Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
real madrid 101 - 89 kirolbet baskonia

Incomparecencia azulgrana

Sin energía ni alma, el Baskonia se desangra en su visita al Wizink Center y pierde el comodín en la pelea por la segunda posición

Oscar San Martín - Viernes, 4 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:05h

Beaubois realiza una extensión con su mano izquierda. Fotos: Área 11

Beaubois realiza una extensión con su mano izquierda. Fotos: Área 11

Galería Noticia

Beaubois realiza una extensión con su mano izquierda. Fotos: Área 11

101

89

pedro martínez

Momento delicado. Uno de los peores partidos desde que llegó al banquillo azulgrana. El equipo careció de respuestas a nivel individual y colectivo ante un rival que encontró un pasadizo para anotar de todas las maneras. Acabó el choque con un quinteto inusual en el que no figuraban Shengelia, Beaubois o Timma. También simultaneó sin éxito la presencia de sus dos bases.

El Baskonia se ha quedado sin el comodín a la hora de intentar asegurar la segunda posición de la fase regular. Tras una derrota hiriente en un desangelado WiZink Center, ya no tiene de margen de error en las cuatro jornadas restantes si quiere resistir el acoso de un Barcelona en clara línea ascendente. Con todo, el concluyente 101-89 no fue lo peor que rescató de su visita a la capital. Apreciado el raquítico rendimiento ofrecido, tampoco servirá de mucho una hipotética ventaja de campo hasta una hipotética final liguera si se repiten tristes incomparecencias como la rubricada ayer por la tropa de Pedro Martínez.

Más tierno y cándido que nunca, como si todavía no hubiese superado el luto derivado de la eliminación continental, el Kirolbet se vio atropellado sin miramientos por un Real Madrid plagado de bajas que ni siquiera necesitó meter una sexta marcha para sellar su objetivo de asegurar matemáticamente el liderato. Un mal trago de principio a fin que sirve para encender algunas alarmas y rememora los peores capítulos de campañas anteriores cuando el equipo vitoriano perdió por completo la compostura y la entereza a raíz de ser eliminado en la Euroliga.

Pese al parte de guerra de Pablo Laso, que también se permitió el lujo de dosificar al mediático Luka Doncic, la escasa presión ambiental producto del atípico horario del choque o que los cinco sentidos merengues están puestos en la Final a Cuatro de Belgrado prevista en próximas fechas, el conjunto vitoriano ofreció una imagen ciertamente descorazonadora. Huérfano de sangre en las venas, irreconocible en todas las facetas y con un nulo espíritu combativo, se desangró de mala manera y consintió toda clase de licencias a un rival plagado de virtuosistas con el colmillo afilado. Dio la sensación de que no era su guerra ni le iba nada en el envite. El Real Madrid circuló a través de una autopista exenta de peajes en un partido convertido por momentos en un correcalles y presidido por defensas fraternales.

Si la prueba de ayer podía constituir una buena vara de medir de cara a futuras batallas en las series finales por el título, el naufragio alavés fue de los que escuecen sobremanera y levantan ampollas. No apareció ni por asomo el grupo tan competitivo de los últimos meses hasta en las circunstancias más adversas. Las señales emitidas por el Baskonia, a nivel individual y colectivo, fueron terroríficas. Si no encajó un resultado más abultado fue, en parte, gracias los solitarios destellos del descarado Vildoza, que peleó en solitario contra un anfitrión muy talentoso que agradeció las múltiples facilidades halladas en un duelo de guante blanco.

excesivas vías de aguaA remolque desde el tramo final del primer cuarto, el vitoriano fue un equipo abúlico, inoperante y escaso en cuanto a dureza que tendió una alfombra roja para el lucimiento de los estiletes blancos. Los veteranos Rudy y Reyes revivieron varios años ante el absentismo de sus pares, Thompkins destrozó a Voigtmann en un emparejamiento muy desigual, Llull y Carroll tampoco desaprovecharon la oportunidad de hurgar en la herida pese a sus contados minutos... Incluso Pedro Martínez se jugó los minutos calientes con un quinteto inusual donde no figuraban primeros espada como Shengelia, Beaubois o Timma. En realidad, los tres contrajeron méritos suficientes para calentar banquillo.

Con una pareja de bases inusual durante muchos minutos, la integrada por el juvenil Pantzar y el reciclado Causeur, el Real Madrid gobernó a su antojo la contienda. Siempre con la lengua fuera, penalizado por errores de bulto y también lastrado por los cómodos tiros abiertos escupidos por el aro local, el Kirolbet nunca encontró una pequeña rendija para acercarse en el marcador. Si bien llegó a rebajar en varias ocasiones la barrera psicológica de la decena de puntos (81-75), careció de rigor, convicción y hambre para dificultar las evoluciones merengues. La frustración azulgrana fue encarnada en las postrimerías por Huertas, que vio cómo los árbitros le señalizaban una técnica tras lanzar un balón contra el cuerpo de Reyes.

Cualquier intento de añadir algo de incertidumbre a la tarde siempre se topó con un triste pasillo para un jugador rival a la hora de anotar, una pérdida inocente o un ataque mal ejecutado. En el colmo del despropósito, fue Ilimane quien se jugó algunos balones en busca del milagro. Solo el tiempo dirá si el mal trago de ayer fue un accidente o un síntoma más peligroso, pero las sensaciones que emite el Baskonia desde la caída ante el Fenerbahce nada tienen que ver con las de meses anteriores. Por tanto, toca recomponerse cuanto antes y detener la peligrosa espiral tras la estocada endosada por el Fenerbahce.

las claves

Defensa fraternal. El Kirolbet fue incapaz de oponer un mínimo de resistencia a un rival de gatillo fácil que encontró una autopista exenta de peajes para anotar. Pese a las sensibles bajas locales o la inusual pareja de bases de Laso (Pantzar-Causeur), la respuesta azulgrana dejó mucho que desear con un nivel de energía bajo mínimos.

En pleno luto. Por lo ofrecido en los dos últimos encuentros, el Baskonia sigue acusando el desgaste físico y mental de la eliminatoria ante el Fenerbahce. Las heridas de la eliminación continental todavía no se han cicatrizado y urge una reacción para afrontar la recta final de la ACB.

Sin referentes. Únicamente el descarado Vildoza dio la cara en el WiZink Center, donde no hubo noticias de los principales bastiones del engranaje en manos de Pedro Martínez.

la figura

Excelsa actuación a nivel ofensivo con su descaro y determinación habituales. De los pocos que se salvó de la quema en un partido para olvidar. Continúa subiendo su cotización.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus