Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Pozos de nieve en la Sierra Salvada

“Los neveros dejaron de usarse en Sierra Salvada, pero la toponimia nos los ubica”

Velilla diserta en Amurrio sobre los pozos de nieve utilizados hasta 1920

Araceli Oiarzabal - Jueves, 22 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Visita guiada en la antigua nevera de la Choza, en Orduña.

Visita guiada en la antigua nevera de la Choza, en Orduña.

Galería Noticia

Visita guiada en la antigua nevera de la Choza, en Orduña.

amurrio- Pozos de nieve en la Sierra Salvada es el título de la conferencia abierta a todo el público que tendrá lugar a partir de las 19.00 horas de hoy en la Kultur Etxea de Amurrio, de la mano del miembro de la asociación etnográfica Aztarna y la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, Salvador Velilla. La cita ha sido programada en un intento de sumarse a la conmemoración del Año Europeo de Patrimonio Cultural, que se celebra a lo largo de 2018, y con ánimo de dar a conocer parte del rico patrimonio con el que contó la comarca Cantábrico Alavesa y el Alto Nervión en tiempos no tan lejanos.

De hecho, “los pozos de nieve se construyeron con el objetivo de poder recoger nieve en invierno y conservarla en grandes pozos excavados en tierra, con el fin de contar con hielo a lo largo de todo el año. Hielo que se empleaba en medicina y, también en gastronomía, para conservar alimentos y elaborar bebidas frías para las romerías, tales como la famosa limonada o garrafa. Sin embargo, estos pozos dejaron de funcionar tras la aparición de los frigoríficos en nuestras cocinas y, poco a poco, cayeron en el olvido de la memoria colectiva, aunque sus restos siguen en el monte y, muchas veces, por la toponimia podemos conocer su ubicación”, explica Velilla a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA, como anticipo a la charla de esta tarde.

Y es que, si bien la actividad de los neveros artificiales es conocida desde tiempos de los romanos (200 a.C.) y en todas las latitudes, en Amurrio y su entorno no se tiene constancia de ella hasta 1640. “Encontré el dato, referido a la ciudad de Orduña, cuando me documentaba, en el Archivo Foral de Bizkaia, para el libro Rutas y paseos por el Alto Nervión que escribí en 1999 junto a Juan Carlos Navarro, y en él se apunta a la atención de la salud de los vecinos como principal motivo de su construcción”, apunta Velilla.

Uso terapéuticoNo en vano, ya en la antigüedad clásica, los médicos prescribían la utilización del frío con fines medicinales. Los usos terapéuticos más comunes del hielo iban desde rebajar la temperatura en los procesos febriles, los producidos por la epidemia del cólera, como calmante en casos de congestiones cerebrales y particularmente en la meningitis, detener hemorragias y como antiinflamatorio o en los traumatismos, esguinces o fracturas. De aquí que, muchos de ellos, fueran construidos en cercanías de hospitales, ermitas y santuarios, “para atender a los peregrinos del Caminos de Santiago, en el caso del de Viana, aunque también hay otros ejemplos en el santuario de Toloño, o en la antigua ermita de San Antón en Orduña, ubicada frente al albergue de La Granja y que en torno a 1800 se convirtió en hospital y sirvió para poner en cuarentena a los viajeros, para frenar una epidemia surgida en Andalucía, en la que se ordena coger nieve para atenderlos”, enumera.

Con todo, no todos eran propiedad de hospitales, sino también de cofradías como la de Ábalos (La Rioja) y, en la zona que nos ocupa, sobre todo, municipales. “En Orduña se cree que el almacén de hielo estaba en el pozo del antiguo castillo, hoy colegio de los Josefinos de Murialdo y fue utilizado hasta 1922, según el último contrato del remate de la nevera. No obstante, como su llenado dependía de la climatología, se comenzaron a construir en las alturas de Sierra Salvada”, apunta Velilla.

Algunos ejemplos de ello son los existentes en el Portillo de Goldetxo “que se nota que es artificial” o junto al imponente Pico del Fraile “para el que se aprovechó una sima natural, al igual que ocurrió, aunque algo más tarde, con el de la Campa de la Choza, en las cercanías del dolmen”, enumera. En Llodio también es conocida la del monte Mostatxa, a la cual ofrece visitas guiadas la cercana txakolineria Beldui, pero “en Amurrio no he logrado dar con ninguna documentada, aunque no tengo duda alguna de que existieron ya que sus vecinos sí las usaban”, apunta.

Hay constancia también del uso de cavidades naturales de esta sierra con el mismo fin “por parte de un sacerdote de Quejana. Lo que la memoria colectiva ha perdido, la toponimia nos lo cuenta”, apunta Velilla, que también engloba en este mismo caso “la calle La Nevera de Morella en Castellón o la cercana al paseo del Collado en Laguardia”, al tiempo que lamenta el estado en el que se encuentran muchas de ellas, a excepción de algunos casos como la de Villa Suso en Vitoria, recientemente restaurada”.

Y es que, la progresiva implantación de fábricas de hielo a partir de 1890 en diversas ciudades fue dejando de lado la red de neveros artificiales y la producción de hielo aprovechando el clima. Con todo, su total abandono llegó, en torno a 1930, con la popularización de los frigoríficos domésticos, quedando entonces obsoletos los almacenes de hielo y de nieve, así como las técnicas de recolección, almacenaje, extracción y transporte de una profesión que, durante siglos, había resultado esencial para el ser humano. “En enero y febrero se llevaban a cabo las subastas de las neveras para ver quién se hacía cargo de su gestión y, en primavera, tras las últimas nevadas, comenzaba el trabajo para los jornaleros contratados que cortaban la nieve con palas y la llevaban a los pozos de nieve, donde la prensaban para convertirla en hielo. Ya en verano, se cortaba en bloques que eran transportados a lomos de bestias de tiro, durante la noche para evitar que se derritiera, hasta los puertos y núcleos urbanos más cercanos donde eran comercializados, al precio que se hubiera estipulado de ante mano. La dureza del trabajo debía ser impresionante”, sentencia. Quien quiera saber más del tema tiene una cita a las siete de esta tarde en la casa de cultura de Amurrio.

detalles

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus