Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Dependencia y envejecimiento, nuevas realidades

Respuestas innovadoras a los nuevos problemas sociales

Entidades y ONG necesitan adaptarse para hacer frente a una creciente complejidad social

Dependencia y envejecimiento son algunas de las nuevas realidades

Beatriz Sotillo - Lunes, 12 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Jon Barrutia ha codirigido el estudio.

Jon Barrutia ha codirigido el estudio. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Jon Barrutia ha codirigido el estudio.La integración de jóvenes extranjeros, sin papeles y sin escolarizar es uno de los retos que afrontan las entidades del Tercer Sector Social.

vitoria- La sociedad vasca, al igual que muchas de las de su entorno, está cambiando, se transforma, amplía y diversifica, y fruto de esa evolución presenta nuevas necesidades y problemas a los que se debe atender. Las organizaciones del Tercer Sector Social que trabajan en y desde Euskadi están dando respuesta a estas nuevas necesidades gracias una labor constante, aunque no siempre bien identificada, de innovación social asociada a su carácter emprendedor y a su funcionamiento colaborativo. El reparto del empleo, el envejecimiento, la educación, la dependencia, la llegada de refugiados, la inclusión... Son algunas de las cuestiones atendidas por las entidades de iniciativa social y que requieren grandes dosis de innovación.

Para conocer la realidad de la innovación social creada y aplicada por las más de tres mil entidades que configuran el Tercer Sector de acción social de Euskadi, Begirada Elkartea, con el apoyo de otras organizaciones, ha promovido un estudio en el que queda patente la capacidad de adaptación de las entidades a las nuevas demandas de la sociedad y que, aunque algunas de estas organizaciones no lo sepan reconocer, muy a menudo hacen innovación social. “Muchas entidades del tercer sector se han descubierto como innovadoras por las acciones que realizan más que por su discurso”, destaca Jon Barrutia, decano de la Facultad de Economía y Empresa de la UPV/EHU y codirector del trabajo.

El primer problema al que se enfrentaron los autores del estudio fue la definición de innovación social, un concepto “con un alto grado de intangibilidad” y difícil de concretar por “la heterogeneidad del Tercer Sector”, apunta Jon Barrutia. El Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación del País Vasco plantea la innovación social como “una oportunidad para dar una respuesta integral a los grandes desafíos de nuestra sociedad”. En el reciente estudio de Begirada Elkartea se indica que “es el proceso mediante el cual se crea valor para la sociedad” y se usa como “una plataforma para fomentar un entorno favorable”.

“Más que hacer una definición formal, en el trabajo se han señalado las características de la innovación social, las que consideramos que indican que se está realizando innovación. La primera de estas características consiste en aceptar la innovación para hacer transformación social sin perder la identidad y la misión, asumir que la propia dinámica del Tercer Sector los convierte en emprendedores y que una ONG debe tener dinámicas de emprendimiento. La segunda es establecer redes colaborativas que evolucionan. Actuar en red tiene un punto innovador porque la configuración de las redes va cambiando”, señala Barrutia. El codirector del estudio añade que “la administración pública no entiende por innovación lo mismo que las entidades sociales” y que esto se debe a que “la administración tiene que establecer características muy objetivas de asignación de fondos, de tal forma que esa formalización y objetivación rompe con la cultura innovadora. Así hemos descubierto que hay una pequeña contradicción: la administración promueve la cultura innovadora pero esa innovación social debe presentar unos parámetros objetivos medibles y contables y por tanto ya no queda claro si es innovación, porque algo muy innovador es difícil de pesar y medir”.

Más mayoresEn cuanto a las nuevas necesidades sociales Jon Barrutia explica que muchas veces la novedad estriba en los matices o en la suma de circunstancias. Y pone el ejemplo del envejecimiento. “Personas mayores ha habido siempre, pero no tantas ni tan mayores, por eso la atención y el cuidado de estas personas están ahora determinados por esos factores: la llegada a edades cada vez más avanzadas de manera prácticamente masiva. Además, esas personas mayores tienen cada vez más cultura y más competencias y el tratamiento a sus posibles limitaciones tiene que ser distinto al de hace años”.

El estudio de Begirada Elkartea sobre la innovación social aplicada por el Tercer Sector de Euskadi ha concluido que esta capacidad para transformar la sociedad y responder a sus necesidades es muy importante para las entidades. La segunda conclusión es que “a la hora de hacer innovación social las entidades entienden que la colaboración es crucial, ya que debido a la dimensión que tienen muchas de ellas la mejor manera de abordar procesos de innovación, captación de recursos o ejecución es dotarse de estructuras colaborativas y redes”, resume el decano. “Las entidades del Tercer Sector -continúa Jon Barrutia- también dan mucha importancia a la gobernanza participativa que en sí misma ya es un ejemplo de innovación social y es muy importante para impulsar la transformación del sector, para evitar que las entidades sociales sean permanentes demandantes de recursos a la administración pública y que ésta sea una mera financiadora. Una cogobernanza participativa corresponsabiliza a ambas partes, no define roles estáticos y abre camino a la participación en la toma de decisiones”.

Sobre la cuarta y última conclusión, el decano apunta que en algunas organizaciones “se ha detectado resistencia al cambio pese a haber nacido con una cultura muy reivindicativa” y matiza que no se trata de que las entidades se “hayan institucionalizado”, sino que “aunque demanden una dinámica de cambio y vean la innovación social como herramienta para lograrlo, en la práctica la actualización de la organización puede costar más de lo previsto”.

el informe

Participantes. El informe sobre innovación social del Tercer Sector vasco nace de una investigación de Amaya Baliño;fue dirigido por Jon Barrutia y Jorge Gutiérrez, experto en el ámbito de la cooperación. La Facultad de Economía y Empresa de la UPV/EHU intervino en él porque -destacó su decano- “está muy vinculada a los ámbitos de transferencia a la sociedad”. Desde Begirada Elkartea asumieron el reto de profundizar en el estudio de Amaya Baliño y contaron con la colaboración de Sareen Sarea y la Coordinadora de ONGD.

Proyectos. Begirada Elkartea y Sareen Sarea tienen la intención de seguir avanzando en el conocimiento de la innovación social, realizar análisis comparados con países y regiones europeas y contribuir a generar cultura innovadora en el Tercer Sector de acción social. También se plantean ayudar a las entidades a aplicar las recomendaciones del informe.

“El Tercer Sector tiene un plus de trabajo colaborativo”

Sin ambages, Barrutia considera innovación parte de la labor que hace el Tercer Sector en la integración de menores.

Vitoria- ¿Por qué se ha embarcado en la tarea de analizar la innovación social en Euskadi?

-La iniciativa tiene que ver con la idea de atraer parte de la energía que la Unión Europea pone en la innovación social. Gran parte del Tercer Sector vasco piensa que lo que podemos llamar innovación social formal no va con ellos y, sin embargo, sí hacen innovación. Vemos que si la hacen deben visibilizarla, entrar a formar parte de los programas europeos y a beneficiarse de ellos.

En el informe se ha visto que el trabajo en red de las entidades es muy importante.

-Es una característica general del Tercer Sector porque casi siempre las entidades sociales nacen con muchas carencias. La necesidad de integrar está en el ADN del sector, pero creo que en la sociedad vasca hay un plus de colaboración.

¿Se colabora más que en otros sitios?

-Este plus se observa en señales como la actitud del Gobierno vasco, que es muy activo en la cooperación, y en el movimiento cooperativo, que es único en el mundo. Es evidente que aquí hay una cultura cooperativa de alta intensidad, de forma que si en los genes de tu organización está la necesidad de cooperar y trabajar en red y además naces en un tejido social en el que la cultura cooperativa es importante, ese carácter colaborativo se intensifica.

¿El informe incluye recomendaciones a las entidades?

-Se han hecho algunas propuestas, como que deben estar muy atentas a las necesidades sociales y al cambio sin olvidar su objetivo de acompañar la transformación de la sociedad. También se les propone establecer una cultura estratégica de innovación integrada en la organización, o establecer la innovación social como un valor transversal con criterios consensuados para el sector. - B. Sotillo

Jon Barrutia

Decano de Economía y empresa de la UPV/EHU

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus