Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

La relevancia de los mensajes

Todo lo que hacen es con el objetivo de comunicar de la mejor manera posible. Aún así, saben que su trabajo, el diseño gráfico, es poco conocido, valorado y respetado. Por eso, desde hace seis años, los profesionales alaveses se unen en Diga.

Un reportaje de Carlos González. Fotografía Pilar Barco - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:05h

Algunos de los componentes de la asociación de profesionales del diseño gráfico de Álava, Diga, durante una reciente reunión.

Algunos de los componentes de la asociación de profesionales del diseño gráfico de Álava, Diga, durante una reciente reunión.

Galería Noticia

Algunos de los componentes de la asociación de profesionales del diseño gráfico de Álava, Diga, durante una reciente reunión.

Dos fueron los hechos que ocurrieron de manera paralela y que les llevaron a dar el paso de crear hace seis años la asociación de profesionales del diseño gráfico de Álava, Diga. El primero fue la elección de un cartel de unas fiestas en el territorio. “Era algo tan aberrante que al principio pensábamos que era una broma”. El segundo, en el contexto del congreso Selected en Bilbao, fue darse cuenta, en uno de los encuentros del evento, de que “estábamos sentadas varias personas de Vitoria que nos dedicábamos a lo mismo, que compartíamos problemáticas y reflexiones, pero que no nos conocíamos”. Ahí nació la chispa y se empezó a cristalizar la necesidad de generar un foro donde poder hablar, analizar y compartir de manera interna para, después, tener una voz común de puertas hacia afuera.

Hoy son 31 los profesionales que se reúnen en una agrupación que, a grandes rasgos, busca visibilizar y valorar el diseño gráfico ante la sociedad, sus instituciones y empresas, así como trabajar en pro de quienes se dedican a una labor con calado social, económico y cultural, más allá de que “nuestro objetivo fundamental es no tener que ser necesarios”, como expresa Miguel Ángel Herrera, presidente de la asociación.

Para que eso suceda, eso sí, queda bastante camino por delante, una senda que la asociación recorre más allá de que la conformen quienes son competidores. “Sabemos que juntos sumamos, nos lo dicen de manera muy clara estos seis años de experiencia” en un territorio como el alavés en el que, como remarca Anuska Arbildi (secretaria de la entidad), “se hace muy buen diseño”. Para subrayarlo aún más si cabe, Diga tiene también sus galardones, unos premios cuya tercera edición está en marcha (los ganadores se conocerán el próximo día 11 en una gala que se llevará a cabo en el Palacio Villa Suso). “Nacieron con la intención de visibilizar el diseño y que se nos vea como profesión. Pero también son la demostración de que hay muy buenos diseños que, por fortuna, nos obligan a mejorar a cada uno de nosotros”, apunta Herrera.

Al fin y al cabo, el objetivo de todos pasa por usar de la mejor manera posible esta “herramienta de la comunicación” que está presente en cualquier momento y lugar. Como describe otra de las componentes de la agrupación, Nerea Durántez, “como usuarios que somos, todo lo que compramos y consumimos tiene un diseño, me da igual que sea un periódico, un chicle, un coche... o algo intangible”. Defiende que las nuevas generaciones cada vez entienden mejor su labor, comprendiendo, como dice Herrera, que “en un mundo global y competitivo, el diseño es un valor añadido;no lo es todo, pero ayuda mucho”.

En el caso de Álava, el Ayuntamiento de Gasteiz está llevando a cabo en estos momentos un estudio para conocer la realidad del sector, cuánta gente se dedica al mismo y cuál es el volumen de negocio que mueve, más allá de que, como apuntan los tres, no todo se puede medir con la facturación inmediata en la mano.

Más allá de los clichés A la espera de ese informe, ellos y ellas saben que su realidad pasa hoy por enfrentarse a no pocos tópicos que van en contra de la dignificación social y económica de su profesión, ideas preconcebidas que, en muchos casos, buscan forzar el trabajo precario o gratuito. “A veces vamos a reuniones, tanto con empresas como con instituciones, a educar más que a vender nuestros servicios. Es como una labor de evangelización”, comenta Arbildi, quien señala también otras situaciones comunes en estos tiempos, como la compra de logotipos vía on-line a precios muy baratos donde se usa la misma imagen cambiando el nombre del cliente.

Con todo, los tres focalizan su mirada de manera especial en las instituciones. “Se dan muchas prácticas que no son de recibo, incluso aún entendiendo que en algunos casos no hay mala fe”, dice Herrera, poniendo como ejemplo la convocatoria de muchos concursos. “¿Te imaginas que vas a una empresa y dices que el que mejor haga su trabajo es el único que va a cobrar, que el que escriba el mejor artículo en el periódico de hoy es el único que va a cobrar, que el político que mejor haga su labor es el único que va a cobrar y los demás no?”, se pregunta. Es lo que les sucede a los diseñadores en su relación con las administraciones. Una situación alimentada durante años también por la “identificación del diseño con el arte” por parte de muchos responsables públicos que consideran que todo aquello relacionado de manera directa o indirecta con la creación cultural se hace gratis et amore.

Por eso, la asociación alavesa quiere impulsar un proceso de selección que permita no precarizar la profesión, un mecanismo por el que las instituciones, cuando quieran adjudicar un determinado trabajo, soliciten información suficiente a los profesionales interesados sobre su trayectoria y capacitaciones, tomen una decisión con el asesoramiento de expertos y, en el caso de requerir el desarrollo de más de un proyecto tras esa criba, correspondan económicamente a los elegidos.

Habrá que ver qué recorrido tiene al final esta propuesta. Mientras tanto, el trabajo diario tanto con lo público como con lo privado reclama su atención, una labor que les exige una formación permanente así como ser capaces de ofrecer distintos perfiles y recursos. “A veces digo que somos los psicólogos de la comunicación porque tenemos que englobar muchas cosas”, sonríe Arbildi, más allá de que, como apunta Durántez, “el mercado te va llevando a la especialización”. “En este sector, la diferencia la marca el capital humano”, señala Herrera, quien tiene claro, como se ha dicho y escrito en otras ocasiones, que “el mejor diseño es el que no se ve”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus