Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
En Álava hay 50.000 personas sensibles al polen

Los ‘reyes de la alergia’ ya amenazan a los alaveses

La inminente floración de las gramíneas marcará una temporada de intensidad “leve”
El comportamiento del clima incidirá en las consecuencias de la polinización

Carlos Mtz. Orduna Jorge Muñoz / J.R. Gómez - Lunes, 7 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

La alergia al polen de las gramíneas o pradera natural es la más frecuente en la Comunidad Foral.

La alergia al polen de las gramíneas o pradera natural es la más frecuente en la Comunidad Foral. (Oskar Montero)

Galería Noticia

La alergia al polen de las gramíneas o pradera natural es la más frecuente en la Comunidad Foral.Una joven estornuda por una alergia.

Vitoria- La primavera avanza y los miles de alaveses alérgicos al polen se preparan para transitar por algunas de las jornadas más críticas del año para su salud. Picor, lagrimeo en los ojos y escozor;inflamación, enrojecimiento o asma bronquial, que se traduce en la dificultad para respirar son sólo algunos de los síntomas más habituales que los acompañarán durante las próximas semanas, en la mayoría de los casos leves pero siempre molestos. Por ahora, las alrededor de 50.000 personas que en el territorio son sensibles al polen de una o más especies han vivido un primer mes de estación tranquilo, pero pronto comenzarán a padecer los efectos de “los reyes de la alergia, tanto aquí como en muchos otros sitios”.

Se trata de las gramíneas, la cuarta familia de plantas con mayor riqueza de especies -como el trigo, la cebada, el centeno o la avena- y las que más afectan a la población. “La temporada más fuerte se dará entre el 15 de mayo y el 15 de julio, aunque el pistoletazo clásico es San Prudencio. A partir de ahí, la polinización puede durar hasta dos meses y medio”, avisa en declaraciones a este periódico Eduardo Fernández, responsable de Alergología de la Organización Sanitaria Integrada (OSI) Araba.

Hasta la fecha, por la consulta que el especialista ocupa en el Hospital Universitario de Álava (HUA) han predominado los casos de alergia a determinados árboles como el plátano de sombra o el abedul -en este último caso con menor incidencia-, aunque ambas especies “ni son demasiado problemáticas ni afectan a mucha gente aquí”. Sin embargo, Fernández ya está listo para una de las “temporadas altas” de un ejercicio que, por de pronto, los expertos han vaticinado como “leve” para los alérgicos al polen, atendiendo al comportamiento de la climatología en los meses previos.

Según destaca el informe anual elaborado por la Sociedad española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), las bajas temperaturas del invierno en el norte del Estado “favorecerán el enraizamiento de las gramíneas salvajes y los cereales”, un escenario al que también ayudarán para disgusto de los alérgicos las intensas precipitaciones del último invierno. No obstante, como sucede en todas las temporadas, será el equilibrio entre las temperaturas que se registren en las próximas semanas, la humedad del ambiente y el régimen de lluvias el responsable final de que se expanda o se frene la polinización. “Lo que venga ahora dependerá de dos circunstancias: la humedad previa de la primavera y el tiempo que haya ahora. Es un poco incierto y la previsión se puede alterar, pero espero que sea una temporada similar a la del año pasado, que fue de intensidad moderada, o algo más leve”, vaticina el especialista.

A partir de ahora, a los alérgicos al polen de estas especies les convendría una primavera excesivamente lluviosa o incluso extremadamente seca y sin días de viento. Por un lado, la lluvia sirve para limpiar la atmósfera y aliviar los síntomas, pero al mismo tiempo sirve a las plantas para alimentarse y prolongar su ciclo cuando la suceden jornadas soleadas. En días lluviosos, nublados y sin viento esos síntomas son mínimos para el alérgico, porque el polen no se desplaza adecuadamente. Por contra, el clima caluroso, seco y ventoso produce justo el efecto contrario. El peor escenario, según advierte Fernández, se dará “si hay muchos días soleados y ventosos”. Con todo, la ubicación geográfica de Gasteiz juega a priori en contra de los afectados, no como sucede con las localizaciones costeras, porque durante la primavera y los primeros días del verano, debido a la brisa marina, el polen es empujado hacia el interior en esas jornadas soleadas y ventosas.

La vacunación es el mejor remedio para atajar la enfermedad alérgica y distintos fármacos como los antihistamínicos constituyen una receta ideal para aliviar sus síntomas, pero existe también una batería de recomendaciones básicas para evitar los efectos más perniciosos de las reacciones al polen. En los días de mayor polinización, cuando el paciente alérgico se encuentre en casa, no debe abrir las ventanas, en las que por otra parte resultan muy beneficiosos los filtros. Un ambiente húmedo mejora los síntomas, así que una ducha o un humidificador pueden resultar dos remedios muy sencillos para protegerse del polen en los días con más riesgo. Si el paciente emplea el aire acondicionado, debe asegurarse de que éste dispone de filtros para retener partículas. También es aconsejable para el alérgico secar la ropa en secadoras o tendederos dentro de casa, porque si la cuelga en el exterior puede acumular polen en los tejidos.

El paciente, además, debe evitar salir a la calle en días ventosos o tormentosos y, por descontado, eludir el contacto con el campo en las fechas en las que las concentraciones de polen se disparan. Es recomendable también que lleve gafas de sol para protegerse los ojos del contacto con el agente alérgeno y utilizar una mascarilla o pañuelo húmedo para hacer lo propio con las fosas nasales.

El alérgico, además, debe evitar acudir durante la primavera a lugares donde las plantas y las flores sean abundantes y permanecer en zonas donde se haya cortado recientemente el césped. Si viaja en coche, es fundamental mantener las ventanillas cerradas y salir lo menos posible del vehículo. El aire acondicionado se puede emplear para filtrar el aire y que el polen no entre en el coche. Además, al alérgico tampoco le convienen los desplazamientos en moto o bicicleta cuando las concentraciones de polen se disparan.

aplicación de móvilJunto a estas recomendaciones básicas, existe una aplicación muy útil para dispositivos Android o iPhonequepermite a las personas afectadas no sólo comprobar los niveles polínicos diarios allá donde se encuentren, sino también realizar un seguimiento diario de su patología en contacto con su especialista. Se trata de Polen Control, desarrollada conjuntamente por la SEAIC y Almirall. Por otra parte, la web www.polenes.com del Comité estatal de Aerobiología proporciona información sobre los pólenes más alergénicos y ofrece datos numéricos y gráficos también muy útiles para los pacientes. La página se actualizó completamente el pasado 2017.

Factores como el cambio climático, que está alterando los ciclos de polinización de las plantas e incrementando la exposición de la población a los pólenes, y la emisión de partículas contaminantes a la atmósfera desde los motores diésel o las calefacciones, que aumentan su agresividad, han complicado un poco más el bienestar de las personas alérgicas durante estas fechas, por lo que la batalla contra la alergia ha traspasado con el tiempo las consultas de Alergología. Un hecho al que se une el exponencial incremento de la población polisensibilizada. “A día de hoy es difícil encontrar pacientes que sólo sean alérgicos a un componente. Hace 25 o 30 años era más normal, pero lo más frecuente es que ahora sean al polen, a un animal, a los ácaros... Y eso siempre complica”, expone Fernández. A partir de ahora toca mirar al mirar al cielo, como todos los años por estas fechas.

al detalle

Síntomas. Picor, lagrimeo en los ojos y escozor;inflamación, enrojecimiento o asma bronquial, que se traduce en la dificultad para respirar son algunos de los síntomas más habituales.

Remedios. La vacunación es el mejor remedio para atajar la enfermedad alérgica y distintos fármacos como los antihistamínicos constituyen una receta ideal para aliviar sus síntomas.

Recomendaciones. Existe también una batería de recomendaciones básicas para evitar los efectos más perniciosos de las reacciones al polen, como no abrir las ventanas los días de mayor polinización, evitar salir a la calle en días ventosos o tormentosos, eludir el contacto con el campo durante esas fechas, llevar gafas, secar la ropa en secadoras o tendederos dentro de casa porque si la cuelga en el exterior puede acumular polen, etc.


frases

Vaticina el responsable de Alergología de la Organización Sanitaria Integrada (OSI) Araba.

Advierte el especialista.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus