Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
movilidad en álava movilidad en álava

Taxistas, vecinos y amigos

El servicio de transporte a la demanda, en el que los taxistas rurales acercan a las paradas más cercanas a los habitantes de pueblos por donde no pasa el autobús, permite a personas mayores y estudiantes poder desplazarse por el territorio.

Un reportaje de David Ortega. Fotografías Pilar Barco / José Ramón Gómez - Domingo, 27 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Josu López Ubierna, en la Diputación Foral de Álava.

Josu López Ubierna, en la Diputación Foral de Álava.

Galería Noticia

Josu López Ubierna, en la Diputación Foral de Álava.A la izquierda, Jesús Berganza ayuda a un cliente a subir al taxi, en Pobes. A la derecha, Celia Villanueva lleva a una clienta, en Ventas de Armentia.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“Hay que apostar fuerte por este servicio para que todos los alaveses puedan acceder al transporte público” “Aunque los clientes están poco tiempo en el taxi, acabas teniendo una relación muy cercana”

los vecinos de los pequeños núcleos rurales que pueblan Álava conocen como pocos la vicisitudes que supone tener que desplazarse de un punto a otro. Lo que para unos es tan sencillo como meterse en el coche y arrancar, para otros supone coger un taxi hasta la parada de autobús más cercana, normalmente ubicada en un pueblo con mayor población, viajar hasta su destino en el bus y repetir proceso para volver a casa. El denominado “transporte a la demanda”, un servicio que la Diputación puso en marcha como tal en 2012 como complemento a los autobuses forales, ha servido durante los últimos seis años para que los vecinos de los pueblos más pequeños, aquellos que no cuentan con parada de autobús, tuvieran una forma de desplazarse por el territorio, con un taxi que ejerce de lanzadera desde su casa hasta la parada de bus más cercana.

Sólo el año pasado, 28.083 personas, un 21% más que en 2016, utilizaron este servicio, del que se benefician principalmente personas mayores y estudiantes, se presta de lunes a sábado y para utilizarlo es necesario realizar una reserva telefónica previa, con las 18.00 horas del día previo a su uso como plazo máximo.

El precio del viaje es de 1,70 euros al que luego hay que sumar el coste del billete de autobús, y para poner en marcha este servicio el Departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad recurre a concesiones a taxistas rurales y empresas de transportes de viajeros por lotes, correspondientes a cada zona del territorio -incluido Trebiño- en la que se presta. Tras seis años, el transporte a la demanda se encuentra en pleno proceso de renovación -empezando por el nombre- por parte de la institución foral alavesa, que espera poner en marcha a finales de este año el que oficialmente pasará a denominarse “transporte comarcal”, con mejoras como la ampliación del servicio para llevar a los vecinos que los deseen también a los pueblos que son cabecera de comarca, donde se localizan los principales servicios públicos o privados, además de poder pagar con la tarjeta BAT. Mientras tanto, a la espera de que los cambios entren en vigor, el día a día en la carretera de multitud de alaveses tiene a taxistas como Celia Villanueva, en Trebiño, miembro de Lurtaxi, la asociación de taxistas rurales de Álava;o Jesús Berganza, que en Añana hace doblete como taxista rural y alcalde de Ribera Alta.

Con ellos al volante, los vecinos de los más de veinte pueblos de sus respectivas áreas de influencia pueden tener una vida un poco más sencilla, al permitirles el servicio disponer de cierta autonomía para desplazarse. “Hasta hace dos años mis clientes eran sobre todo estudiantes y gente mayor, y con menor frecuencia personas que iban a trabajar. Ahora en cambio cada vez hay más personas que van a trabajar, pero los más habituales siguen siendo los estudiantes”, señala Celia Villanueva, que con la localidad de Ventas de Armentia como epicentro ejerce de taxista a la demanda para multitud de vecinos de Trebiño. Con miles de kilómetros al volante, esta experiodista es consciente de que el servicio que presta “consigue que la gente mayor tenga mucha independencia para moverse sin tener que depender de hijos, nueras, sobrinos...”. “Es la manera menos mala y más operativa, por así decirlo, de que el transporte público llegue también a los pueblos pequeños”, incide.

También Jesús Berganza, que lo mismo firma decretos de alcaldía en su despacho del Ayuntamiento en Pobes que arranca su taxi para trasladar a los vecinos, la mayoría de sus clientes “son personas mayores y estudiantes de Secundaria”. “El que lo usa, lo usa mucho, pero también creo que hay gente que no lo conoce y podría utilizarlo”, destaca sobre un servicio que realiza en Añana, su área de influencia, aunque “de la zona de Nanclares en adelante la gente sigue prefiriendo usar el coche”.

El destino principal de los usuarios de la zona es a día de hoy, como en el resto de comarcas alavesas, Vitoria. “Ahora la Diputación quiere comarcalizar el servicio para acercar a la gente también a los pueblos que son cabecera de comarca y no sólo a Vitoria, para que puedan ir a las tiendas o al centro de salud. Es algo que se viene reclamando desde hace mucho tiempo, desde hace casi seis años, así que yo hasta que no lo vea no me lo creo”, sostiene Villanueva, que de cara al proyecto de modificación recuerda que, en el caso de los usuarios de mayor edad, obligarles a recurrir a las nuevas tecnologías puede acabar constituyendo un problema.

“Por un lado, si quieren tener información sobre las rutas y sólo está disponible en Internet no saben acceder, incluso a veces en los folletos que se reparten no figura realmente los pueblos en los que se da el servicio. Si le tengo que decir a una señora de ochenta años que mire en Internet para informarse o reservar el viaje no lo va a hacer, porque no sabe. Y si sabe hacerlo en las zonas rurales las conexiones de Internet son muy precarias y funcionan mal”, advierte. Para Berganza, la institución foral alavesa “debe apostar fuerte por este servicio”, de forma que “todos los alaveses puedan tener el mismo acceso a un medio de transporte público, sin importar que vivan en un pueblo u otro”. “Incrementar las frecuencias” de las líneas que autobús que cubren el territorio también sería para este taxista de Ribera Alta una forma de atraer a más público, “como los trabajadores de grandes empresas o los funcionarios que acuden a Vitoria a trabajar”.

En un servicio tan cercano, no son pocas las anécdotas que Celia Villanueva guarda en la guantera: “Sobre todo con las personas mayores mantienes una relación muy cercana y estrecha, aunque en el taxi apenas estén 10-15 minutos. Les ayudas a bajar las bolsas, les acercas a la puerta de casa... También ves crecer a los niños a los que acercas a la escuela. Hace poco falleció una señora a la que solía llevar y su hija tuvo el detalle de contarme que su madre me apreciaba mucho. Hay gente que te trae regalos: nueces, manzanas, huevos frescos... Un señor me contrataba para llevarle a la cooperativa agraria, que está a trescientos metros de su casa pero necesitaba coger sacos y no quería molestar a sus hijos”.

los datos

Transporte a la demanda. El servicio entró en vigor como tal en 2012 para que los vecinos que viven en localidades pequeñas y carecen de parada de líneas regulares de autobús puedan usarlo acercándoles en taxi a la parada más cercana y viceversa. Se presta mediante concesión a taxistas rurales y empresas de transporte por lotes, en función de las diferentes zonas y comarcas del territorio, incluido Trebiño. El año pasado el servicio alcanzó los 28.083 usuarios, un 21% más que en 2017.

Transporte comarcal. El Departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad se encuentra actualmente ultimando el diseño del nuevo servicio que sustituirá al transporte a la demanda, que quedará bautizado como transporte comarcal. El objetivo es licitarlo en los próximos meses y ponerlo en marcha a finales de este año. Por ahora, el pliego en el que han trabajado los técnicos ya ha sido presentado a las Cuadrillas, los ayuntamientos y los propios taxistas rurales.

Cambios. Entre las novedades que se van a introducir destaca el acercamiento a los pueblos que son cabecera de comarca, donde se localizan los principales servicios públicos y privados, como médicos, bancos, instalaciones deportivas, comercio, etc. También pasará a prestarse el servicio los fines de semana -actualmente se realiza hasta las 13.00 horas del sábado-, además de incorporarse la tarjeta BAT como medio de pago la creación de una central de reservas por teléfono e Internet.

la cifra

1,70

El coste del viaje en taxi que debe abonar cada usuario del transporte a la demanda es de 1,70 euros, al que hay que sumar el precio del billete de autobús. La Diputación Foral de Álava subvenciona el 91% del coste del transporte, por lo que esos 1,70 euros corresponden al 9% restante que abona el usuario.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus