Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Chris Kase Músico

“La meta es tocar hoy un poco mejor que ayer”

Con su nuevo disco bajo el brazo, ‘Let go’, el trompetista norteamericano Chris Kase acude, junto a su cuarteto, este jueves al escenario del Dazz

Carlos González Noah Shaye - Lunes, 21 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

El trompetista Chris Kase.

El trompetista Chris Kase. (Ruben Plaza)

Galería Noticia

El trompetista Chris Kase.

Vitoria- Con Marcos Collado (guitarra), Ander García (contrabajo) y Miguel Benito (batería), el músico, compositor y profesor Chris Kase ha dado fondo y forma a su último álbum, compuesto por once temas que este jueves a partir de las 20.00 horas y con entrada gratuita, se podrán escuchar entre las paredes del Dazz.

¿En espacios más reducidos, mejor o peor?

-Mientras el público esté interesado y atento a lo que haces, el contexto da un poco igual.

¿Complicado llevar a los directos lo vivido durante la grabación del disco o tampoco hace falta?

-Sabes lo que pasa, que nosotros hemos hecho el camino un poco al revés. Esta banda nació tocando en directo. No había ninguna idea previa de iniciar un proyecto y de hacer un disco como consecuencia de ello. Sin más, nos juntamos para tocar en Madrid y me gustó cómo sonaba el grupo, aunque ya conocía a Ander y a Miguel. Sabía de la carrera de Marcos, pero no había tocado nunca con él, aunque lo cierto es que a raíz de aquellos primeros encuentros con los tres, fui componiendo más cosas. Éste es el primer grupo que lidero que no tiene pianista y eso me supuso un cambio cuando estaba componiendo porque tenía que llevar la música a un formato al que no estoy acostumbrado. Así que pasaron casi tres años desde que empezamos a tocar los cuatro hasta que grabamos el disco. Al final, el álbum es una representación de nosotros tocando cada día. Esta historia se formó tocando en directo, no pensando en grabar y eso hace que todo sea distinto a otras propuestas. Por ejemplo, hace unos años grabé un trabajo que se llamaba Six, donde la música era bastante compleja, muy escrita y arreglada. Yo tenía en mente qué músicos quería que lo grabasen. Quería hacer ese álbum y alrededor de él busqué lo que necesitaba. El planteamiento era muy diferente a este caso.

A un oyente ideal, ¿‘Let go’ le debería provocar...?

-Más o menos lo que intento hacer siempre. Bueno, no lo intento, creo que, por fortuna, lo suelo conseguir en la mayoría de mis discos. Y es proponer un viaje de principio a fin. Es lo que busco cuando escucho algo que me gusta. Como espectador, no quiero que el concepto del disco que voy a oír sea la sucesión de una serie de temas sueltos, sino que, de alguna manera, conformen un conjunto, que si lo escucho de principio a fin sea, como te comentaba, un viaje musical.

Sus primeros discos datan de mediados de los años 90 del siglo pasado. ¿Se reconoce en todos, va viendo una evolución y vislumbrando cuál debería ser la meta?

-No soy mucho de mirar para atrás ni de escuchar mi propia música (risas). Sé lo que hay en esos discos, pero no suelo volver a ellos. Siempre que hay un proyecto que me resulta fresco e interesante, voy hacia él. La meta es tocar hoy un poco mejor que ayer. Pero ya está.

Además del camino como instrumentista y compositor está la faz que desarrolla como docente. ¿En esas nuevas generaciones, en gente de 18, 19 o 20 años, detecta interés por el jazz?

-Bueno, algunos de los que yo enseño tienen algún añito más (risas). No siempre nos llegan según terminan el Bachiller. En España, el grado medio de jazz o de música moderna realmente no existe como tal. Pero bueno, lo que sí se ve, por lo menos en Madrid y supongo que pasa en otros sitios también, es que, ahora que existe la posibilidad de obtener una titulación superior de jazz, hay muchos músicos jóvenes con mucho talento que quieren seguir creciendo. Es algo que, por lo menos aquí, hace 15 años no era tan normal. Ese cambio es muy enriquecedor para todos. Gran parte de mi trabajo a lo largo del año, por ejemplo, viene de exalumnos míos que me contratan para tocar con ellos y para que me involucre en sus proyectos. Para mí es muy halagador. Además, enriquece mucho mi vida profesional y también personal.

¿Es muy complicado enseñar, traducir en palabras, lo que uno ya tiene interiorizado de manera natural?

-Sí, sí. Mira, cuando empecé a enseñar en el Centro Superior de Música del País Vasco Musikene llevaba años sin dar clase a alumnos de tanto nivel. Eso me obligó a, de alguna forma, reaprender cómo, en el pasado, había llegado yo a asimilar determinados conceptos o cómo había descubierto a distintos músicos y estilos para trasladar eso a los alumnos. Transmitir lo que sabes sigue siendo un reto.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus