Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Crónicas desde el asfalto

Alergia

Por Txusmi Sáez - Domingo, 13 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Galería Noticia

Cuando la primavera llega a su esplendor, cosa que en nuestra querida ciudad se produce a las puertas del verano, y la cálida canícula pide paso para asomarse con precaución a finales de junio, retornan a nuestro encuentro unas desagradables compañeras: las alergias. Aunque las más comunes son sin duda las provocadas por el polen y las gramíneas, también llamadas angiospermas monocotiledóneas (que dicho así en plan técnico parecen una extraña raza alienígena), hay otras cuantas reacciones inmunológicas que resultan de lo más variopintas. Conduciendo un autobús diariamente, uno se encuentra con múltiples ejemplos de alergias durante todo el periplo primaveral y veraniego.

El otro día, un viajero de mediana edad, que llevaba las manos y la mitad de los brazos vendados como la momia de Tutankamón en versión low cost, comentaba a su pareja el extraño sarpullido que le había surgido a raíz de ponerse unos guantes de látex para pintar la habitación conyugal.

En otro viaje, un niño se justificaba ante su madre de las múltiples manchas que portaba por todas las zonas expuestas a la intemperie, aduciendo que era alérgico al agua. Argumento que no le sirvió en absoluto para terminar metido en la ducha de casa nada más entrar, además de quedar suspendido del uso y disfrute de la Playstation durante quince días por marrano.

Recuerdo también que, recogiendo en el HUA de Txagorritxu a los usuarios que venían del médico, ascendió al autobús una pareja de jubilados a los que les habían diagnosticado alergias al frío y al calor respectivamente, lo que motivaba sin duda una curiosa pugna para valorar si se iban para su pueblo de Albacete o al apartamento de Torremolinos. También montaron dos chicas que no paraban de estornudar de manera sincronizada, diríase que iban a un compás de dos por cuatro en un claro allegro ma non troppo. Para pedir ambos billetes tardaron siete minutos y una de ellas dejó los dientes contra la máquina validadora en una de las convulsiones. Cuando lograron sentarse, me explicaron que su afección ante el polen y los ácaros superaba el umbral de cualquier antihistamínico de amplio espectro, por lo que se pasaban el día estornudando. Un señor muy serio, con pinta de doctor o de vendedor de enciclopedias, se acercó a las muchachas.

-“Sepan señoritas que les entiendo perfectamente. En mi periplo por medio mundo, he tenido la mala fortuna de vivir en una de las ciudades donde más estornudos se producen cada día”, dijo convencido.

-“¿Existe una ciudad donde se den esas coincidencias?”, le pregunté yo anonadado.

-“Claro que sí... Massachusses”, respondió rotundo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus