Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Ese mundo nuestro

Armenia, más indignación que revolución

Por Valentí Popescu - Martes, 8 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Galería Noticia

La sublevación pacífica que ha acabado con el régimen del presidente Armen Sarkisian en Armenia tiene mucho más de indignación general que de revolución política. La larga historia del pueblo armenio llega a su última independencia en 1991, al hundirse la Unión Soviética en la que estaba integrada. Desde entonces ha llevado una vida dura y torturada -la guerra contra Azerbaiyán por la independencia de Nagorno Karabaj- bajo la tutela política, militar y económica de Rusia. De los tres millones de habitantes de Armenia, más de medio millón ha emigrado, en su mayor pate a Rusia, y el resto malvive con un rendimiento anual de 8.890 dólares.

Como en la inmensa mayoría de las repúblicas postsoviéticas, a la dictadura del politburó sucedió en Armenia la cleptocracia parlamentaria: un monopolio del poder y los negocios en manos de dirigentes parlamentarios surgidos del aparato del antiguo Partido Comunista estalinista. Así, la mayoría parlamentaria -58 de los 105 escaños de la Cámara- la detenta el Partido Republicano y la jefatura del Gobierno, Armen Sarkisian. Entre uno y otro, poder y negocios solo florecían al amparo -y participación- del partido;y para que el negocio no peligrara por el descontento popular ante el constante deterioro del nivel de vida, Sarkisian convocó un referendo constitucional para perpetuarse en la dirección de la República.

La desfachatez de la maniobra constitucional la aprovechó un diputado de la oposición, Nicolás Pashinian, para agitar a la opinión pública y desencadenar manifestaciones masivas pidiendo la dimisión de Sarkisian. Al no menguar la protesta, pese a la dureza de la represión policial, Moscú abandonó al presidente y este dimitió al unirse el Ejército a los manifestantes.

Pero derribar a Sarkisian no es más que media victoria para Pashinian. Porque no solo quedará en el nuevo Parlamento a merced de la buena voluntad del millonario Gagig Zarkuian, quien financia el segundo mayor partido del Parlamento de Eriván, el Armenia Floreciente -que tiene 31 escaños-, sino que tendrá que ganarse la confianza de Putin.

Y esto no va a ser tarea fácil, ya que Pashinian -un barbudo amante de llevar la contraria a casi todos, un auténtico diputado de la cáscara amarga- fue uno de los más empecinados opositores a la incorporación de Armenia a la Unión Económica Euroasiática, el proyecto ruso de creación bajo la dirección moscovita de un mercado común para los territorios de la extinta Unión Soviética. Con este historial no sería nada sorprendente que el final de la actual crisis armenia acabe siendo un pacto más o menos descarado Putin-Zarkuian.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus