Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
CANTERANOS

Tras la estela de Martín

A la espera de conocer el desenlace del ‘play off’, al menos cuatro jugadores del filial quieren derribar la puerta del primer equipo. Son Landeta, Erik, Fuentes y Paulino

Andrés Goñi - Sábado, 26 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Víctor y Martin, en Foronda poco antes de partir con el equipo al duelo de Copa en Formentera.

Víctor y Martin, en Foronda poco antes de partir con el equipo al duelo de Copa en Formentera. (Foto: Alavés)

Galería Noticia

Víctor y Martin, en Foronda poco antes de partir con el equipo al duelo de Copa en Formentera.Landeta, en una de las sesiones con el primer equipo.El delantero Adrián Fuentes, en el duelo de ida del pasado fin de semana en Laredo.Paulino es uno de los veteranos en el filial.La capitanía del ‘Miniglorias’ corre a cargo de Erik Ruiz.Martín Agirregabiria, en la foto junto a su paisano Edu Roldán, es el último canterano albiazul.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Vitoria- Solía decir José Antonio Camacho, uno de los buques insignia del fútbol patrio, que en la obligación de cualquier canterano que militase en el filial de un equipo profesional, sea cual fuese su categoría, estaba derribar la puerta del primer equipo al precio que fuese. Bien de una tacada, saltándose los peldaños que fuese necesario, o bien como consecuencia de un trabajo constante y perseverante en la base hasta alcanzar el objetivo. Y una vez ahí, advertía el que fuera defensa del Real Madrid, consolidarse en la élite, que es, sin duda, lo más complejo del asunto. La historia de los últimos años está plagada de ejemplos de uno y otro sentido que dan sentido al fútbol profesional. Desde casos como el de Sergi Busquets, al que Pep Guardiola entregó las llaves del centro de campo del Barça cuando apenas tenía 18 años y jugaba en Tercera División, hasta cualquiera de esos jugadores del Athletic o Real Sociedad que, forjados en Lezama y Zubieta, se curtieron durante años en la base, alcanzaron incluso la internacionalidad en las categorías inferiores y lograron dar el salto al primer equipo pero sin carácter de continuidad. Lo dicho: la dificultad de mantenerse...

En este contexto, el Deportivo Alavés no es ajeno a esta realidad. Si bien es cierto que el concepto de cantera no ha formado parte nunca de su ADN y tampoco la valentía de los técnicos que han ido pasando por su banquillo han estado a la altura en ese sentido, la factoría de Ibaia, sin embargo, parece estar cambiando o, al menos, dando la sensación de que sí pretende contar con la base como valor diferencial y competitivo a la hora de suministrar activos al primer equipo que ahora mismo capitanea Abelardo Pitu Fernández, un entrenador que es precisamente producto de la cantera -la de Mareo en el Sporting de Gijón, sin ir más lejos- y que rema en favor de esta política, lo cual, sin duda ayuda.

Desde el mismo día de su llegada al club el pasado mes de diciembre, el técnico asturiano hizo gala del compromiso que siempre ha tenido con la base asegurando que nunca miraría el DNI de ningún jugador a la hora de colgarle un dorsal entre los elegidos. “Ni lo he hecho nunca ni lo voy a hacer ahora;si un chaval del filial me demuestra que puede jugar en el equipo, lo hará”, advirtió el preparador con convicción.

Dicho y hecho. Apenas 48 horas después hacía debutar en liga a un descarado joven lateral derecho del filial llamado Martin Aguirregabiria al que Javier Cabello, en su situación de interinidad tras el despido de De Biasi y la llegada del asturiano, ya hizo debutar en Copa del Rey ante el Getafe. A pesar de la delicada situación en la que entonces se encontraba el equipo -último clasificado con apenas seis puntos-, el debut del chaval fue un soplo de aire fresco para un alavesismo que hasta entonces llevaba demasiado tiempo huérfano de savia 100% alavesa. En el más lejano de los olvidos quedaban ya nombres como los de Sívori, Salcedo, Pablo Gómez, Oscar de Marcos, Igor Martínez o Iñigo Kalderon, de ahí que la irrupción del joven vitoriano generó ilusión... y hasta trajo suerte, porque desde aquel milagroso debut en Montilivi ante el Girona -el equipo logró darle la vuelta al marcador y ganar el partido por 2-3 cuando en el minuto 70 perdía por dos goles a cero-, la reacción del Glorioso resultó imparable. Tal es así que el equipo encadenó una formidable racha que le llevó a lograr la permanencia en Primera División con cuatro jornadas de adelanto. Una circunstancia extraordinaria teniendo en cuenta los antecedentes.

un ascenso meteóricoEn este período de tiempo comprendido entre diciembre y mayo, la consolidación de Martin ha sido un hecho. Ha mandado al ostracismo a Carlos Vigaray en esa demarcación, ha demostrado un desparpajo y un nivel impropios de un chaval recién ascendido desde Tercera, ha renovado su contrato con el club y en breve pasará a tener ficha profesional. Una ascensión meteórica cuyo núcleo y origen podría situarse en la convicción con la que aquel frío mes de diciembre dio la patadaque tumbó la puerta del primer equipo, un gesto valiente que alentó a algunos de los compañeros con los que hacía escasos meses compartía vestuario. Jugadores como Víctor López, Ioritz Landeta, Erik Ruiz, Adrián Fuentes o Paulino, inmersos en estos momentos en el play off de ascenso a Segunda B con el filial y candidatos, como poco, a poder realizar la próxima pretemporada a las órdenes de Abelardo. Porque pase lo que pase en la liguilla de ascenso, lo que es seguro que todos ellos, por experiencia y calidad, atesoran un nivel mucho mayor que el que en estos momentos ofrece la Tercera División.

El interior derecho Víctor López, sin ir más lejos, ya ha debutado este año en Copa y también en Liga -el pasado duelo en La Rosaleda contra el Málaga-, por lo que no sería descartable que el curso que viene continuara forjándose en equipos convenidos como el NK Rudes de la Primera croata o en el Sochaux de la Segunda División francesa. Algo parecido le ocurrirá al portero Ioritz Landeta, habitual en los entrenamientos con Fernando Pacheco y Sivera y de sobradas cualidades para un filial en Tercera. Su futuro, como poco, pasará por subir un escalón a la Segunda B, un escenario similar al que se enfrentan Paulino, un interior de zurda exquisita con pasado en las categorías inferiores del Inter de Milan y el Atlético de Madrid al que quizá le falte algo de trabajo, Erik, capitán y central de garantías muy del estilo de Einar Galilea aunque con mucha mejor salida del balón, o el goleador Fuentes, Pichichi del equipo y el hombre llamado a marcar las diferencias en este play off donde el club se juega mucho más que un ascenso.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus