Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Audiencia de Gipuzkoa

Juzgado por no cesar unas relaciones consentidas cuando la víctima lo pidió

efe - Martes, 6 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 15:13h

Entrada al Palacio de Justicia de Gipuzkoa.

Entrada al Palacio de Justicia de Gipuzkoa. (Foto: I.A.)

Galería Noticia

Entrada al Palacio de Justicia de Gipuzkoa.

Un joven se enfrenta a una petición de ocho años de cárcel acusado de agredir sexualmente a una chica que le acusa de no cesar, cuando ella se arrepintió, en unas relaciones que ambos habían comenzado de forma consentida en un domicilio de Zarautz .

DONOSTIA. El hombre, por su parte, sostiene que el inicio de la relación fue de mutuo acuerdo y afirma que sí desistió del encuentro sexual cuando la chica se lo pidió porque ésta le dijo que le hacía "daño" mientras él la estimulaba con la mano.

El juicio por esos hechos, ocurridos la madrugada del 28 de junio de 2015 en el contexto de las fiestas patronales de San Pelayo, ha tenido lugar esta mañana en la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa, donde la Fiscalía y la acusación particular -que ejerce la mujer- han reclamado ocho años de reclusión para el procesado, cuya defensa ha pedido su libre absolución.

Durante la vista, la chica, que no conocía con anterioridad al procesado, ha explicado que aquella madrugada ella se encontraba en casa de los padres de un amigo común, cuando este chico llegó a la vivienda acompañado por el procesado y un tercer joven.

La víctima, que horas antes había consumido "speed" y se encontraba tumbada en un sofá viendo una película, ha explicado que los tres recién llegados se hicieron unas "rayas", tras lo que se quedó sola con el imputado, que le empezó a hacer una masaje en los pies. Ambos empezaron a "enrollarse" y se trasladaron a uno de los dormitorios de la vivienda donde, en un momento dado, miró al chico a la cara y decidió que "no quería seguir con eso".

La joven, que ha testificado por videoconferencia interna para no mantener contacto visual con el procesado en la sala, ha aclarado, no obstante que no se acordaba de "todo" lo que sucedió en ese momento porque tiene "imágenes borrosas" de lo ocurrido y "un vacío exagerado de unos 20 minutos".

En una declaración entrecortada por el llanto y ausente de referencias temporales, la perjudicada ha insistido en que pidió al hombre que parara pero él empezó a introducirle la mano en la vagina y le hizo mucho daño, por lo que volvió a pedirle que parara, al tiempo que le arañaba y le empujaba para que cesara.

La chica ha afirmado que el inculpado también la penetró con el pene, aunque no recuerda cuánto tiempo duró aquella situación, hasta que le dio la "llorera" y el hombre "se quitó de encima".

Ella se levantó entonces de la cama, que tenía la sábana manchada de sangre y se fue a la cocina donde, unas dos horas después, la encontró el dueño de la casa, en el suelo y llorando, cuando éste regresó a la vivienda acompañado de otras dos personas más.

Por su parte, el acusado ha explicado que aquella noche consumió MDMA y alcohol cuando estuvo de fiesta por Zarautz, tras lo cual acudió a casa de uno de sus amigos donde, en un momento dado, se quedó a solas con la chica en el sofá y empezaron "a tontear".

El hombre, quien ha dicho que en ese momento tenía su consciencia "alterada" por efecto de la droga, ha recordado que la joven le tomó de la mano y le condujo a un dormitorio de la vivienda donde comenzaron a tener relaciones, pero como él no lograba tener una erección decidió estimular a la chica con la mano.

El imputado, que tampoco ha ofrecido referencias temporales concretas, ha relatado que entonces la mujer dijo que le hacía daño, le pidió que parara, la vio "asustada" y él cesó porque pensó que "debía pasar algo" y cree que, tal vez le había arañado en la vagina, aunque no tenía "intención" de causarle daño.

"No lo recuerdo muy bien", ha alegado el inculpado, quien ha dicho creer que "en algún momento le haría daño" y por eso cesó en su actitud y se fue a dormir al sofá.

El joven también ha recordado que un tiempo después el dueño de la casa le despertó "muy enfadado" y le pidió explicaciones de algo que él desconocía porque "estaba entre drogado y dormido", tras lo que le echó de la casa.

En el juicio, que ha quedado visto para sentencia, han declarado también dos médicos forenses que inspeccionaron a la víctima y que le detectaron una "única" lesión genital, consistente en una "pequeña abrasión sangrante" en el exterior de la vagina que, según han precisado, podría haber sido causada de tanto de una forma violenta como accidental. Estos médicos también detectaron un resto de sangre del procesado en las uñas de la víctima.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus