Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
fusión de danza contemporánea y break dance

Por fin en casa

La compañía gasteiztarra Larrua presenta el próximo sábado en el Félix Petite su primera creación para sala, ‘Basseri’

Carlos González - Sábado, 26 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Un momento del espectáculo de la compañía Larrua.

Un momento del espectáculo de la compañía Larrua.

Galería Noticia

Un momento del espectáculo de la compañía Larrua.

Vitoria- La intención era haber estrenado en su ciudad, en Gasteiz, esta primera producción de sala tras el espectáculo de calle que abrió su camino y que se bautizó como la compañía, Larrua. Pero no pudo ser y Baserri se puso de largo en Bilbao. De hecho, como les sucede a otros creadores escénicos del territorio, trabajan bastante más fuera que dentro. Pero el próximo sábado, tanto intérpretes como espectadores se van a poder quitar esa espinita con el escenario del Félix Petite como punto de encuentro para unos y otros. Será a partir de las 20.30 horas, quedando todavía entradas disponibles, igual que para el resto de representaciones que entre el 1 y el 3 de junio se llevarán a cabo en las tablas del centro cívico Ibaiondo dentro del ciclo Dantza Sarean.

“Teníamos ganas de venir a casa. Al fin y al cabo, trabajamos y somos de aquí”, apunta el gasteiztarra Aritz López, la mitad del cuerpo y alma de un proyecto que completa el bailarín y coreógrafo catalán Jordi Vilaseca. Ambos acaban de estar en la Umore Azoka Leioa estrenando un nuevo montaje de calle, Ozkol, mientras preparan con mimo lo que sucederá dentro de una semana.

Será la oportunidad de asomarse a este trabajo interpretado por ambos junto a Miguel Ballabriga y Helena Wilhelmsson, un espectáculo coreografiado por Vilaseca en el que la compañía ha contado con aportaciones de renombre dentro de la escena estatal, como es el caso de, en la parte escenográfica, Enric Planas (La Veronal, Compañía Nacional de Danza...) o de, en lo que se refiere al espacio sonoro, Luis Miguel Cobos (Centro Dramático Nacional, Compañía Nacional de Danza, Sharon Fridman...). “Hemos hecho una apuesta importante” con una pieza “de gran formato”, una primera producción de sala que, en la actual edición de los Max, consiguió llegar al penúltimo corte en tres categorías distintas.

En la obra, la compañía gasteiztarra hace “un viaje a la cultura vasca, a la tradición pero para reinterpretar, para contemporaneizar. En sí, no hay folklore en la pieza. Lo que hacemos es coger una manera que creemos que es muy típica y específica de vivir en un baserri en relación a las relaciones que ocurren dentro de él, el papel de la mujer, el trabajo, la unión con la mitología... y de ahí irnos a lo contemporáneo”, describe López, quien apunta que Vilaseca “se ha acercado desde el cariño y el respeto a lo nuestro. Es un baserri pero también una masia, un cortijo... al final, hay ciertas cuestiones que son similares. Él es catalán y la masia está ahí. Además, le gusta mucho el País Vasco, le llama mucho la atención toda la cultura vasca”.

Con este montaje, la agenda de momento reclama la atención del grupo tanto en Euskadi como en Navarra. Con Larrua, el camino sigue su marcha, habiendo pasado ya por diferentes puntos de la península pero también por Francia y América Central. Y Ozkol no ha hecho más que ponerse de largo. Tres montajes para ir dibujando un sello propio para el grupo, una marca que parte de “una unión de estilos entre el break dance y la danza contemporánea. Claro, cuando nosotros decimos break dance, la gente piensa que nos vamos a poner a dar vueltas en la cabeza, pero no es eso. El break tiene mucho de enseñar hacia afuera y nosotros lo que buscamos es coger esa energía para, de alguna manera, retenerla y hacerla nuestra. Lo que nos gustaría es unir la emoción de lo contemporáneo y la fisicalidad del break”.

En ello andan ambos desde hace unos años, cuando en una residencia artística en Donostia, Vilaseca seleccionó, junto a otro bailarín, a López para un montaje. “Mi visión estaba muy cercana al trabajo que él estaba intentando realizar”, una coincidencia que después desarrollaron en otra residencia en la gasteiztarra sala Baratza hasta dar el paso de formar la compañía. Así nació un proyecto que, como otros, tiene que desarrollarse junto a un público que, en ocasiones, no se siente concernido cuando se le habla de danza contemporánea. “No hay que tener miedo a sentarse en la butaca”, aconseja López.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus