Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

APDEMA Cuando el cerebro tiene otro ritmo

La Asociación a favor de Personas con Discapacidad Intelectual de Álava, con el apoyo de Fundación Vital, trabaja ayudando a las personas con discapacidad y a sus familias, visibilizándoles y dándoles un altavoz

Domingo, 25 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Se oyen risas, gritos y una conversación que va subiendo de volumen gracias a una partida de cartas que debe de estar de lo más entretenida. De fondo suena el golpeo clásico y reconocible del futbolín mientras en una esquina la tele se convierte en la protagonista gracias a la serie Acacias 38. La buena temperatura reinante y el frío helador del exterior hacen el resto para convertir la amplia estancia en un calco de cualquier salón de una casa alavesa. Salen y entran, entran y salen. Algunos llegan acompañados por sus hijos y otros muchos por su propio pie, pero todos llegan con la tranquilidad de saber que allí dentro, entre esas cuatro paredes, en el centro de ocio de APDEMA ubicado en el primer número de Cercas Bajas, van a encontrar un entorno cálido y amable.

APDEMA (Asociación a favor de Personas con Discapacidad Intelectual de Álava/Adimen-Ezintasuna duten Pertsonen aldeko Arabako Elkartea) es una asociación que lleva trabajando en Álava toda la vida, y que ha llegado a convertirse en una verdadera institución. No en vano, llevan desde 1962 atendiendo a personas con discapacidad mental en Álava, con lo que han conseguido que muchos de sus usuarios se sientan en la asociación como en su propia casa. “Tenemos asociados con más de 80 años. Y no te digo uno, si no más de uno y de dos. Son personas que llevan toda la vida con nosotros. Son como de la familia”. Razón no le falta a Oiane Uriarte -trabajadora social de APDEMA- porque si algo destaca en este sitio es eso, la sensación de estar en familia, de que cada uno puede aportar lo que le parezca y de que allí no importa si alguien quiere sentarse a jugar a las cartas, a jugar al futbolín o a ver la televisión.

“Nuestra asociación está dedicada a personas con discapacidad intelectual en general, y claro, eso abarca muchas discapacidades. Ahora hay asociaciones concretas para cada una de ellas, pero cuando empezamos estábamos solo nosotros y por eso abarcamos todas”, comenta Ricardo Gaisán, responsable del Servicio de Ocio y Participación social. Por este motivo, en APDEMA también son días importantes jornadas como la del pasado 21 de marzo, Día del Sindrome de Down.

El domingo, a por el periódico

“El domingo pienso ir yo a coger el periódico para verme en las fotos y lo subiré a casa para que lo vean todos”, le cuenta emocionado Edu Cortés, un usuario, a Arantza Rivacoba -coordinadora del Centro de Ocio- en la pequeña oficina en la que trabajan cuatro personas frente a sus ordenadores. Entra con la emoción provocada por la foto que le acaba de tomar nuestro fotógrafo, pero también con la familiaridad que demuestra la inexistencia de fronteras entre la estancia de ocio y la de las trabajadoras. Una instantánea que supone un pasito más en el idilio que mantiene la cámara con Edu, ya que en las paredes de este centro ya cuelga una genial fotografía en la que aparece el Edu más salvaje. “El 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, y cada año ponemos el foco en algún aspecto. En 2015 nos tocó el turno al Centro de Ocio e hicimos estas fotos tan chulas con un grupo de moteros representando carteles de diferentes películas”, nos cuenta Arantza. A Edu le tocó La ley de la calle.

Precisamente este centro de ocio de Vitoria-Gasteiz, junto con el de Amurrio y Llodio, son algunas de las joyas que guarda APDEMA dentro de los cuatro pilares sobre los que sostiene los múltiples servicios que ofrece: Viviendas, Servicios asociativos, Ocio, y Atención temprana. Se trata de una asociación cuyas oficinas centrales están en la calle La Paloma, unas instalaciones que fueron remodeladas el año pasado gracias a unas obras en las que la Fundación Vital aportó su granito de arena.

Aquí como en casa

En el Servicio de Viviendas el ambiente familiar del que hablamos al inicio de este reportaje cobra un significado muy especial, y se convierte casi en late motive del proyecto. “Desde el principio apostamos por modelos de vivienda lejos de las residencias masificadas” -asegura Ricardo Gaisán- “seguimos más el estilo nórdico, que se enfoca a crear lo más parecido a un hogar, no a una residencia. Nosotros como máximo tenemos a diez usuarios en un hogar. Es cierto que ninguno de nosotros vivimos diez personas en casa, pero con ese número nos alejamos de la idea de residencia”.

Con este Servicio de Viviendas y con los programas pertinentes, APDEMA persigue el objetivo de crear un hogar para pesonas con discapacidad intelectual que, necesitadas de él, no pueden encontrarlo por sí mismas. Componen el Servicio de Viviendas once hogares más dos programas: el de respiro de fines de semana y el de apoyo a la vida independiente.

60 y muchos servicios

Los casi 60 años de vida, sus 800 socios, sus 150 trabajadores y sus 500 socios colaboradores han hecho de APDEMA una red de servicios asentados y bien estructurados que permiten mejorar notablemente la calidad de vida de los alaveses con discapacidad intelectual, y la de sus familias., asociación que también cuenta con el apoyo de la Diputación Foral de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Entre estos programas destacan los dedicados a la atención, a la estimulación global, al apoyo familiar, o la logopedia en el área de Atención Primaria;las vacaciones, la vivienda, el deporte, el voluntariado o el envejecimiento son programas de Ocio y Participación Social;los hogares y respiros dependen de Vivienda y la atención familiar, los grupos de trabajo, la sensibilización, la formación y la comunicación en de Servicios Asociativos.

Son precisamente en estos dos últimos aspectos -la formación y la comunicación- en los que APDEMA cuenta con la colaboración de la Fundación Vital. Gracias a un convenio, la asociación se convierte en un altavoz para hacerse escuchar en la sociedad y en un vehículo para que las personas con discapacidad intelectual y sus familias tengan un lugar en la opinión pública.

Otro de los servicios que cuenta con el apoyo de la Fundación Vital es el de formación para la preparación laboral, una cuestión que, junto con otros aspectos como del del envejecimiento, preocupa especialmente en la asociación. “Es importante esa transición de la etapa escolar a la laboral. Intentamos tener todos los medios posibles para ayudarles y acompañarles. Es un salto complicado, y les ofrecemos formación tanto en habilidades para el trabajo y como para la vida.”

Grupos autogestores

Interrumpimos su reunión y lo sabemos, así que intentamos no molestarles mucho y dejarles que sigan trabajando con la Guía de participación y voluntariado que tienen encima de la mesa. “Podéis pasar tranquilamente…eh!. Ellos os van a contar todo lo que estamos haciendo”, asegura Amelia Andrés, encargada de los Grupos de Autogestión.

Y el recibimiento no puede ser mejor. “Hola Urresti….¡Jon Urresti que a ti te conozco!”, asegura Aintzane Aranzabal nada más verle al director de Fundación Vital entrar en la sala donde se reúne uno de los grupos de autogestores. Es una sesión de lo más animada y que forma parte un programa que APDEMA puso en marcha en 1998, siendo pioneros no solo en Álava, si no en el Estado. Y con ese recibimiento... ¡como para no prestar atención a lo que se cuece en esa sala en torno a una mesa!, porque lo que se cuece ahí es mucho. De hecho en estos grupos son ellos, los usuarios, los protagonistas totales. Ellos son los que hablan, los que se expresan, los que comparten y los que reciben ayuda para gestionar su propia vida. ¡Y vaya si la gestionan!, de hecho de este grupo salen algunos de los voluntarios que trabajan como hospitaleros en los albergues del Camino de Santiago, o en el Banco de Alimentos. Son ellos mismos los que, a la pregunta de Jon Urresti sobre sus voluntariados, lo cuentan con un entusiasmo indisimulado. “Yo estoy de hospitalero en los albergues del Camino de Santiago, en Navarra, en La Rioja, en Astorga… Donde mejor en La Rioja, que se come muy bien”, asegura Josean Baroja con tal decisión que uno se lo imagina perfectamente ejerciendo de hospitalero.

Mientras nos despedimos y salimos por la puerta todavía se escucha la telenovela, los gritos de alegría de los que siguen inmersos en la partida de cartas y los saludos de los que llegan, pero sobre todo sigue en el aire esa sensación de familia, de complicidad y de un lugar en el que cada uno puede ir a su ritmo, sin preocuparse de más, al ritmo que le marque a cada uno su intelecto.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus