Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
reubicados en países occidentales

Más de 16.000 inmigrantes africanos se libran de ser expulsados de Israel

Tras un acuerdo entre ACNUR y el gobierno israelí, serán reubicados en países como Alemania, Italia y Canadá

Saud Abu Ramadán - Martes, 3 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Migrantes africanos en busca de asilo político, que entraron ilegalmente en Israel a través de Egipto se apoyan en la valla del centro de detención de Holot, en Israel.

Migrantes africanos en busca de asilo político. (Foto: Afp)

Galería Noticia

Migrantes africanos en busca de asilo político, que entraron ilegalmente en Israel a través de Egipto se apoyan en la valla del centro de detención de Holot, en Israel.

Jerusalén/Gaza- El Gobierno de Israel y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) han llegado a un acuerdo para que más de 16.000 inmigrantes de origen africano sean reubicados en países occidentales, después de cancelar el polémico plan inicial para expulsarlos a África.

Las autoridades israelíes anunciaron a principios de año un plan para pagar 3.500 dólares (unos 2.900 euros) y un billete de avión a miles de inmigrantes a cambio de que abandonasen el país, amenazándoles incluso con encarcelarlos si no acataban la orden antes de finales de marzo de este año. La medida afectaba principalmente a varones eritreos y sudaneses sobre los que pesaba una posible deportación a un tercer país, supuestamente Ruanda o Uganda.

El plan recibió críticas de la ONU, entre otras razones, porque podría afectar a personas que aún esperan a que se resuelva su petición de asilo, y quedó invalidado finalmente por decisión de la Justicia de Israel. Ahora, el Ejecutivo de Netanyahu ha decidido archivarlo tras alcanzar un acuerdo con ACNUR.

Según este pacto, unos 16.250 inmigrantes podrán ser trasladados a países occidentales con efecto inmediato. Netanyahu explicó ayer durante una comparecencia junto al ministro del Interior, Arye Dery, que Canadá, Italia y Alemania figuran entre los Estados que han asumido la acogida.

A cambio, Israel se compromete a garantizar la residencia temporal de una cifra equivalente de personas durante un periodo de cinco años, siempre y cuando cumplan unos criterios que no están claros de momento.

Así, Netanyahu ha destacado que, por cada inmigrante que abandone Israel, otro podrá permanecer en él. Tanto el primer ministro como el titular de Interior han admitido que su idea era cumplir el plan anterior, pero ha sido imposible “por las complicaciones legales y políticas”.

El nuevo acuerdo “ha sido aprobado por el fiscal general y respeta el Derecho Internacional y las prácticas aceptadas”, reza una nota de la oficina de Netanyahu, según The Jerusalem Post.

La Gran Marcha de RetornoEntretanto, Israel afronta desde el viernes movilizaciones de protestas en Gaza que durarán semanas, y los analistas alertan ya de que su militarización arruinaría el mensaje pacífico que acordaron las facciones palestinas.

Aunque el movimiento islamista Hamás, que controla la Franja de Gaza, ha abanderado mediáticamente la convocatoria, la idea de la Gran Marcha del Retorno fue urdida durante semanas por varios partidos políticos, incluido el nacionalista Al Fatah del presidente Mahmud Abás, y por organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil que plantearon un nuevo estilo de protesta de larga duración.

Pero la muerte el viernes de 18 palestinos y más de 1.400 heridos, -800 de bala por disparos del Ejército israelí-, hacen temer una militarización de las manifestaciones. “Lo que ocurrió el viernes, sábado y domingo se contradice con lo que acordamos todas las facciones, los poderes y otros participantes”, critica el diputado de Al Fatah Ahsraf Jomaa. “Desafortunadamente Israel usa este hecho para derribar los objetivos pacíficos de la marcha”, asegura.

Las condiciones acordadas fueron levantar tiendas de campaña, que ayer continuaban, para desarrollar las actividades y protestas a 700 metros de la frontera, sin acceder al área de contención de 300 metros que Israel delimitó en suelo palestino en la que prohibe el paso y durante un periodo de seis semanas.

Sin embargo, cientos se acercaron el viernes hasta la valla en protestas, ante lo que los tiradores israelíes apostados en la frontera respondieron con material antidisturbios y munición real. El hecho de que las Brigadas Ezedin al Qasam, brazo armado de Hamás, declararan que cinco de los 15 muertos del viernes son de su organización y uno más, fallecido ayer, era miembro de la Yihad Islámica daña, también, los objetivos pacíficos de la marcha, consideran los analistas.

La fecha elegida para el comienzo de la marcha fue el 30 de marzo -conocido como Día de la Tierra- que recuerda una manifestación de 1976 contra la confiscación de tierras por parte de Israel en la que murieron seis árabes israelíes -minoría de origen palestino en Israel- en enfrentamientos con el Ejército israelí. El último día, y clave, será el próximo 15 de mayo, conocido como Día de la Nakba (catástrofe), que para los palestinos supuso el exilio de 700.000 personas, según cifras de la ONU, con la creación del Estado de Israel en 1948.

La convocatoria reclama el derecho al retorno, el fin del bloqueo de la Franja y del enquistamiento de la situación cuando se cumplen 70 años y se percibe un deterioro desde que el presidente de EEUU, Donald Trump, declarase Jerusalén como capital de Israel y anunciara el traslado de la embajada desde Tel Aviv para el próximo 14 de mayo, día de la Independencia de Israel.

“Hasta ahora, la Gran Marcha del Retorno ha sido un éxito, porque sacó a la Franja de Gaza del círculo de enfrentamientos armados que solíamos tener en los últimos diez años”, valora el analista político Talal Oukal pese a los incidentes. “Los palestinos pueden lograr más con protestas pacíficas que disparando cohetes o construyendo túneles”, considera. Twafiq Abu Showmar, comentarista especializado en derechos de los refugiados cree que la alta participación, más de 30.000, muestra el carácter popular de las protestas. “Lo que hace que las marchas de retorno sean más hermosas y pacíficas es que ninguna facción las lidera ni auspicia como antes, todos los sectores de las comunidades de la Franja de Gaza se están uniendo”, opina. Pero ese carácter pacífico podría dañarse si son instrumentalizadas por las milicias palestinas armadas”, considera.

Desde la franja de Gaza

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus