Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Kutxabank y Caja Rural mantienen viva la negociación de La Naval con la banca

El apoyo de las dos entidades a la financiación del último barco en construcción evita que se cierre sin acuerdo el diálogo

Asier Diez Mon - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

El buque ‘Living Stone’ abandona el astillero sestaoarra, con la draga hermana de la ‘Vox Amalia’ a la derecha de la imagen.

El buque ‘Living Stone’ abandona el astillero sestaoarra, con la draga hermana de la ‘Vox Amalia’ a la derecha de la imagen. (Foto: J.M. Marínez)

Galería Noticia

El buque ‘Living Stone’ abandona el astillero sestaoarra, con la draga hermana de la ‘Vox Amalia’ a la derecha de la imagen.

bilbao- Kutxabank y Caja Rural de Navarra han dado ya su apoyo a La Naval para refinanciar el último barco del astillero y son las entidades financieras que mantienen abierta la puerta de la negociación. Los otros cuatros bancos -Santander, Bankia, Caixabank, y Sabadell-Guipuzcoano- continúan estudiando la posibilidad de abrir una nueva línea de crédito de cara a finalizar la construcción de la draga Vox Alexia.

Según ha podido saber DNA en fuentes conocedoras del proceso, en ese grupo que está mostrando recelos a la operación hay dos entidades más inclinadas a respaldar al astillero vizcaino, pero no dan el paso porque buscan un consenso en el pool bancario. Las posiciones de las otras dos están más alejadas. Sin embargo, ninguna de las cuatro ha cerrado definitivamente la puerta.

Con estas posiciones de partida y pese a la complejidad que sigue entrañando alcanzar un acuerdo, la negociación sigue abierta. La fecha tope para alcanzar un acuerdo es el 15 de mayo. Si ese día no se ha resuelto el nudo el armador holandés Van Oord ejecutará los avales y reclamará a los seis bancos 42 millones de euros, el dinero con el que respaldaron la construcción del barco. Por ello, la próxima semana será crucial y las tres partes, entidades financieras, armador y astillero, se han dado un plazo de una semana para acercar posturas.

La situación es delicada. Pero las fuentes consultadas estiman que si uno o los dos bancos indecisos que se mueven en la zona templada se suma al grupo del sí, puede forzar también a los dos más reticentes a sumarse al proyecto.

La pelota está por tanto en el tejado de la banca y más concretamente en el de esas cuatro entidades que todavía no han dado el sí. Tanto el astillero como el armador que ha encargado el último barco trabajan en esa línea. Mientras que los dos bancos que están por la labor de seguir avanzando asumen un papel de bisagra y mantienen viva la negociación con el conjunto de la banca.

Es toda una incógnita lo que puede ocurrir los próximos días. Hay tantos agentes en juego y con posiciones tan variadas que todas las posibilidades están abiertas.

Sobre el papel, aunque seguramente no es la opción más sencilla, un acuerdo de refinanciación con el pool bancario es el escenario con menos obstáculos, el que permitiría que las piezas del puzle encajarán casi sin ningún esfuerzo.

la opción del acuerdoBásicamente se trataría de renovar los créditos ya concedidos, poner el contador a cero y reanudar la construcción de la draga. No se solucionarían de golpe todos los problemas del astillero, pero la vuelta a la actividad es la mejor noticia posible en estos momentos. Sería un punto de partida para buscar nuevos inversores -alguno ya ha mostrado interés-, relanzar las labores comerciales y analizar si es posible poner en mercha algunas propuestas de diversificación de negocio que están sobre la mesa.

La cuestión es que han pasado casi siete meses desde que se paralizaron los trabajos en la draga y se inició la negociación con la banca. En ese tiempo, las dudas iniciales de algunas de las entidades han aumentado y han frenado el proceso. De forma paralela ha transcurrido el concurso de acreedores -una cuestión que siempre despierta cautelas en el sector financiero- y que, a su vez, ha llegado a un punto en el que ya no se puede avanzar más sin que se resuelva el rompecabezas de la financiación del barco.

Las reticencias han aumentado a medida que se estancaba el proceso y algunos de los agentes implicados dudan de que sea posible romper la inercia que lleva al bloqueo y ruptura del diálogo. Lo que ya se sabe es que la negociación tiene fecha de caducidad, el martes 15 de mayo.

Hasta ese día sigue habiendo posibilidad de un pacto global, aunque no se descarta que si aumenta el número de entidades que están a favor de financiar la draga se avance con un grupo más reducido de bancos. Para ello sería necesario que en el nuevo equipo de financiación participara la mayoría de la banca acreedora y el mayor volumen posible del capital prestado tras el primer acuerdo de financiación.

La Naval debe casi 100 millones de euros a esos seis bancos y gran parte de las opciones de las entidades de recuperar parte de ese dinero es llegar a un acuerdo con el astillero. De forma paralela, si el armador holandés ejecuta los avales, los mismos bancos tendrán que reembolsarle los 42 millones de euros que fueron la garantía de la construcción del barco. Esa cuestión alimenta las expectativas en torno a un acuerdo en la parte sindical.

Con todo Van Oord se comprometió el viernes a “buscar fórmulas” para terminar el barco en la ría incluso si no llega a un acuerdo con la banca. En ese caso utilizaría en principio los 42 millones de los avales y el tax lease para lograr los recursos necesarios para finalizar la obra y llevarse el barco.

el compromiso de van oordSe trataría de una fórmula atípica que despierta algunas dudas sobre su viabilidad, pero el armador no lo ve como descabellado. Sería en todo caso el último intento para evitar que la Vox Alexia deje el astillero y abra un complejo escenario para la histórica empresa de Sestao.

Sin carga de trabajo, en pleno proceso concursal y con liquidez suficiente solo para pagar una última nómina el próximo 10 de junio, el panorama sería muy sombrío. De modo que el compromiso de Van Oord con La Naval, con acabar el barco en sus instalaciones, es en cierta medida una garantía a la que agarrarse en el peor de los escenarios, a pesar de que no está nada claro que sea posible llevar a cabo ese plan B.

Entre otras cosas porque si no hay acuerdo con la banca y se ejecutan los avales, el barco será técnicamente propiedad de las entidades financieras. Sin embargo, una draga no es un activo embargado al uso. El siguiente paso sería buscar un armador interesado en comprarla y acabarla, una cuestión muy compleja, para la que el principal candidato sería Van Oord. Cualquier salida conlleva un acuerdo en el que participen el armador y los bancos, que parecen condenados a entenderse.

la deuda de la naval

100

millones de euros es aproximadamente la deuda que tiene La Naval con los bancos acreedores. En la lista están Banco Santander, Bankia, Sabadell, Caixabank, Kutxabank y Caja Rural de Navarra. Cada uno tiene su exposición y hay grandes diferencias.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus