Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Crónicas desde el asfalto

Filosofando

Por Txusmi Sáez - Domingo, 25 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Galería Noticia

En estas fechas en las que se huele la Semana Santa y, por tanto, las merecidas vacaciones estudiantiles, los alumnos andan ajetreados en los exámenes previos al puente más largo y más religioso de los que existen;más largo que el propio puente Vasco de Gama portugués y más religioso que un nazareno célibe tomando la comunión a orillas del Mar Muerto.

Detenido en la terminal de la línea que va a la universidad, haciendo el tiempo necesario para salir en hora, escuchaba a cuatro jóvenes que disertaban nerviosos sobre las respuestas correctas a sus respectivos exámenes parciales. Dos de ellos estudiaban en la facultad de Filosofía y Letras. Un tercero lo hacía en la de Filología Vasca y el cuarto al parecer venía de la Escuela de Ingenieros, por lo que era más afín a la tecnología y a las matemáticas que a pétreas reflexiones filosofales próximas a Harry Potter y a las mentes amatorias de la sabiduría. La cuestión era que una de las preguntas que tenían que responder les invitaba a repasar y comparar la filosofía, la metafísica y la teología para extrapolarlas a la ciencia pura y dura.

Ante las dudas que suscitaban los interlocutores y viendo que no conseguían ponerse de acuerdo entre ellos, decidí intervenir. Porque yo aún recordaba los estudios de Filantropía y Parafernalia que realicé hace unos cuantos años en la universidad de Bonn, en Alemania, y que de alguna forma me ayudaron a discernir cuestiones similares a las que trataban los alumnos de la facultad en ese momento. Todo ello gracias a un profesor teutón estupendo que fumaba en pipa y que en sus clases acompañaba siempre la teoría con ejemplos claros.

-Si me lo permitís -les dije yo dirigiéndome al grupo-, puestos a explicar un poco las tres opciones, yo diría que la filosofía es como estar en un cuarto oscuro buscando un gato negro. La metafísica sería estar en un cuarto oscuro buscando un gato negro que no está en absoluto o que puede estar en varios sitios a la vez de manera indeterminada.

Y finalmente -concluí- la teología sería como estar en un cuarto oscuro buscando un gato negro que no está allí, pero gritando “¡lo encontré!”, para así convencer a todos los demás.

Los cuatro quedaron por unos momentos en silencio meditando con cierta sorpresa mis rotundas alegaciones. Una hoja cayó de un árbol próximo como ayudando a la reflexión profunda.

-Pero entonces, según esos planteamientos que acaba de hacer, ¿qué es para usted la ciencia? -me preguntó el que estudiaba Ingeniería Industrial-.

-Muy sencillo -respondí-. La ciencia es encender la luz para ver que demonios hay en ese cuarto oscuro de las narices…

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus