Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
un año de las primarias

Sánchez intenta despegar un año después

SE CUMPLE UN AÑO DESDE LA CELEBRACIÓN DE LAS PRIMARIAS EN LAS QUE | pEDRO sánchez se impuso a susana díaz y patxi López por el liderazgo del PSOE

Un reportaje de Laura Ramos/DNA - Lunes, 21 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Pedro Sánchez en la rueda de prensa tras su encuentro con el presidente de la Junta de Extremadura.

Pedro Sánchez en la rueda de prensa tras su encuentro con el presidente de la Junta de Extremadura. (EFE)

Galería Noticia

Pedro Sánchez en la rueda de prensa tras su encuentro con el presidente de la Junta de Extremadura.

Pedro Sánchez se impuso a Susana Díaz y Patxi López por el liderazgo del PSOE

Un año después de las primarias en las que Pedro Sánchez se impuso con holgura a la presidenta andaluza, Susana Díaz, y al exlehendakari Patxi López, nadie parece cuestionar su liderazgo ni su legitimidad para ser el candidato a la Presidencia del Gobierno, pero él aún no ha logrado que el PSOE despegue como alternativa clara al PP.

Con un partido aparentemente apaciguado, una dirección leal y un PP en horas bajas, los socialistas no sólo no consiguen escalar posiciones en las encuestas, sino que en nueve meses han perdido tres de los cinco puntos que consiguieron con el efecto social de las primarias, según el CIS. Sánchez argumenta que eso es debido a que la izquierda solo se moviliza poco antes de una cita electoral, mientras que los votantes de centroderecha están muy implicados en este momento en la pugna entre el PP y Cs.

“No estamos en mala situación de partida. Si estamos desaparecidos, como dicen, y hay un triple empate (PP, Cs, PSOE), cuando aparezcamos podemos subir”, sostiene un miembro de la ejecutiva. Los más críticos admiten, sin embargo, que hay “preocupación” por las municipales y autonómicas del año que viene y consideran “letales” algunos datos del último barómetro del CIS, como los que indican que Sánchez es el peor valorado por su propio electorado y que al 60% de los que le votaron en las generales hace dos años ahora les inspira poca o nula confianza.

En la cúpula del partido no se creen esos datos, se quejan de que al PSOE no se le mide “por el mismo rasero que a los demás” y sostienen que solo salen en prensa para cosas negativas. Como ejemplo ponen la Escuela de Buen Gobierno en la que se volcaron a principios de marzo con la idea de proyectar que el partido estaba fuerte y unido, y que al final fue noticia por lo contrario: las ausencias de Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba y Susana Díaz y las sillas vacías en el gran acto de clausura.

Desde entonces, Sánchez no se cansa de repetir que el PSOE está “tocando con la punta de los dedos ser la primera fuerza política de este país” y que “quien gana las municipales, gana las generales”.

De momento, las únicas elecciones celebradas en estos meses han sido las catalanas, en las que los resultados del PSC quedaron por debajo de las expectativas.

La crisis de Catalunya ha hecho más visible al líder del PSOE, con un pretendido papel de hombre de Estado que le ha llevado a hacer pedagogía por Europa contra el secesionismo catalán y a aparecer como el esencial apoyo de Mariano Rajoy en la defensa de la unidad de España. Su tono en torno al conflicto del Estado con Catalunya se ha ido endureciendo progresivamente, hasta alcanzar una cerrada defensa de la aplicación del artículo 155. Unos tuits de otoño de 2016 difundidos esta semana del secesionista Quim Torra en la puerta de Ferraz, supuestamente para apoyar a Sánchez el día del Comité Federal que forzó su dimisión, se empeñan en recordar, en cambio, las supuestas negociaciones que éste mantenía por entonces con los partidos independentistas para que facilitaran su investidura.

No obstante, poco parece quedar de esta cercanía. El viernes Sánchez no dudaba en calificar a Torra como “el Le Pen español”. Torra, en un tuit, se puso a su disposición para hablar “cuando lo desee” de los “presos políticos en España, de los exiliados por haber permitido votar a los ciudadanos y de la criminalización del derecho a la autodeterminación de los pueblos”, a lo que Sánchez replicó el sábado: “No hay inconveniente en hablar, si su supremacismo se lo permite”.

Esos “bandazos” de Sánchez, en palabras de sus críticos, unidos a algunos “errores” que le atribuyen y al inconveniente de no tener escaño explicarían, al menos en parte, la falta de brillo en su iniciativa política. En su descargo figura el bloqueo que ejercen el PP y C’s con su mayoría en la Mesa del Congreso, ya que los datos demuestran que los socialistas son, con diferencia, los que presentan más iniciativas parlamentarias.

Existe la percepción, sin embargo, de que el PSOE no recoge los frutos de ninguna de las apuestas políticas de Sánchez, como la defensa de las pensiones y la lucha feminista, y entre los diputados más veteranos cunde el desánimo porque creen que su experiencia y conocimiento no se rentabilizan. Entretanto, la andaluza Susana Díaz deja hacer y sigue, como prometió, volcada en su tierra. Un año después, su relación con Sánchez sigue rota y sin señal alguna de reconciliación.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus