Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Crónicas desde el asfalto

En conciencia

Por Txusmi Sáez - Domingo, 11 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Galería Noticia

Eran las 8.30 horas y el tráfico discurría mucho peor de lo que resultaba habitual a esas horas. Las rotondas próximas al centro, por donde el tranvía atravesaba como una espada toledana cortando por medio sin compasión, generaban unas retenciones de gran envergadura gracias al caos existente por la siempre difícil regulación semafórica. Un sonido wagneriano de cláxones, bocinas, timbres y blasfemias resonaba con especial intensidad a medida que avanzábamos y nos deteníamos una y otra vez ante el todopoderoso disco rojo. Un guardia de tráfico, sin demasiadas ganas de amargarse el día, intentaba lidiar con coches, peatones y ciclistas, a sabiendas de que su misión era más imposible que la de Tom Cruise. Un abuelo encrespado, le soltó una tropelía de insultos y reproches ante, a su juicio, la nula labor que realizaba, con esa absoluta inconsciencia, generosa verborrea e indiferencia total que otorgan los años, los estudios superiores y el dolor crónico por reuma.

Yo observaba tranquilo aquellas escenas matutinas, mientras los viajeros del autobús, repleto de estudiantes y profesores a esas horas, se entretenían en desenfadadas conversaciones para matar el rato. Cerca de la parte delantera dos chicas maduritas, al parecer profesoras, hablaban a cerca de la última movilización del pasado día de la mujer y las enormes diferencias existentes entre ambos sexos:

-La humanidad está separada en hombres y mujeres. Es un hecho, como lo es igualmente la dificultad que tenemos nosotras en entender a los varones. No se trata de que sean más o menos solidarios con nuestra causa feminista, se trata de que son hombres. Es algo que si te dedicas a las ciencias, lo ves claro y evidente.

-Pues yo pensaba -replicó la otra profesora- que la raza humana, independientemente de los hombres y mujeres, estaba claramente diferenciada entre energúmenos alborotadores y personas serenas y comedidas.

-En general, puede -continuó la primera-, pero es que resulta muy difícil comprender a los chicos. Tal vez ellos digan lo mismo de nosotras, pero al no llevar un manual de instrucciones incorporado resultan exasperantes.

El atasco menguó un ápice y logré avanzar unos metros por la jungla de asfalto. La muchacha incapaz de entender a los de mi género le pidió a su compañera una reflexión desde la literatura:

-Sabes -dijo entonces la profesora de lengua-, como bien aseguró la periodista estadounidense Helen Rowland: “para ser feliz con un hombre tienes que entenderlo mucho y quererlo poco;mientras que para ser feliz con una mujer tienes que quererla mucho y tratar de no entenderla en absoluto”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus