Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Vejaciones en un orfanato en Kenia, la parte más dura de la labor de cooperante

Una joven de Lapuebla de Labarca fue testigo de la dura vida de los niños

Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Un niño en Kenia junto a los baños del orfanato.

Un niño en Kenia junto a los baños del orfanato. (dna)

Galería Noticia

Un niño en Kenia junto a los baños del orfanato.

Lapuebla de Labarca- Ana Baz, una cooperante de Lapuebla de Labarca que vivió la experiencia de pasar dos semanas en el orfanato en el barrio Eastleigh en Nairobi, Kenya, denunciará en la embajada de Kenia el dramático estado en que se encuentran los niños ingresados en ese centro, donde el coordinador, junto con otro personal, se apropian de la comida de los pequeños y les propinan numerosas palizas de las que ella fue testigo.

Esta joven de Rioja Alavesa contrató con la entidad Voluntarios en el Mundo una estancia de dos semanas en un orfanato para colaborar en el bienestar de los niños. Sin embargo, a su llegada, lo que se encontró es que el alojamiento europeo era un cuchitril, con chinches en la cama y grandes cucarachas en el edificio. La encargada de Voluntarios en el Mundo la acompañó hasta su alojamiento y posteriormente no se volvió a preocupar de la viajera, ni la llamó tan siquiera por teléfono. Esa “falta de interés”, como lo define Ana Baz, “fue lo de menos”. “Lo peor es lo que he visto y vivido en el orfanato, que ya he puesto en conocimiento de la Embajada de Kenia”, relata.

Las instalaciones de acogida a los 52 niños del orfanato son “dantescas”. Baños sucios, sin papel ni jabón, aunque si lo tienen y están limpios, los baños que utilizan el coordinador del centro y las chicas que cuidan de los niños. “Por los desagües asomaban la cabeza las ratas y cuando no las mirabas directamente, salían por allí”. Muestra también como son los armarios de la ropa de los más pequeños, toda ella apelotonada de cualquier manera y con escasas condiciones higiénicas.

Ana Baz presentará una denuncia en la embajada de Kenia por el dramático estado en que se encuentran los niños

Pero lo peor estaba en las personas que, teóricamente, estaban para cuidarles. “Entraba la furgoneta con la comida para el orfanato y, sin apenas descargarla, se la llevaba el coordinador para repartirla con algunos miembros del personal del centro, mientras que a los niños solo les daban arroz con trozos minúsculos de carne o pescado”.

Cuenta que “un día compré 32 peces, con el dinero que había llevado de donaciones de gente de Lapuebla, y tras cocinarlo para los niños salí a realizar un recado y al volver se habían llevado 22 y solo habían dejado las cabezas de los peces”. Y lo más dramático eran las palizas y la desidia con la que tratan a los pequeños las cuidadoras. Una de ellas pegó de tal forma a uno de los pequeños que Ana se lo arrebató y lo llevó a un dispensario médico, donde aconsejaron que lo llevara al hospital para hacer un scanner. En el orfanato se desentendieron y le dijeron que tomara un taxi para atravesar una zona peligrosa de Nairobi para trasladarlo al centro médico. Y así lo tuvo que hacer.

recaudaciónOtro día, un pequeño, Yamal, salió a la calle cuando llovía para saltar sobre un charco y la cuidadora lo agarró de un brazo y le pegó una paliza hasta que Ana se lo arrebató para que lo dejara en paz. Otro, muy chiquitín, Ilías, recibió otra paliza “que lo dejó temblando por hacer caca fuera del orinal”. A “Issa lo tuve que llevar tres veces al hospital ardiendo en fiebre, porque lo tenían acostado en la cama y nadie hacia nada!”. Y otro niño, “a quien sus padres le quemaron la mano con gasolina, y que debía ir cada dos días a curarse, cuando yo llegué llevaba ocho días, no veas como sufrió para separar la gasa... Lo tuve que llevar yo al hospital a las curas”. Y así hasta temas más pequeños, como el caso de “Leyla, la bebé del orfanato... Con la ropa sucia de cuatro días. En quince días nunca vi duchar, o ni siquiera lavar, a ningún niño”. Y añade, “para que te hagas una idea, cuando un niño se acercaba al coordinador se iba tapando la cabeza, por el miedo que tienen a las habituales palizas”.

Por todo ello Ana Baz presentará la denuncia para que las autoridades puedan actuar. Pero no dejará ahí la situación. Ya está planificando un nuevo viaje al orfanato, para el mes de noviembre. En esta ocasión ha decidido colocar una caja en el bar familiar donde recaudar dinero para poder comprar alimentos a los pequeños cuando vaya, pero especialmente para desinfectar y limpiar las instalaciones del orfanato. - P.J.P.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus