Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
negociación de los PGE

El PNV da por hecho que Rajoy cumplirá el acuerdo de 2017 aunque haya prórroga

El PP deja en el aire la tarifa eléctrica y las inversiones plurianuales para presionar a los jeltzales en las Cuentas de 2018

Míriam Vázquez - Viernes, 9 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, con el presidente español, Mariano Rajoy, en una reunión celebrada en 2016 en Moncloa.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, con el presidente español, Mariano Rajoy, en una reunión celebrada en 2016 en Moncloa. (Efe)

Galería Noticia

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, con el presidente español, Mariano Rajoy, en una reunión celebrada en 2016 en Moncloa.

bilbao- Mariano Rajoy presentará su proyecto de Presupuestos para este año el próximo día 23, un movimiento de resultado muy incierto porque de momento no tiene amarrado el apoyo de Ciudadanos, y no tiene garantizado siquiera que pueda llegar a abrir una negociación con el PNV. Los jeltzales no se sentarán a la mesa mientras el autogobierno catalán siga suspendido en aplicación del artículo 155 de la Constitución española. El presidente español lo fía todo a que se produzca en los próximos días una investidura legal y efectiva en Catalunya, pero sus ministros también están jugando la carta de la presión al PNV, dejando caer en sus declaraciones públicas que los compromisos plurianuales acordados en 2017 podrían no cumplirse si hay prórroga y si no hay un Presupuesto este año donde queden plasmadas esas partidas.

Fuentes del grupo del PNV en el Congreso aseguran a este periódico que nadie del Gobierno español se ha acercado a Aitor Esteban o a la portavoz económica Idoia Sagastizabal para sondearlos sobre los Presupuestos y el calendario de aprobación, o para ejercer en privado esa presión que ya ejercen en los medios de comunicación. Los jeltzales, en cualquier caso, dan por hecho que los compromisos plurianuales pactados el año pasado tendrán reflejo en el proyecto que se presente el día 23 en el Consejo de Ministros, tenga o no Rajoy la expectativa de aprobar los Presupuestos con el PNV, y se exponga o no a una prórroga. Los jeltzales no contemplan otro escenario. Lo contrario supondría asumir que Rajoy incumpla el acuerdo firmado el año pasado y trate de renegociar lo ya pactado, una deslealtad inadmisible para el PNV que tendría consecuencias a futuro en su relación.

Los compromisos pactados en 2017 atañen, fundamentalmente, a las inversiones en el Tren de Alta Velocidad (3.380 millones de euros en los próximos años);la remodelación de la terminal de Jundiz en Álava, un centro logístico para el transporte de mercancías y su conexión con los puertos y con el Estado francés;la construcción de la plataforma Lezo-Pasaia, otro nudo logístico;y la tarifa eléctrica aplicada a las empresas vascas.

En cuanto a la tarifa eléctrica, el PNV acordó con Rajoy poner fin al agravio histórico que ha padecido la industria vasca, que ha tenido que asumir un coste energético más elevado que otras empresas estatales porque su industrialización fue más temprana y, por lo tanto, está conectada a una red de potencia más antigua. El acuerdo afecta a 790 empresas vascas (y unas 400 en el resto del Estado), y debería haber entrado en vigor el 1 de enero de este año. No obstante, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, aseguró el mes pasado en Bilbao que esta tarifa no se podrá aplicar si no hay Presupuestos en 2018. El Gobierno español esgrime que este cambio en los costes energéticos va a producir una leve caída en los ingresos del Estado y, por lo tanto, debe movilizar nuevos recursos en las Cuentas para compensarlo. El caso de la tarifa eléctrica es el más singular del acuerdo porque, además, Madrid esgrime otros argumentos como el recurso del Síndic de Greuges catalán ante las instituciones europeas, que añade incertidumbre.

El PNV, por el contrario, exige al Gobierno español que cumpla sus acuerdos. Los jeltzales firmaron un pacto con el PP para aprobar los Presupuestos estatales de 2017, un acuerdo que recogía compromisos plurianuales que tendrían desarrollo y plasmación en los próximos años, aunque el compromiso de los jeltzales empezaba y acababa con la aprobación de las Cuentas de 2017 y no comprometía su apoyo en sucesivos ejercicios. Por ello, su posición política cada vez que el PP ha amagado con dejar en suspenso estos compromisos ha consistido en exigir que “cumpla lo pactado”.

Los jeltzales, que no han tenido ningún contacto presupuestario con Rajoy ni lo tendrán mientras se mantenga la intervención del autogobierno catalán, dan por sentado que las partidas plurianuales tendrán reflejo en el proyecto que se presente el día 23. Teniendo en cuenta que el PNV no va a negociar con el 155 vigente, y que Ciudadanos está endureciendo su oposición a Rajoy, no se descarta una prórroga presupuestaria. En ese caso, el PP cree que todo lo pactado quedaría en papel mojado. El grupo del PNV en el Congreso, que sigue defendiendo que lo pactado es sagrado, no quiere especular con las posibles soluciones en caso de prórroga.

En boca de todos está la vía del decreto. El propio ministro Montoro aseguraba hace semanas en corrillos parlamentarios que, si la oposición tumbara las Cuentas, su gobierno podría bastarse con la aprobación de un techo de gasto y parchear la gestión económica con un paquete de decretos ley para aprobar la subida salarial de los funcionarios, cuestiones relacionadas con financiación autonómica, y las ofertas públicas de empleo. No mencionó nada más, aunque en ese grupo podrían entrar también las inversiones pactadas con el PNV. No es el escenario ideal, porque son inversiones millonarias y los problemas operativos y políticos que se puedan generar dejan margen para la incertidumbre.

cupo y ertzaintzaLos dos puntos de mayor simbolismo político del acuerdo están blindados y a salvo de las vicisitudes de las próximas semanas. El Congreso aprobó en noviembre la actualización de la Ley Quinquenal del Cupo, que regula para toda la legislatura el dinero que debe pagar Euskadi al Estado por las competencias no transferidas;y también aprobó las modificaciones en la Ley del Concierto Económico, que ensanchan la capacidad recaudatoria de las diputaciones vascas. La presión del PNV para aprobar esas normas antes de que acabara 2017 permitió salvar una bola de partido determinante. Si esa tramitación se hubiera retrasado más allá de las elecciones catalanas de diciembre y se hubiese producido en el contexto de la actual ofensiva recentralizadora de Ciudadanos, el acuerdo podría haber quedado en una posición muy delicada.

El segundo punto clave del pacto es la renovación de la plantilla de la Ertzaintza sin atenerse a los criterios de ahorro de Montoro y en función únicamente de los parámetros pactados de manera bilateral entre el Estado y la comunidad autónoma en la Junta de Seguridad, que establece que la plantilla de agentes debe situarse en los 8.000 efectivos. Ese criterio es una realidad y está permitiendo al Gobierno vasco poner en marcha la 27ª promoción, y planificar ya dos ofertas más para los próximos años.

Rajoy confía en que el escenario catalán se despeje y pueda negociar las Cuentas con los partidos que ya aprobaron las de 2017. Necesita a Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias.

los cuatro acuerdos

Tren de Alta Velocidad. En la negociación de los Presupuestos de 2017, el PNV pactó con Rajoy por primera vez un calendario completo y detallado para las obras del tren. Estará operativo en 2023, y requerirá una inversión de 3.380 millones.

Terminal de Jundiz. Es uno de los centros logísticos que recoge el acuerdo y que resulta decisivo para el transporte de mercancías, y la conexión con los puertos y el Estado francés. El pacto de 2017 apuesta por su remodelación.

Plataforma Lezo-Pasaia. Es otro de los nudos logísticos del acuerdo. En este caso, se trataría de construir la plataforma.

Tarifa eléctrica. El Gobierno español acordó poner fin al agravio histórico de las empresas vascas, que asumen un coste energético superior al de otras empresas estatales. El ministro Nadal lo ha congelado con el argumento de que van a disminuir los ingresos y debe compensarlo con alguna partida en las Cuentas de 2018.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus