Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
festival de cine

Málaga recibe ‘Casi 40’, la road-movie generacional de Trueba

Lucía Jiménez y Fernando Ramallo, los actores de ‘La buena vida’, vuelven a trabajar con el director

Sábado, 21 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Lucía Jiménez y Fernando Ramallo flanquean a David Trueba, ayer.

Lucía Jiménez y Fernando Ramallo flanquean a David Trueba, ayer. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Lucía Jiménez y Fernando Ramallo flanquean a David Trueba, ayer.

Málaga- Cinco años después de ganar seis Goya con Vivir es fácil con los ojos cerrados, David Trueba presenta en el Festival de Málaga su nueva película, Casi 40, una road-movie generacional donde reivindica las pequeñas cosas y a todos los que “no están en primera línea”. “Vivimos en un tiempo donde las apariencias importan más que las verdades y donde la pose de la felicidad es más importante que tener una vida plena;eso -consideró ayer el director- genera ansiedad y transmitir una cara amable, vitalista y feliz convierte en aguafiestas al que reconozca que lo pasa mal;es el triunfo de la superficialidad”.

En una multitudinaria rueda de prensa y después de recibir los primeros aplausos del día (la película se proyectó a las nueve de la mañana) Trueba derrochó ingenio y metáforas para explicar que necesitaba hacer esta película “con libertad” y fuera de los corsés de la industria que hoy “te quiere quebrar”, señaló. “Trabajar con libertad tiene un coste, significa situarte un poco al margen”, comentó el director.

“Lo que pasa hoy con el cine tiene que ver con una cierta sensación de inercia. El cine pasa hoy por la implicación de tres canales de televisión en los proyectos, Tres despachos para decidir sobre los gustos de 45 millones de habitantes parece poco -ironizó Trueba-, así que, vamos a darle más salsa al guiso”.

Así, Casi 40 es un plato agridulce, cocinado a fuego lento, aderezado con música y diálogos sin un solo lugar común, con la gracia de las reflexiones tan naturalmente dichas por los personajes. En la película, como en la anterior Vivir es fácil con los ojos cerrados, la música tiene una enorme importancia, no sólo porque la excusa para esta road-movie es la presunta vuelta de Lucía a los escenarios, sino porque las canciones hilvanan todos los recuerdos que tienen juntos.

Trueba reconoce que el origen son siempre “obsesiones personales”, pero en este caso se sumó el deseo de volver a trabajar con Lucía Jiménez y Fernando Ramallo, los actores de La buena vida con la que debutó en el largometraje, veinte años más tarde. A medida que avanzaba la película fue descubriendo los motivos por los que la hizo;“era -dijo- un desafío a las puertas que se te cierran, a las películas que te dicen que no se pueden hacer: yo soy más partidario de hacer que de quejar”.

Cuenta el reencuentro de dos amigos que tuvieron una historia de amor siendo niños;ella se convirtió en una cantante de éxito que dejó su carrera por voluntad propia y él, que ahora vende cosméticos, quiere ayudar a que ella vuelva a los escenarios y le organiza una gira por el Estado. Rodada en lugares como Burgos, Plasencia o Segovia, Trueba dijo que Casi 40 también es una reivindicación de que “hay España fuera de las grandes capitales, y de que no todo tiene que pasar por Missouri”, ironizó.

Según el director, “los personajes están en un momento que tiene que ver con el abismo de los 40, pero como simbología, yo tengo ya casi 50. Tengo la sensación de que esas generaciones que vienen detrás tienen que sacudirse ese peso, y si no, cometerá el error de vivir una ficción y eso siempre genera angustia cuando se cae”.

También hay en Casi 40 una reivindicación de la cultura y de los libros, “y de las cosas que nos hicieron felices y que han desaparecido por el vértigo de la inmediatez”. A través de las canciones de Lucía, que ponen voz a la propia historia de Trueba, un repertorio de revivals narran la carrera de la artista hasta que, al final, componen la que da sentido y cierra la cinta, Casi 40: “No me mires así, tú tampoco tienes ya 15. La mala vida ya no es lo que era”, dice la letra.

“La música es muy importante para la película y para mi personaje, pero también para mi”, afirmó la cantante y actriz, convencida del “poder increíble que tiene la música para manejar sus emociones”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus