Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Monólogo a ritmo de samba

Guiado por un imperial Huertas, el Baskonia abusa del Zaragoza con una extrema seridad y sigue en la pelea por el segundo puesto

Oscar San Martín - Lunes, 5 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Vincent Poirier culmina una jugada de ataque baskonista con un espectacular mate sobre el aro del Tecnyconta. Fotos: Área 11

Vincent Poirier culmina una jugada de ataque baskonista con un espectacular mate sobre el aro del Tecnyconta. Fotos: Área 11

Galería Noticia

Vincent Poirier culmina una jugada de ataque baskonista con un espectacular mate sobre el aro del Tecnyconta. Fotos: Área 11Jayson Granger volvió a firmar un encuentro gris en la jornada de ayer.

74

98

PEDRO MARTÍNEZ

Perfecto banco de pruebas. El técnico catalán logró su propósito de maniatar a Neal con el marcaje de Janning y Garino. Reincidió en su apuesta por dos hombres altos durante muchos minutos con Voigtmann desplazado al ‘cuatro’ y recurrió a la defensa 1-3-1 que ya ha utilizado en alguna ocasión. Apostó por un núcleo duro de diez jugadores, sin contar apenas con Malmanis ni Vildoza.

las claves

Dominador Huertas. El paulista se agigantó en la dirección con un absoluto control del ‘tempo’ del partido y lideró de forma notable uno de los triunfos más cómodos del curso.

Adversidades mañas. A la reciente espantada de McCalebb, el Tecnyconta añadió una complicación añadida en el inicio del duelo con la lesión de tobillo de su faro interior Varnado. Sin el americano, quedó herido de muerte en la zona.

Solvencia máxima. A diferencia de otras salidas recientes en la ACB donde dejó algunos brotes de desgana, el Baskonia paseó en esta ocasión una superioridad aplastante y se lanzó a la yugular de su inofensivo rival desde el salto inicial.

Para este Baskonia con los cinco sentidos y tan volcado en los últimos tiempos en la Euroliga, la ACB no quedó ayer en un segundo plano con una imagen de extrema seriedad en el Príncipe Felipe. A diferencia de otras recientes salidas en el torneo doméstico donde dejó entrever algún síntoma de desgana, en esta ocasión evitó caer en la autocomplacencia y acreditó la sideral diferencia que le separa hoy en día de un histórico venido a menos y desangrado en su engranaje por toda clase de adversidades. A la reciente espantada de Bo McCalebb, se sumó la tempranera lesión de Jarvis Varnado que hizo más latente el desequilibrio de fuerzas y allanó todavía más el camino alavés hacia un plácido triunfo en tierras mañas.

El ganador de un anillo con los Heat se lastimó su tobillo izquierdo tras un mal apoyo en el minuto 6 y el anfitrión quedó herido de muerte ante la fortaleza de un visitante que apenas se desconectó del choque durante unos minutos en el tercer cuarto. Capitaneado por un rejuvenecido Huertas, dispuesto a subirse al tren azulgrana en el tramo decisivo de la temporada y auténtico gobernador de un partido sin historia, el Baskonia se convirtió en una apisonadora incandescente que se llevó por delante a un Tecnyconta escaso en cuanto a dureza, músculo o atleticismo. Maniatada su estrella Neal por los grilletes alaveses, el anfitrión vivió una tortura de principio a fin en medio del silencio sepulcral de su pabellón.

Con la solvencia, entereza y poderío inherentes a un cualificado aspirante, el conjunto vitoriano ni siquiera precisó meter una sexta marcha y se permitió el lujo de dosificar a sus primeros espada durante muchos minutos con vista a las ásperas refriegas que aguardan a la vuelta de la esquina. Dominador de cabo a rabo, el Baskonia se dio un atracón incontestable. Emergió la tarde soñada para alimentar la autoestima de un grupo cuya ambición y colmillo afilado quedaron patentes desde el salto inicial ante un rival que no le exigió nada y únicamente soñó de forma efímera con la remontada en los albores del tercer cuarto.

huertas, amo y señorCasi todos los estiletes de Pedro Martínez no desaprovecharon la ocasión de dejar su sello en ataque. Las primeras puñaladas contra la autoestima de un histórico de la ACB procedieron de los rebotes ofensivos de Poirier, cuya imponente figura también se dejó sentir bajo los aros a la hora de intimidar a sus pares. Voigtmann, reciclado al cuatro, agrandó la herida local con sus tiros abiertos, Beaubois y Janning también pasearon su mortífera muñeca y Shengelia despertó del letargo a partir del segundo cuarto tras permanecer inédito durante los 16 primeros minutos. La segunda unidad volvió a responder con unos omnipresentes Garino e Ilimane.

Un aplastante dominio en el juego y el marcador endulzado por la dictadura de Huertas en la dirección. El criterio y la chispa del brasileño contrastaron con el ritmo monótono de un errático Granger, bajo mínimos ayer en un Príncipe Felipe resignado ante la inferioridad de los suyos. Vildoza, la tercera pata de la dirección, quedó tan solo para los minutos de la basura. También Malmanis, invisible hasta el epílogo, parece perder su poco crédito como recambio de Shengelia.

Pedro Martínez encomendó de inicio a Janning la defensa del pistolero Neal, inédito ante el notable despliegue físico del estadounidense y más tarde Garino. Como banco de pruebas para el futuro, el técnico catalán reincidió en la apuesta por dos hombres altos cuando debió oxigenar a Shengelia y la zona 1-3-1. Privado de la mejor versión de su desatascador ofensivo, cuyo desquiciamiento se tradujo incluso en una técnica por parte de los árbitros, el Tecnyconta no encontró vías de agua en la rocosa defensa azulgrana.

Tras el descanso, el Baskonia se durmió en los laureles y fue por momentos un grupo menos reconocible con errores clamorosos en bandejas debajo del aro. Su relajación dio vida (47-54) a un Tecnyconta que, pese a sufrir la madrugadora cuarta falta de De Jong le endosó un parcial de 17-5. El obligado ingreso de Huertas devolvió la cordura a un cuadro vitoriano que se disparó en el marcador con una simple activación de su timonel estrella en tierras mañas. Perdido el esplendor físico, el paulista conserva al menos un cerebro privilegiado para conducir ciertos monólogos en jornadas descafeinadas. El Baskonia no cede terreno en la búsqueda del segundo lugar.

la figura

Ni su físico ni sus piernas son las de antaño, pero no ha perdido su cerebro privilegiado. Alimentó magistralmente a sus compañeros y redondeó una semana redentora a todos los niveles.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus