Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
para ambulancias y bomberos

‘Vados’ para emergencias, a inspección

Sigue el desconcierto en Vitoria entre los edificios que tienen que abonar la tasa por la reserva de estacionamiento para ambulancias y bomberos. Sin embargo, una comunidad agradece “la buena disposición” del Consistorio por llegar a un entendimiento, tras paralizarles el tributo

Un reportaje de Agurtzane Salazar. Fotografía Alex Larretxi - Lunes, 19 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

José Luis y Domingo, vecino y presidente, respectivamente, de la comunidad de propietarios de los números 38 a 52 de la calle Baiona.

José Luis y Domingo, vecino y presidente, respectivamente, de la comunidad de propietarios de los números 38 a 52 de la calle Baiona. (Alex Larretxi)

Galería Noticia

José Luis y Domingo, vecino y presidente, respectivamente, de la comunidad de propietarios de los números 38 a 52 de la calle Baiona.

Continúa el desconcierto en Vitoria por las señales de circulación que indican la reserva de estacionamiento para vehículos de emergencia. No en vano, tras el susto que se llevaron el pasado año los propietarios de la calle Xabier con Landaberde, al tener que desembolsar 11.345 euros por no pagar los últimos cinco tributos de esta tasa, la misma que aseguraban desconocer, ahora, otros dos edificios más del barrio de Lakua se han vuelto a “caer de la silla” cuando han comprobado cómo les reclaman otra cuantía “desproporcionada”, fruto de la inspección que desde el pasado año está llevando a cabo el Consistorio gasteiztarra. Se trata, en concreto, de las 100 viviendas de los números 38 a 52 de la calle Baiona, y de los 172 apartamentos tutelados de la Fundación Laboral San Prudencio, de la calle Donostia, 23, a las que reclama 2.642,75 euros, y 13.000 euros, respectivamente. Esta última por tener dos reservas de estacionamiento de este tipo. Pese a este mal trago, José Luis Casado, vecino de la calle Baiona, quiere agradecer “la buena y total disposición” de la edil de Hacienda, Itziar Gonzalo, y hasta del propio alcalde, Gorka Urtaran, este último, por ejemplo, “que hasta ha enviado personalmente mensajes a la asociación del barrio” para intentar llegar a un entendimiento. “Ha habido mucha rapidez por parte del Ayuntamiento desde que les llamamos por aclarar el conflicto y mucha disponibilidad por ayudarnos. Nosotros teníamos como fecha tope para pagar la deuda este viernes (16) y, de momento, hemos conseguido paralizarla hasta que se aclare todo este asunto”, afirma satisfecho Casado.

De hecho, hasta la propia Síndica, Leire Zugazua, intenta arrojar algo de luz al respecto, por lo que recopila toda la información de este tributo, después de que varias comunidades hayan expuesto quejas “por el desconocimiento de esta tasa y la falta de claridad de la ordenanza”.

Sin embargo, según destacan fuentes municipales, el código técnico de la edificación obliga a las empresas urbanizadoras a que, en los supuestos en que el portal de un edificio no tenga acceso directo a la calle, éste debe tener habilitado un acceso reservado para que puedan acceder vehículos de emergencias. En esos casos, el constructor ha de informar a las personas que adquieren la vivienda de la necesidad de dar de alta este vado del mismo modo que se hace con el vado de acceso al garaje. “Es una obligación legal que, como se está comprobando a través de las actuaciones de inspección que se vienen desarrollando, no se ha cumplido en algunos casos”, remarcan desde el departamento de Hacienda. Precisamente, fue la campaña de inspecciones relativa a la tasa de vados y reservas de aparcamiento, puesta en marcha desde el año pasado, la que ha permitido detectar aquellas situaciones donde existe obligación normativa de regularizar la situación y abonar la tasa reservada para este tipo de vados que utilizan cierto tipo de urbanizaciones. “Algo que ya se ha venido haciendo en casos de similares características. De cara a regularizar esta situación a efectos tributarios y satisfacer la tasa no pagada, el periodo máximo a abonar se corresponde con los últimos cinco años”, precisan.

Además, subrayan que el caso de Lakua no es aislado, ya que “se está llevando a cabo sobre toda la ciudad”, sin circunscribirse a una zona concreta. “Hay que remarcar que el Ayuntamiento gira la tasa de vados sobre aquellos que están dados de alta en su registro a efectos fiscales. Esta labor, la de dar de alta, compete a los portales a los que asiste el vado”, remarcan.

Pese a ello, y como ya ocurriera con la comunidad de la calle Xabier, los disgustos al ver la cuantía que se reclama son inevitables: “primero, por el desconocimiento de la existencia de esta tasa porque el Ayuntamiento no envió la carta para informar de ella. Segundo, porque no se nos haya notificado como tal en su momento y tercero, porque nos quieran cobrar unos intereses de demora que nos parecen abusivos y encima que no sabemos ni cuándo ni dónde pagarla”, lamentan.

A juicio de Casado, “es un impuesto injusto porque no es nuestra responsabilidad pagar por los servicios de emergencias, pero, sobre todo, es discriminatorio porque parece que hay ciudadanos de segunda, que tenemos que pagar por la misma cobertura de un servicio que no paga la mayoría de Vitoria. El IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) lo paga todo el mundo, pero esta tasa sólo ciertos edificios”. En concreto, ellos en noviembre recibieron la notificación del pago por la reserva para vehículos de emergencias para este complejo de la calle Baiona. “En un principio nos reclamaron un pago de 6.807,58 euros, que finalmente en febrero se rebajó en 2.642,75 euros, porque hemos demostrado que desde el tiempo que nos decían no estaban las señales y ahora nos lo han paralizado”, precisa Casado. “Es como estos contenedores y plazas para personas con discapacidad”, dice mientras señala a los que hay en su barrio. “¿No favorecen al edificio que lo tienen más cerca? ¿Y por qué entonces no le cobran una tasa por ser el beneficiado de la misma?”, cuestiona.


Apartamentos tutelados Los que ya la han pagado son los apartamentos tutelados para personas mayores de la Fundación Laboral San Prudencio, ubicadas de la calle Donostia, 23. El gestor de los mismos, Carlos Asua, concreta que el importe que les exigían era de 13.000 euros por los dos vados en la calle Baiona y Sierra de Andia. En su opinión, “la tasa por la reserva para vehículos de emergencia es mucho más desproporcionada que la que hay que pagar por un vado de garaje, que cuesta 600 euros, cuando la otra nos sale por unos 1.000 euros cada una. Por eso, Asua lanza la siguiente cuestión: “¿A todos los colegios que tienen esos mismos vados de emergencia se les cobra también por ellos?”.

Tanto Asua como Casado reprochan que la mayoría de edificios afectados por este tributo son “pisos sociales o asistenciales”. De ahí que entre sus peticiones figure la de “paralizar el pago, devolver el dinero a las comunidades y la retirada de los intereses de demora” o, incluso, la de trasladar las señales a otro punto de sus parcelas, “donde tendría mucho más sentido”.Lo más llamativo, como destacan, es que “antes de recibir la carta, ni sabíamos que teníamos esas señales”. Ahora ya no las olvidan.

las frases

La inspección ha detectado que esta obligación legal no se ha cumplido en ciertos casos.

Hasta entonces, Leire Zugazua ha decidido no pronunciarse.

José Luis Casado se mostraba así de satisfecho tras lograr el aplazamiento temporal de la deuda.


Carlos Asua es el gestor de este complejo de la calle Donostia, 23.

La Síndica revisa la normativa.

Tres comunidades de Lakua han expuesto sus quejas en la oficina de la Defensora vecinal

Vitoria- El disgusto vecinal que ha creado en Vitoria la tasa para la reserva de estacionamientos para vehículos de emergencia (ambulancias y bomberos) no le es ajena a la Síndica de Vitoria, Leire Zugazua, ya que, como precisa a este periódico, “tenemos tres comunidades que nos han consultado el asunto. Todos ellos son de Lakua”. Se trata, en concreto, de las 168 viviendas de la calle Xabier esquina con Landaberde, las 100 casas de la calle Baiona (número 38 al 52) y los 172 apartamentos tutelados de la Fundación Laboral San Prudencio de la calle Donostia, 23. Si bien, una decena aproximada de inmuebles de la ciudad estarían también afectados por esta misma normativa.

Pero, de momento, la Defensora vecinal de Gasteiz no puede pronunciarse sobre este conflicto. “Lo que estamos haciendo es pedir información al Ayuntamiento de Vitoria sobre la base de qué esta girando esta tasa, por si acaso hay alguna cuestión técnica que se nos escapa. Ellos (por el Consistorio) dicen básicamente que es porque la comunidad se beneficia de esta tasa, que en este caso es reservada, pero yo no lo veo muy claro. Por eso, hay que revisar a fondo la jurisprudencia y ver lo que se está haciendo en otros municipios. Pero sí, que a priori, chirría que no se tome como beneficiarios de esa reserva a emergencias que son los que la utilizan para un mejor servicio. Pero puede ser una sensación y por eso hay que analizar el tema a fondo”, aclara.

El Consistorio reclama la tasa de los últimos cinco años, por eso la calle Baiona ha logrado un descuento respecto al importe inicial que le exigían. - A.S.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus