Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Los calvos, los rubios y los penalties

Jueves, 22 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Manu García falló el último penalti que lanzó este curso ante el Levante, su segundo error este año.

Manu García falló el último penalti que lanzó este curso ante el Levante, su segundo error este año. (Foto: A. Larretxi)

Galería Noticia

Manu García falló el último penalti que lanzó este curso ante el Levante, su segundo error este año.

Vencer por más de 20 puntos

a Zalgiris y Gran Canaria con las bajas de Shengelia y Huertas. Hasta

parece fácil…

El ‘Glorioso’ falló la última jornada en las Fallas, desarbolado por un rival superior y si

Por desgracia, política y fútbol de élite presentan más coincidencias de las teóricamente previsibles. Política y fútbol interesan a millones de personas, aunque muchos también terminen desengañados de ambas actividades. Tanto en política como en fútbol se gana, se pierde, raramente se empata, se promete, se decepciona, se destituye, se aplaude, se silba, se bota y se vota, se protesta, se consienten marrullerías, se insulta, se comparece ante los medios, se analiza el resultado en función de sus respectivos intereses, se trampea, se roba, se cumplen los ciclos, se cobra una buena pasta… Por desgracia para la sociedad, en política descienden pocos de categoría y cuando lo hacen una puerta giratoria les hace colocarse en cualquier consejo de administración de una multinacional del IBEX 35 que se precie. Y si no, siempre nos quedarán el Senado o el Europarlamento donde aparcar elefantes en batería sin necesidad de poner la OTA. En política y en fútbol no siempre ganan los mejores y en ambos casos, en determinadas ocasiones, el triunfo recae en el menos malo. En el balompié la suerte puede influir en el resultado final, mientras que en la política la diosa fortuna pinta menos que Maximino en Haro, recayendo toda la responsabilidad del resultado en el criterio -bueno o malo- de los votantes. En fútbol uno siempre suele perder, aunque sea injustamente, mientras que en política nunca hay derrotados en los noches electorales. En el caso de los políticos, poco les veo yo ejerciendo de futbolistas. Quizás Pablo Iglesias podría atender al estereotipo de lateral marrullero, mientras que me imagino más a Mariano Rajoy como un pésimo marchador, a Albert Rivera como un refinado jugador de pádel, a Pedro Sánchez como un ala-pívot enemistado con el resto de su equipo, a Carles Puigdemont como marino en la Vuelta al Mundo en Solitario o a Iñigo Urkullu como puntista en el Ezkurdi de Durango. A Celia Villalobos directamente me la imagino más con el Candy Crush que con mallas… La analítica y los estudios sociológicos de comportamiento también alcanzan tanto a la política como al deporte. Y en el caso del balompié, una de las mentes más brillantes del siglo XX, el recientemente fallecido Stephen Hawking, aportó su granito de arena en forma de estudios analíticos y predicciones rapelianas. Eso sí, mucho genio para la física y los agujeros negros pero unas teorías balompédicas más propias de sesión de carajillo y sol y sombra. Sin ir más lejos, analizó las opciones de título de la selección de Inglaterra de cara al Mundial de Brasil de 2014, en el que a la postre quedó eliminada en la primera ronda. En relación a la trascendencia del clima brasileño en el rendimiento inglés, pronosticó que “un aumento de 5 grados reduce las opciones de victoria en un 59% y tenemos el doble de opciones si jugamos por debajo de 500 metros sobre el nivel del mar”. Antes del choque ante Uruguay predijo que a Inglaterra le beneficiaría contar con un árbitro europeo. “Son más empáticos con el fútbol inglés que con bailarinas como Luis Suárez”, apostilló el genio. Pues Hawking lo clavó: victoria uruguaya por 2-1, con arbitraje del español Velasco Carballo y tantos de Luis Suárez. Stephen Hawking fue más allá y diseñó la ‘Teoría del penalti perfecto’. Entre sus sesudas contribuciones aventuró que “el 84% de los penalties lanzados altos y a la escuadra entran”, aseveración palmaria sin la necesidad de ser un genio. Pero donde sentó cátedra fue en su predicción sobre la fisonomía del lanzador, al aventurar que los futbolistas calvos o rubios tienen más opciones de convertir los lanzamientos. A expensas de encontrar razonamientos con los que rebatir a Hawking emplazaría a Manu García a hacerse con un buen arsenal de Grecian 2000 y a Wakaso a contactar con el mismo médico que trató a Michael Jackson. Hawking se convirtió desde su púlpito de conocimiento ingente en un ejemplo de superación y lucidez desconocidas en el siglo XX. Pero a la hora de aventurarse en teorías futbolistas le otorgo el mismo resultado que a Rajoy en la marcha olímpica: tres avisos y descalificación.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus