Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

May recibe el apoyo internacional frente a Putin tras el ataque al exespía ruso

Reino Unido, EEUU, Alemania y Francia se unen para condenar el uso por Rusia de un agente neurotóxico prohibido

Rita Álvarez Tudela Corresponsal - Viernes, 16 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

La primera ministra británica, Theresa May, visitó ayer la localidad de Salysbury, donde sucedió el envenenamiento con Novichok del exespía ruso y su hija.

La primera ministra británica, Theresa May, visitó ayer la localidad de Salysbury, donde sucedió el envenenamiento con Novichok del exespía ruso y su hija. (Foto: Efe)

Galería Noticia

La primera ministra británica, Theresa May, visitó ayer la localidad de Salysbury, donde sucedió el envenenamiento con Novichok del exespía ruso y su hija.

Londres- Reino Unido, Estados Unidos, Alemania y Francia se unieron ayer para condenar el ataque de Moscú en suelo británico al exespía ruso y su hija. En una declaración conjunta, deploraron el “asalto a la soberanía del Reino Unido” y reconocieron que la única explicación a lo ocurrido es determinar que Rusia es la responsable.

Con el comunicado de Theresa May, Donald Trump, Angela Merkel y Emmanuel Macron, publicado a primera hora de la tarde de ayer, Downing Street consigue así que Reino Unido dé muestras de gozar del apoyo internacional para dar respuesta al envenenamiento de Sergei Skripal y su hija Yulia.

May se desplazó en la jornada de ayer hasta el lugar de los hechos, en la localidad de Salisbury, apuntando cómo la declaración mostraba que los aliados del Reino Unido “están junto a nosotros” en protesta por el comportamiento de Rusia. La primera ministra británica ensalzó cómo los cuatro países fueron “muy claros al atribuir este acto a Rusia”, destacando la importancia de que los aliados estén unidos, y de cómo forma parte de un patrón de actividad de Rusia que se ha visto previamente en otros varios países de Europa.

“Es un asalto a la soberanía del Reino Unido y cualquier uso de este tipo por un Estado, es una clara violación de la convención sobre armas químicas y de la ley internacional”, destacaba el escrito. En la citada declaración también explicaban cómo el uso del Novichok “constituye el primer uso ofensivo de un agente nervioso en Europa desde la Segunda Guerra Mundial”. Además, en la declaración se insta a Rusia a “abordar todas las cuestiones relacionadas con el ataque” y a proporcionar una divulgación completa de su programa Novichoka la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), el organismo encargado de la aplicación internacional de la Convención sobre Armas Químicas.

Desde Washington, Donald Trump reconocía que Rusia parecía estar detrás del ataque: “Parece que sí”, dijo a los periodistas, explicando que había hablado con May por teléfono, al tiempo que definió la situación como “muy triste”. El líder republicano insistió que Moscú “ciertamente parece estar detrás de esto. Algo que nunca debería suceder, y lo tomamos muy en serio, como creo que lo hacen muchos otros”.

Precisamente, en un artículo publicado en el diario de esa ciudad, The Washington Post, el ministro de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson, pidió a los aliados de Reino Unido la necesidad de que se unan a ellos contra Rusia, por el hecho de que una tranquila ciudad medieval inglesa haya sido testigo del primer uso ofensivo de un agente nervioso en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

“A los perpetradores claramente no les importaba cuántos inocentes estaban en peligro. Lo que me queda en la mente es la indiferencia despreocupada y el descaro absoluto de este ataque”, lamentó Johnson, explicando cómo los científicos rusos desarrollaron el Novichok a partir de la década de los 70.

Así, el ministro conservador explica cómo Rusia combina un registro de asesinatos patrocinados por el Estado, y cómo tras convocar al embajador ruso y darle 36 horas a Moscú para que informase de lo ocurrido, no ha habido respuestas. “Lamento decir que el plazo terminó sin una respuesta del Kremlin. El Gobierno británico ha llegado a la única conclusión posible: que el estado ruso intentó el asesinato en una ciudad británica, empleando un agente neurotóxico letal prohibido”, puntualizó el jefe de la diplomacia británica.

El miércoles, May anunció la mayor expulsión de diplomáticos rusos de Reino Unido en más de 30 años, desalojando a 23 oficiales y, además, Downing Street tomará una serie de medidas para proteger a la isla de los estados hostiles y desmantelar la red de espionaje ruso en el país. “Este asunto va más allá de una disputa bilateral. Si el estado ruso está preparado para desplegar un arma prohibida en una ciudad británica, lo que equivale al uso ilegal de la fuerza contra el Reino Unido, entonces el Kremlin está claramente dispuesto a actuar sin restricciones. La triste verdad es que lo que sucedió en Salisbury podría haber sucedido en cualquier parte”, lamentó Johnson.

Además, el dignatario apeló a que Moscú, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, tiene la obligación especial de mantener las reglas de buena conducta internacional. Cuando hace lo contrario y pisotea estas reglas, el Kremlin “amenaza la arquitectura de la seguridad global”.

Reacción del KremlimDesde Rusia, el presidente ruso, Vladimir Putin, presidía ayer una reunión de su consejo de seguridad en Moscú para tratar qué represalias tomar contra la decisión del Reino Unido de expulsar a sus 23 diplomáticos rusos de Londres. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, puntualizó que Rusia actuará pronto, y será Putin personalmente el que elegirá las medidas de represalia. “Por supuesto, el presidente ruso tomará una decisión final. No cabe duda de que elegirá la variante que mejor se ajuste a los intereses de la Federación de Rusia”, explicó el portavoz presidencial Dmitry Peskov, añadiendo que Rusia está “perpleja y no comprende la postura británica” e insistió en que “las acusaciones no están fundamentadas”.

El que no ha querido ser tan rotundo culpando a Rusia de lo sucedido ha sido el líder laborista británico, Jeremy Corbyn, quien tiró de la prudencia para recalcar que, si bien “la evidencia apunta a Rusia”, se niega a confirmar que el estado ruso fuera directamente responsable del ataque del agente nervioso en Salisbury.

“Condeno totalmente este ataque, los perpetradores deben comparecer ante la justicia, se debe invocar la convención internacional sobre armas químicas y la fuente de esta arma, que parece ser Rusia -ya sea del Estado o de los elementos deshonestos del Estado- debe ser llevado ante la justicia como resultado”, dijo Corbyn, intentado convencer a los que le criticaron por su falta de firmeza y rotundidad.

Sus palabras lo ponen en desacuerdo con algunos miembros de su gabinete, quienes han dicho que piensan que el gobierno ruso ordenó el ataque. Ese fue el caso del responsable Defensa, Nia Griffith, para quien Rusia es responsable de este ataque: “La responsabilidad debe ser asumida por los que hicieron el arma, los que lo trajeron a nuestro país y los que lo usaron”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus