Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
huertas

¿Realmente se había ido?

La actuación del base paulista en Valencia reabre el debate sobre su rol en el equipo

Sábado, 10 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Marcelinho Huertas firmó el pasado jueves en Valencia un encuentro brillante en lo estadístico con 28 de valoración.

Marcelinho Huertas firmó el pasado jueves en Valencia un encuentro brillante en lo estadístico con 28 de valoración. (Foto: Euroliga)

Galería Noticia

Marcelinho Huertas firmó el pasado jueves en Valencia un encuentro brillante en lo estadístico con 28 de valoración.

Vitoria-Habían sido varios los avisos lanzados por el base paulista en los últimos días, pero fue el pasado jueves en Valencia, en jornada continental, donde Marcelinho Huertas dio el golpe definitivo en la mesa con una actuación soberbia que ayudó a Baskonia a dar un paso de gigante en su objetivo de colarse en el Top 8.

En una tarde para enmarcar, el timonel de 33 años ofreció un recital a la altura de la fama que le precedía y por la cual regresó el pasado verano al club azulgrana después de un brillante periplo por la NBA. Firmó Huertas un encuentro brillante en lo estadístico (28 de valoración) ante el cuadro taronja pero sobre todo se convirtió en el verdadero pulmón que el equipo necesitó en momentos claves del partido cuando alguno de los puntales habituales como Toko Shengelia o Beaubois no comparecieron por diferentes motivos. Huertas sí lo hizo y asumió la responsabilidad, tirando de una brutal confianza en sí mismo que contagió después al resto de compañeros. Y todo ello desde esa controvertida posición de base, muy cuestionada en la presente temporada con el irregular papel que han venido desempeñando el propio Huertas, Jayson Granger y el bisoño Vildoza, al que quizá aún le falte cierto recorrido para asumir los galones que exige un puesto tan específico y en un club tan exigente.

En este contexto de dudas y temores en la posición de base hace días que Marcelinho Huertas venía avisando y demostrando que el basket que le llevó a jugar en la mejor liga del mundo no se había esfumado. Sin embargo fue en Valencia donde el paulista calló de un plumazo con las numerosas voces críticas que sobre él mismo se venían vertiendo desde que debutó con Baskonia e incluso varias faltas de respeto, circunstancias, por otro lado, que el jugador siempre relativizó como un lance más del juego a las que no hizo demasiado caso. “No es momento de reivindicarme ni nada por el estilo. Sé lo que soy, cómo juego y tengo una carrera que lo acredita, por eso no suelo hacer caso de este tipo de críticas. Cuando las cosas van bien la gente dice unas cosas y cuando van mal se busca siempre un culpable. Por lo tanto, no me preocupa lo que dice la gente porque yo sé de mis capacidades”, reconoció el base en los micrófonos de Radio Vitoria”. Capacidades que el pasado jueves reabrieron el debate sobre el rol que el jugador debería jugar a partir de ahora en Baskonia a las órdenes de Pedro Martínez. Si ser el aguador de Granger en los momentos de bajón físico del uruguayo, como así daba la sensación de que iba a ocurrir cuando se comprometió de nuevo con Baskonia a sus 33 años, o ser el jugador capaz de dirigir, mantener y cambiar el guión de los partidos, como ocurrió ante Valencia Basket.

a flote a pesar de la críticaLa mejor versión del brasileño estalló tras el descanso ante el cuadro taronja, firmando un tope de valoración (28) e igualando su récord de anotación conseguido en la presente temporada, que fueron 19 puntos en el Palau en la primera jornada de la Liga ACB. Pero es que además mostró su mejor lado asistente al firmar siete de las 16 que dio ayer el equipo. Una actuación a la altura de su carrera que quizá responda a la ausencia de esos problemas físicos que viene arrastrando desde hace semanas y que lastraban su ritmo y su juego, o quizá a la fortaleza mental de la que siempre ha hecho gala el brasileño, esa misma capaz de hacerle mantenerse a flote cuando la crítica, despiadada por momentos, arreciaba sobre su irregular forma de dirigir al equipo.

El jueves Marcelinho jugó y el equipo lo hizo al compás que marcaban sus manos, especialmente cuando el plantel necesitaba de referentes en la cancha. Huertas tiró de galones y experiencia y dirigió, cambió y hasta desesperó como nunca a sus rivales, hasta el punto que en un momento dado Txus Vidorreta, técnico local, colocó a Fernando San Emeterio como guardián de presa de Huertas en vista de que Abalde era incapaz de pararlo. Fue la noche soñada desde su regreso a Vitoria. La muestra evidente de que nunca se marchó y de que el mismo basket que le convirtió en un Top 3 en Europa sigue más vivo que nunca. - DNA

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus