Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
desdibujado

Solo con Pacheco no basta

Solo la soberbia actuación del portero en Valencia evitó una mayor goleada;el equipo, necesitado con urgencia de un parón, es hoy una caricatura del de hace un mes

Andrés Goñi - Martes, 20 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Espectacular vuelo de Pacheco ante un disparo de un jugador del Valencia.

Espectacular vuelo de Pacheco ante un disparo de un jugador del Valencia. (Foto: Área11)

Galería Noticia

Espectacular vuelo de Pacheco ante un disparo de un jugador del Valencia.‘El Pitu’ Abelardo, felicitado por Pacheco al final.

vitoria- La llegada del parón liguero como consecuencia de los compromisos internacionales ha tenido el mismo efecto en el Alavés que ese gongde la campana que avisa a un boxeador que está grogui del final del asalto. Una sensación de reconfortante alivio ante una paliza sideral que le nubla la vista y, desde luego, le impide pelear ya con las mínimas garantías.

De no ser por la dichosa campana, el desplome sobre la lona como si fuera un tronco recién talado sería solo cuestión de tiempo, pero ese tiempo muerto muchas veces da la vida. Quizá sin llegar a ese extremo, pero con las mismos síntomas tras unos cuantos directos sobre el mentón y otros tantos ganchos a la altura del hígado, el Deportivo Alavés volvió a sucumbir el pasado sábado en Mestalla con esa misma sensación final del púgil que pierde su combate a los puntos pero que al menos consigue mantenerse erguido.

La diferencia con respecto al boxeo es que esta vez, para su mayor suerte, el tiempo de descanso y recuperación hasta el siguiente asaltono será de un par de minutos sino de varios días, ya que el anunciado parón de liga permitirá a la escuadra de Abelardo coger aire, reflexionar y analizar lo mal que lleva haciendo las cosas desde el día del Levante para enderezar el rumbo cuando regrese al ring, el 1 de abril en Cornellá ante un Espanyol que si bien como visitante baja muchos enteros cuando lo hace como local ofrece otra versión bien distinta.

Doce días, por tanto, tendrá por delante Abelardo para reiniciar ese mismo sistema que tan buenos resultados le ha dado desde su llegada el pasado 1 de diciembre -llegó a ser el tercer mejor equipo de la Liga en cuanto a puntos en un momento dado- pero que de unas semanas a este parte se ha gripado. O desconfigurado, si se quiere. Cuatro derrotas en los últimos cinco partidos ante Real Madrid, Real Sociedad, Betis y Valencia que han activado las primeras alarmas a pesar de que la distancia con respecto al descenso es aún grande (diez puntos) y que han llevado al alavesismo a preguntarse cómo es posible una metamorfosis tan grande, y mala, en tan poco tiempo.

Quizá el desgaste físico y mental al que se refirió Abelardo tras perder el sábado en Valencia esté entre las razones que lo explique, aunque también podría tener cabida un exceso de confianza por parte de los jugadores cuando falta tan poco para firmar la permanencia, o una mala racha o el propio fútbol, como suele justificar el técnico asturiano cuando parece no tener respuestas...

Sea como fuere, lo que es evidente es que de un tiempo a esta parte el equipo se ha desfigurado, quedando en la mayor parte de las ocasiones sometido a la tiranía del rival. Si en los meses de diciembre, enero y febrero la contundencia defensiva fue la base sobre la que pivotaron los magníficos resultados, esta facultad ha desaparecido por completo -trece goles en los últimos cinco partidos- mostrándose el Alavés como un equipo tremendamente vulnerable, como se pudo ver sin ir más lejos el sábado en Mestalla, donde de no haber sido por la actuación de Fernando Pacheco, el conjunto albiazul podría haber regresado a Vitoria con un saco de goles. Hasta siete ocasiones claras desbarató el meta pacense ante los Parejo, Zaza, Rodrigo o Guedes, convirtiéndose, al parecer, en el único jugador que mantiene a estas alturas el buen tono defensivo.

Porque el resto, con honrosas excepciones, ofrece en líneas generales una falta de intensidad preocupante unido a un desfonde físico que llama la atención cuando restan nueve jornadas de Liga. Los activos que antes sumaban -Tomás Pina y Manu García, por ejemplo, en la medular- ahora están desaparecidos, mientras que en banda tampoco Pedraza ni Hernán Pérez parecen estar a al altura de lo que se espera de ellos.

Descanso urgente, por tanto, para un plantel necesitado de nuevos estímulos para encarar con la total de las garantías el último tramo liguero. Es probable que una nueva victoria en tierras catalanas catapulte directamente al Glorioso a la ansiada permanencia pero no lo es menos que otra derrota pondría de los nervios a más de uno. Afortunadamente para los intereses albiazules, los tres candidatos al descenso -Málaga, Las Palmas y Deportivo- siguen empeñándose cada jornada en no querer abandonar posiciones tan comprometidas.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus