Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Candado y martillo

El Alavés firma un ejercicio de enorme solvencia defensiva y acierta de pleno en sus dos únicos remates para dejar asegurada la permanencia

Borja Mallo Jorge Muñoz - Domingo, 8 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Víctor Laguardia abrió el marcador con un gran remate de cabeza.

Víctor Laguardia abrió el marcador con un gran remate de cabeza.

Galería Noticia

Víctor Laguardia abrió el marcador con un gran remate de cabeza.

2

1-0, minuto 48: Laguardia. Saque de falta desde tres cuartos de Munir, el central zaragozano se cuela entre Molina y Djené y cabecea picado abajo.

2-0, minuto 75: Munir. Conexión por la izquierda entre Burgui y Guidetti, centro del sueco al área y cabezazo picado del madrileño.

Amonestó a Ely (minuto 6), Gaku (minuto 30), Bergara (minuto 47), Fajr (minuto 50) y Munir (minuto 65).

Vitoria- El Deportivo Alavés ya puede decir sin miedo a equivocarse que la temporada que viene seguirá siendo un equipo de Primera División y consiguió asegurarse ayer virtualmente esa condición con una victoria en el que El Glorioso sacó a relucir todo ese catálogo de virtudes que le han conducido a salir de las catacumbas de la clasificación para conseguir una salvación tranquila en un período de tiempo récord. Con una solidez defensiva que dejó en nada al Getafe para convertirse en candado y un desacostumbrado acierto de cara a la portería rival -dos tiros a puerta, dos goles- para ejercer de martillo, salió a relucir esa versión batalladora y letal que venía siendo la habitual con Abelardo, el técnico milagro que ayer, justo tras el merecido recuerdo a José Bordalás, se llevó el homenaje de todo Mendizorroza coreando su nombre.

Prácticamente calcó el técnico asturiano su última alineación, con la única salvedad de la entrada de Manu García en el centro del campo para dar relevo a Torres. En su ejercicio de anfitrión, y en un partido entre dos equipos que no tienen la posesión como premisa fundamental, fue el Alavés el que se encargó de llevar el peso del juego ante un Getafe cerrado que esperaba a la recuperación y la salida, como dio su primer aviso con una triangulación vertiginosa respondida por Pina con un disparo flojo cerca del palo.

Desde los primeros compases quedó claro que iba a ser un partido difícil de dirigir para el colegiado, con dos equipos especializados en ir al límite en sus acciones. A Bordalás se le conoce de sobra en Vitoria y el cuadro albiazul no quiso ser menor. Mucho juego subterráneo, agarrones, brazos abiertos en cada salto, reproches y duelos dialécticos. Y como los arbitrajes vienen siendo de aquella manera con El Glorioso, el grado de susceptibilidad se encontraba bastante elevado en Mendizorroza. Así, las protestas a Jaime Latre dentro y fuera del césped se convirtieron en una constante y el colegiado trató de meterse en el menor número de líos posible.

Con las defensas imponiéndose claramente a los ataques, encontrar el resquicio se hacía francamente complicado. Una conexión entre Manu -muy cómodo en un partido de contacto, sacando además el balón con criterio- y Duarte con remate desviado a córner de Guidetti -la máscara para protegerse la nariz apenas le duró veinte minutos- y un disparo lejano del capitán con la derecha fueron prácticamente lo único destacable en todo el primer acto por parte alavesista. Y, del lado del Getafe, lo mismo o menos -un cabezazo desviado de Molina fue todo su bagaje atacante-, aunque con esa constante amenaza que suponían las rupturas de sus delanteros en el espacio entre el lateral y el central. Al descanso, hablar de aspereza era quedarse corto.

Se rompió el partido en el arranque del segundo acto como solo se pueden descoser encuentros tan atados: a balón parado. Una falta desde tres cuartos de Munir templada al área, Laguardia que se cuela entre la defensa inusualmente blanda de Molina y Djené y testarazo abajo del central para el 1-0 en el minuto 48.

El gol reafirmó a un Glorioso que dio paso a una fase de juego en la que comenzó a gustarse. Aparecieron los cuatro hombres de ataque con más espacios y la presencia en los dominios de Guaita se convirtió ya en una constante. Se perseguía esa contra definitiva con el Getafe ya muchos metros adelantado, pero entre resbalones inoportunos y errores técnicos el cronómetro avanzaba sin que nada relevante pasase en el empapado verde, más allá de un cabezazo fuera de Munir tras una salida perfecta.

En uno de esos contragolpes estaba la sentencia y no falló el madrileño en la segunda que tuvo. Una conexión en la izquierda entre Burgui y un Guidetti sensacional en toda la segunda parte la culminó el sueco con un servicio milimétrico sobre la cabeza del hispano-marroquí, que en esta ocasión afinó la puntería para hacer el 2-0 en el minuto 75, atando de esta manera la victoria y la permanencia y desatando la fiesta en Mendizorroza.

Aún hubo espacio para el sufrimiento, y para que Jaime Latre diese continuidad a un arbitraje al que le faltaron unas cuantas amonestaciones, con un inocente penalti de Duarte a Remy -chocó más el delantero que metió la pierna el defensa-, aunque Antunes se encargó de dar continuidad a la desastrosa racha del Getafe en penas máximas -cuatro aciertos de once lanzamientos- para que la victoria alavesista fuese del todo redonda, con portería a cero y acierto máximo en sus remates. Candado y martillo eficaz.

la figura

El capitán disfrutó en un duelo atrancado durante toda la primera parte en la que ganó todas las acciones divididas y dio calidad a la salida de balón para seguir muy trabajador después.

Abelardo

Excepcional. Ha conseguido recuperar las señas de identidad con las que hizo que el equipo saliese del pozo y, de nuevo, el Alavés vuelve a ser un equipo competitivo y correoso, prácticamente imbatible en Mendizorroza. Maniató por completo el juego de un Getafe que no fue capaz de generar peligro, tuvo acierto pleno en sus disparos a puerta e hizo una segunda parte maravillosa.

debe mejorar

De nuevo escorado a la banda derecha, donde no está del todo cómodo, le faltó un poco más de contundencia a la hora de utilizar su cuerpo en la pelea por los balones divididos.

las claves

Enorme eficacia. El Alavés volvió a estar muy sólido defensivamente y apenas concedió oportunidades al Getafe más allá del inocente penalti de Duarte a Remy errado por Antunes. En el otro lado del campo, sus dos disparos a puerta acabaron en las redes de Guaita.


Gran segunda parte. Tras un primer acto muy áspero y con dos equipos que se centraron más en no dejar jugar al rival que en proponer cosas interesantes, el gol de Laguardia en el arranque de la segunda parte dio paso a un Alavés mandón en el que aparecieron sus referencias ofensivas y que acabó sentenciando en un contragolpe maravilloso.

etiquetas: alaves, victoria

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus