de Infantil pero el planteamiento es continuar en Manzanos con Primaria y que toda la gente tenga la posibilidad de continuar con la ikastola en euskera, pero ya fuera de nuestras fronteras administrativas. En el pueblo de al lado, a cinco kilómetros, pero ya fuera de Trebiño.

Imagino que el proceso de selección de la nueva ubicación, en este caso Manzanos, ha sido largo y complejo.

-Claro. Hay que encontrar un lugar adecuado, el pueblo tiene que estar de acuerdo, debemos disponer de una infraestructura que ya exista o contar con la posibilidad de dar pasos para que se construya algo allí, y, por supuesto, la cercanía es imprescindible. El asunto de contratar un autobús viene ligado al planteamiento que hemos aceptado. Tiene que haber un desplazamiento entre La Puebla y Manzanos y por supuesto que lo va a haber, es un servicio que tenemos que ofrecer a los padres. Quizás encarezca un poco el coste, pero todos los alumnos que no puedan ir en coche podrán hacerlo en autobús.

¿Cómo fueron las conversaciones con la Junta Administrativa de Manzanos? ¿Hubo acuerdo desde el primer momento?

-Dimos varias vueltas por los pueblos de alrededor, se intentó en varios sitios y, de entre esos lugares, Manzanos fue el que más real nos pareció a todos. Tiene disponibilidad para acoger el proyecto y está dando los pasos necesarios para que todo se haga posible. La disposición de la Junta Administrativa de Manzanos es buena y continuamos en ese proceso. Manzanos pertenece a Ribera Baja, que tiene su Ayuntamiento en Rivabellosa, por lo que también iniciamos los contactos con ellos y, en ese sentido, nos sentimos muy arropados. Cada uno ha ido exponiendo sus planteamientos y en estos momentos contamos con un preacuerdo. La cosa está bastante encaminada.

Después de 15 años, nueva ubicación. ¿Como llevan lo de empezar de cero?

-Bueno, de momento todo se encuentra en fase de proyecto pero se va a intentar utilizar infraestructura ya existente aunque en un periodo bastante corto de tiempo nos vamos a ver obligados a construir un pequeño edificio que albergue la ikastola en los próximos años. Claro, eso supone tener que dar muchos pasos, como solicitar permisos, realizar trámites, contrataciones y buscar financiación. Dentro de ese contexto va a llegar el Araba Euskaraz y aunque no nos va a servir para conseguir todo el dinero, ni mucho menos, será un poco el principio de todo eso que nos aguarda en el futuro. El pasado noviembre terminamos de pagar la hipoteca del edificio de La Puebla. Llevábamos con ella desde 2006 y ahora nos metemos en un nuevo fregao. Ahora mismo estamos informando a las familias de que tenemos un planteamiento real de dar el salto a Manzanos, la gente está bastante interesada y creemos que es factible. Nuestra idea es estar en marcha ya el curso que viene.

Para empezar con todo listo el curso que viene va a tocar correr bastante. ¿Cómo andan de plazos?

-Como te digo, el planteamiento es estar ya en marcha el curso que viene ya en Manzanos. Es decir, en septiembre. Creo que estamos en plazo con todo lo que hemos hecho hasta ahora, así que vamos a por ello.

Ha comentado que el Araba Euskaraz ayudará a financiar el proyecto. ¿En qué medida?

-La verdad es que ricos no nos vamos a hacer con el Araba Euskaraz (risas). Servirá para financiar una pequeña parte. Estas cosas tienen su propio proceso. Pediremos un aval, nos respaldarán las ikastolas e iremos pagando todo con el paso de los años. Amortizar el que tenemos ahora nos ha costado doce años, así que el siguiente seguramente nos lleve otros doce o algo parecido. Vamos a ir poco a poco. Si no hay edificio no hay ikastola, así que tenemos que avanzar por orden. Si viene mucha gente al Araba Euskaraz será estupendo y contaremos con más dinero para hacer frente a los pagos, pero esto va a ser cosa de años.

¿También han avanzado en el capítulo burocrático, para poder formar parte de la lista oficial de centros y poder disfrutar de los servicios y recursos que les corresponden?

-Hemos tramitado ya el permiso del Gobierno Vasco, que es el que nos va a permitir integrarnos con garantías dentro de su sistema educativo. Este paso representa un avance muy importante para nosotros, porque también queda pendiente la concertación. Confiamos en recibir la confirmación del permiso a lo largo de las próximas semanas y contar así con todas las garantías. Este es un punto crucial.

El proyecto educativo que ya tiene en marcha la ikastola de La Puebla de Arganzón cuenta con una metodología particular. ¿Me la podría detallar?

-Últimamente se habla mucho de nuevas tendencias que en realidad no son tan nuevas. Se tiran tabiques en Educación Infantil, se realiza una circulación libre entre clases, cosas que antes no existían o que no se aplicaban, y que actualmente están cogiendo auge. Nosotros, en ocasiones por iniciativa propia y otras veces porque nos ha venido dado por el número de alumnos, hemos tomado decisiones como, por ejemplo, mezclar edades. Con un número pequeño de niños, hemos optado por esa opción y con los años hemos comprobado los beneficios que ello conlleva. Llevamos muchos años aplicando la circulación libre entre espacios, o haciendo que el niño sea el centro de la educación, confiando en sus intereses. Trabajar en base a lo que le motiva también es algo que hacemos desde hace mucho tiempo. La manipulación y la experiencia también es algo clave para nosotros y lo trabajamos en clase.

¿A qué tipo de manipulación y experiencia se refiere?

-Proponemos una experiencia en tres dimensiones, no en dos. Si tenemos que explicar lo que es una cuchara no la dibujamos, la cogemos. No dibujamos un árbol, porque lo tenemos aquí, así que salimos de clase y lo tocamos. Cogemos hormigas, piedras, palos, cualquier cosa que podamos manipular directamente. Eso no quiere decir que no utilicemos papeles o pantallas, que también lo hacemos, pero preferimos la experimentación siempre que sea posible. La cercanía con las familias, al ser un centro pequeño, es enorme. El trato es cercano, todos nos conocemos y eso da mucha confianza. Entran en el centro, nos ven trabajar... Esta es la forma en la que lo hacemos.

Entiendo que las aulas no son un espacio educativo cerrado...

-El contacto con la naturaleza es fundamental. Nuestro patio es de hierba, con árboles, tenemos el río cerca y estamos integrados en el pueblo. Salimos al pueblo, al río, vamos a la plaza, nos acercamos a la tienda y compramos fruta para el almuerzo... Estamos en constante relación con el entorno. Marcamos el horario y fijamos los límites, pero pasamos mucho tiempo fuera del centro. Por ejemplo, todos los niños tienen botas de agua en la ikastola y, si llueve, les proponemos salir. Los que quieren salen y disfrutan de la hierba mojada y los que no quieren salir, se quedan.

¿Alguna otra particularidad?

-Claro. El entorno afectivo. Todos los niños tienen que permanecer en un entorno seguro, en el que reciban afecto y se sientan tranquilos. En las primeras edades es crucial para que puedan salir a explorar, a aprender y que puedan avanzar. Un niño que está nervioso o que está pensando en su madre puede sufrir un bloqueo y eso le va a provocar una desconfianza que le impedirá meterse en el arenero que tenemos y jugar. Con afectividad conseguimos que los niños sean autónomos y activos. Siempre con nuestro apoyo, los límites que les marcamos y nuestra ayuda, pero animándoles a que aprendan a pensar y a sacar sus propias conclusiones.

¿Los límites son importantes?

-Los límites son interesantes. Les damos libertad, pero los adultos tenemos que marcar algunos límites, ciertas normas. También damos más importancia al proceso de aprendizaje que al resultado. El camino que recorren para entender las cosas es fundamental. Nos interesa que un niño aprenda a contar hasta cinco, pero nos interesa más cómo lo aprende. Puede ser contando tres piedras en la calle, el compañero de clase ha cumplido cuatro años y nos juntamos cinco amigos.

las claves

“Trataremos de utilizar infraestructura ya existente, pero en poco tiempo vamos a tener que construir un edificio nuevo en Manzanos”

“Nos ha costado 12 años amortizar el edificio de la ikastola en La Puebla, así que el siguiente seguramente nos lleve otros 12”

“Damos más importancia al proceso de aprendizaje que al resultado. El camino que recorren para entender las cosas es fundamental”

“Burgos no va a financiar educación en euskera”

“Reconocen que nos corresponde una subvención, pero si no damos clases en castellano no nos la dan”

vitoria- Pese a las negativas recibidas hasta ahora, ¿se va a mantener una negociación con las administraciones de Castilla y León para tratar de llegar a acuerdos?

-La experiencia que hemos tenido con ellos ha sido escasa, pero siempre nos han dejado muy claras las cosas. En su día se nos ofreció incluso coger a todos los alumnos y llevarles al colegio de Trebiño, centro en el que la educación es totalmente en castellano y en el que ni siquiera existe el euskera como asignatura. Nos dijeron que el transporte sería gratuito y reconocieron que, por el número de alumnos nos correspondería una subvención por su parte, pero explicaron que si es un centro en euskera no lo van a hacer. Nos lo han dejado muy claro siempre que hemos hablado con ellos.

¿Cabe alguna posibilidad de solución de continuidad para la ikastola en Trebiño?

-Creo que la solución, es decir, de un hipotético regreso de toda la estructura a La Puebla, pasa por una solución integral del enclave de Trebiño. Mientras tanto, lo único que podemos decir después de 15 años es que el avance con las administraciones de Castilla y León ha sido absolutamente nulo. Hay algunos convenios que no pasan de simples parches, ya lo dicen todos los ayuntamientos de la zona, que no representan ninguna solución. Ante esta situación, únicamente una solución total sería la respuesta. - A. B.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus