Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

No tenemos miedo

Por Iosu Perales - Sábado, 17 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. / Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos /¿Que cuántos años tengo? / ¡Eso!... ¿A quién le importa? / Tengo los años necesarios para perder ya el miedo y hacer lo que quiero y siento. Qué importa cuántos años tengo.

(José Saramago)

Lo que está en juego en la revuelta de los mayores es la disyuntiva de civilización o darwinismo social. Está en juego la idea de que el derecho a vivir dignamente es un derecho desde que nacemos hasta el final de nuestras vidas. Si este fundamento quiebra, quiebra todo el entramado normativo sobre el que se eleva el edificio civilizatorio. Si este fundamento falla, podremos decir que nuestra sociedad es técnicamente avanzada pero la habremos reducido a una en la que muchos de sus miembros están de sobra. Una sociedad que no cuida a sus mayores y un gobierno que los castiga son eso, la expresión de un fracaso social o, peor aún, la muerte de lo que debe ser innegociable: el derecho a la vida digna de todos y todas y de toda la vida.

Las mujeres y hombres jubilados del Estado español forman una generación a la que le tocó vivir las vicisitudes de una posguerra y cuarenta años de franquismo;la lucha por la libertad y la persecución política;las promesas de la transición, algunas cumplidas, muchas no;los avances y retrocesos de la democracia... A esa generación le tocó mirar cómo unas élites se apropiaban del control de los recursos económicos y cómo se conformaban unas castas políticas para alternarse en el poder. El desarrollismo fue el resultado de su trabajo y los años de bienestar lo fueron gracias a sus esfuerzos. Son los héroes de la crisis, los que han sostenido familias con sus magras pensiones. Sus luchas de ahora tienen la grandeza de no mirar solo por sus intereses sino de hacerlo en beneficio de todas y de todos, para lo que han tenido que superar ese instrumento diabólico que es el miedo.

Hay de fondo una aspiración a vivir con decencia. Ante la corrupción sistemática y generalizada, frente a la mentira, la burla, la vejación, el abuso de poder y la tiranía, la mayoría de jubilados y pensionistas está harta, literalmente asqueada

Ciertamente el miedo paraliza. Lo saben bien los que ocupan el puesto de mando de la sociedad. Generar miedo en la sociedad a costa de las crisis, amenazando con el fin del empleo, incluso del precario. Amenazar especialmente a los pensionistas con la quiebra de la caja de la Seguridad Social sembrando incertidumbre y temor a perder lo que con sudor han logrado. La verdad es que a los mayores se les atemoriza una y otra vez: se explota su vulnerabilidad y el poder ha creído siempre que son manipulables, que basta con asustarles. Pero ahora no. Los jubilados y todos los demás pensionistas han roto la cuerda del miedo que los mantenía en silencio.

Las heroínas y los héroes se están rebelando y han emprendido un camino de anhelos por una vida mejor, de ellos, de sus hijos e hijas y de sus nietos y nietas, superando las amenazas de que la caja no da para más. Se rebelan porque es justo. Porque además saben que el Gobierno miente y anuncia lo peor porque en realidad quiere privatizar el sistema de pensiones. Dinero hay. Y los pensionistas lo saben y exigen otra distribución. “¡Dónde está el dinero!”, gritan en las calles.

El Estado inyectó a la banca para su rescate no menos de 77.000 millones de euros según el Banco de España, de los que 60.000 ya se habían perdido en el cierre del ejercicio de 2015. España es el país europeo que más dinero ha perdido. Como mucho se recuperarán 14.000 millones. Y los jubilados y pensionistas lo saben. Y saben del rescate de autopistas y del derroche de aeropuertos sin aviones. Y de la compra de submarinos que no flotan. Y saben lo de los robos de dinero público. Y saben sumar y saben que una parte muy grande de la caja de la seguridad social ha sido utilizada para comprar bonos del Estado cuando nadie los compraba. Y saben tantas cosas.... Saben, además, lo más importante: que el miedo ya no les paraliza.

La rebelión de los mayores es como un nuevo 15-M. La indignación une a aquellos jóvenes con los pensionistas que salen a las calles y plazas. Hay de fondo una aspiración a vivir con decencia. Y es por ello que ante la corrupción sistemática y generalizada, frente a la mentira, la burla, la vejación, el abuso de poder, la chulería del poder y la tiranía, la mayoría de jubilados y pensionistas está harta, literalmente asqueada, y dice ¡basta ya! Los momentos de crisis catapultan valores antes subordinados y ocultos y dejan en segundo plano actitudes conformistas antes dominantes.

Es la Carta Social Europea la que recomienda la cantidad de 1.080 euros, en el marco de su compendio de derechos sociales y económicos a nivel europeo. No es una cifra fruto de la improvisación. No es un capricho. No es un abuso. Es lo que se estima para vivir dignamente. Los y las pensionistas se lo exigen a quienes ganan salarios, dietas y complementos, realmente obscenos. Al Gobierno central en primer lugar. Hasta hoy, sus respuestas son esquivas cuando no directamente negativas. Los que más ganan deciden la vida de los que menos ganan, y lo hacen diciendo que no hay dinero para todos.

La revuelta es el fruto de la decisión de las asociaciones y plataformas de jubilados y pensionistas. Que no se dejen arrebatar su liderazgo. No confío en los partidos ni en los sindicatos. Y no confío porque a la vez que tratarán de ponerse al frente de las movilizaciones intentaran dominarlas y minimizar las reivindicaciones ya planteadas. Son, somos nueve millones de votantes con poder para quitar y poner, para castigar al Gobierno y al partido que lo sostiene. Que nadie caiga en la tentación de pegar codazos para llevar la pancarta. Ese honor pertenece a las y los pensionistas.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus