Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Compromiso y solidaridad en Elvillar

La asociación Hemendik Harantz gestiona la recogida y envío de ropa y enseres a los refugiados

Un reportaje de Pablo José Pérez - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

El grupo de voluntarios de la asociación Hemendik Harantz, de Elvillar.

El grupo de voluntarios de la asociación Hemendik Harantz, de Elvillar. (Foto: P.J.P.)

Galería Noticia

El grupo de voluntarios de la asociación Hemendik Harantz, de Elvillar.

implicarse hasta el fondo, porque la solidaridad no tiene resquicios, es el compromiso de un grupo de jóvenes de Rioja Alavesa, que han decidido no mirar hacia otro lado ante el drama de los refugiados. Tras vivir en primera persona el trabajo como voluntarios en Grecia, ahora dedican tiempo y esfuerzos desde Elvillar para ayudar a quienes están olvidados en muchos campos repartidos por todo el mundo.

El impulsor de la iniciativa, Jonathan Ruiz, de Elvillar, junto a Uxue Fernández, de Oion, estuvieron en la isla griega de Chios en 2016 a través de la asociación Ekiloreak. La experiencia marcó sus vidas y desde entonces han seguido trabajando y contagiando su compromiso a otras muchas personas de la comarca, hasta el punto de poner en marcha una asociación sin ánimo de lucro denominada Hemendik Harantz. A ella se sumaron también Iker Martínez Musitu, de Lantziego, y Zabel Nalda Fontecha, de Elciego, que este año completaron el grupo de cuatro que regresaron a Chios, aunque también han realizado otras iniciativas en diferentes campamentos

En la campaña de colaboración de este año en Chios estuvieron trabajando con una ONG local, que se llama Feox, que crearon dos hermanos cuando comenzó la llegada masiva de refugiados. “Ellos fueron de los primeros que sacaron a los refugiados del agua cuando llegaban las barcas”, cuenta Jonathan, “y a nosotros nos tocó trabajar en un almacén por las mañanas y haciendo actividades con los niños por las tardes”.

Allí, trabajando en ese almacén, “se nos comenzó a ocurrir la idea de poder crear uno aquí, en Elvillar para recoger ayuda para mandar a ese almacén y a otros tantos que hay como ese en diferentes zonas donde hay refugiados atrapados que no pueden continuar el camino, tanto en Grecia, como Serbia, Francia, en Calais, que es donde estuvimos la última vez, Italia, Bosnia… Allí le dimos vueltas a este proyecto y al regresar lo comenzamos a poner en marcha”, incide. Comenta Zabel Nalda que “estando allí fue cuando llegó un camión lleno de material y aunque se llenó y fue muchísimo trabajo para los voluntarios que estábamos en el lugar, nos dimos cuenta que gracias a eso pudimos hacer unos repartos masivos de ropa, porque aunque los refugiados en los campos están servidos los ves descalzos, los ves que pasan frío”.

experienciasA través de esas experiencias fueron apreciando que las necesidades iban desde ropa, a calzado, mantas… cada zona tiene sus propias necesidades. Grecia tiene bastante falta de ropa porque llegan con las barcas “sin sus pertenencias porque se las quitan los traficantes de personas para poder entrar más personas en la barca”. En otros sitios, como Serbia, hacen falta muchas tiendas de campaña;en Italia, igual;en la mayor parte de los sitios hacen falta sacos de dormir, mantas. En Serbia, por ejemplo, el calzado deportivo también viene muy bien.

Iker Martínez desgrana lo que ocurre en nuestro propio país. “Nos acercamos a Ziérbana para ver lo que había y el primer reparto que hicimos desde el almacén fue para la gente que estaba allí, en el puerto. Allí hay ahora unos 70 chicos, entre 18 y 25 años, que esperan en el puerto de Bilbao la oportunidad para subir a un barco, en los ferrys que van hacia Inglaterra”. Añade que también estuvieron en Calais en Semana Santa, “que fue el segundo reparto que hicimos, 600 kilos de ayuda que llevamos en una furgoneta. Estuvimos en L’auberge du migrants, un almacén gestionado por cinco colectivos que luchan por la dignidad de los refugiados en Calais, que aguardan la oportunidad de poder subir a algún vehículo que los traslade hasta Inglaterra. El campamento, en el que llegó a haber hasta 6.000 personas lo desalojaron. Ahora quedan 800 chavales allá y están en la zona donde antes se ubicaba el campamento con tiendas desperdigadas por una zona muy amplia”.

Gracias a que tienen el apoyo de las ONG pueden subsistir, “aunque sufren agresiones constantes de la Policía, que semanalmente va y les quita las tiendas de campaña, las mantas y hay que estar reponiéndoles constantemente ese material. Por esa razón decidimos hacer allí el primer viaje como Hemendik Harantz, porque es una zona que necesita bastante ayuda. Pensábamos haber ido también a París, para dejar media furgoneta en cada sitio, pero decidimos finalmente concentrarnos en un solo lugar”.

Por su parte, Zabel rememora su experiencia en Chios, su paso por el campamento de refugiados, que está militarizado. “Alimentos deben tener, pero los niños comían hierba cuando nosotros estuvimos. Tenían algo de arroz y algo de pan. Al principio, una ONG les daba una comida bastante digna, pero después el Gobierno griego le dio la contrata de la comida a un catering privado que al final se ha convertido en un negocio puro, ya que sólo reparten arroz blanco, pasta blanca y una especie de albóndigas que parecía más comida de perro y ocasionan problemas gástricos a quien lo come”.

A esto se suma que “el campamento está a ocho kilómetros del hospital, dos horas andando, y los enfermos están a cargo de las personas que quieran ayudar, porque no hay creada una estructura de transporte. No hay iluminación por la noche y por lo tanto no se puede ir hasta que amanece”. Con ese bagaje de experiencias, especialmente tras el segundo viaje a Chios, “decidimos crear la asociación sin ánimo de lucro Hemendik Harantz para realizar envíos de ropa a sitios donde hay gente atrapada. También estamos dando alguna charla y desarrollamos actividades de concienciación sobre lo que es el drama de los refugiados”, explica Jonathan.

recursosPara poder montar Hemendik Harantz, el almacén se lo ha dejado un chico de Elvillar, Joseba, y cuentan con la colaboración de la gente, tanto de Elvillar, como de Logroño, Oñati, Zigoitia, “estamos esperando un envío de Caparroso, nos han mandado cosas de Valencia… La gente está colaborando un montón con el tema de darnos ropa. El tema económico lo peleamos haciendo pintxopotes, estamos con la venta de camisetas y pensamos hacer una tienda on line, porque a veces nos llega ropa que es más interesante para vender porque así podemos sacar un dinero que ayudará a financiar el poder llevar ropa o contenedores a otros sitios”.

En esa búsqueda de recursos económicos también han montado un concierto, como el celebrado hace unas semanas en Lantziego. Además, disponen de un número de cuenta donde la gente puede colaborar. “Ese dinero nos permitirá el poder hacer envíos, que es nuestra finalidad. Y es que los transportes son muy caros”, explica Zabel, que recomienda seguir las numerosas actividades que realizan a través de Facebook, en la página de Hemendik Harantz.

Jonathan destaca que “la base fundamental de todo esto es la gente que viene a ayudarnos, tanto los viernes como cuando hacemos cualquier cosa. Sin ayuda de la gente no podríamos mantener este almacén y la actividad que tenemos”. Sin embargo, finaliza “no trabajamos con las instituciones, sino con otras ONG. Cuando fuimos a Grecia sí que se ofreció el Ayuntamiento de Elciego para cubrirnos el transporte allí y así pudimos alquilar una furgoneta. Y lo hicieron el primer año también. Pero lo que es el trabajo directamente con refugiados no trabajamos con instituciones porque realmente no hay un trabajo institucional sobre este tema. Si el primer objetivo era traer refugiados, que es a lo que se comprometió el Estado, no se está cumpliendo, ¿qué trabajo institucional van a hacer con ellos?”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus