Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Crónicas desde el asfalto

Frutos secos

Por Txusmi Sáez - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Galería Noticia

Avanzaba por la calle Francia con soltura y determinación, ya que el tráfico era un tanto agobiante y unas obras de canalización tan procelosas como una ballena varada, tan profundas como una estación de metro y tan descomunales como un trasatlántico, habían logrado que el reloj jugara a mi contra a lo largo de toda la jornada. De pronto sentí algo en el cogote. Me toqué y descubrí con absoluto asombro que alguien me había arrojado, sin contemplaciones, unas cáscaras de cacahuete por el cuello de la camisa. Eché un vistazo por el retrovisor interior, pero solo vi a una chica que leía un libro electrónico sin demasiado interés y a un señor mayor que miraba por la ventanilla como quien mira las vacas al tren. Un tanto desconcertado continué mi recorrido y al enfilar la calle La Paz otras cáscaras de maní cayeron esta vez en el salpicadero del autobús. Observé rápido por el espejo bastante enfurecido, pero los viajeros más próximos seguían en idénticas poses. A lo lejos había un chico joven que se levantaba para acercarse a la puerta de salida ante la proximidad de la parada de Dendaraba. Le reté desafiante con la vista pero él me ignoró. Llegando al estacionamiento principal y deteniéndome junto a la marquesina, volaron sobre mi cabeza nuevos restos de cacahuetes. Me levanté furioso de mi asiento y comencé a despotricar contra todo el mundo por su comportamiento incívico, pero ya no quedaba nadie en el vehículo, todos habían descendido.

De pronto, subieron al autobús varios hombres por las puertas traseras y por delante una patrulla uniformada de la Policía Local.

-¡Rápido! -me ordenó uno de los agentes armado con una red-, hay que cerrar las puertas no vaya a ser que se nos escape…

-¿Qué no se escape? ¿Quién se nos va a escapar? -Pregunté anonadado mientras pulsaba los botones del cierre neumático-.

-El mono -me explicó un hombre bajito vestido con un buzo marrón señalando algo colgado detrás de la cabina de conducción-. Es Chito, el chimpancé amaestrado del Circo Mundial que se ha fugado esta mañana de la jaula y se ve que ha subido al bus para conocer mundo.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando vi al ejemplar, que estaba comiendo cacahuetes y escupiéndolos en todas las direcciones. Con habilidad, los empleados del circo lo capturaron en un periquete y se lo llevaron. Yo quedé abajo con los policías:

-Pensé por un momento que veía alucinaciones -les dije aún alterado-.

-No se apure. A mí una vez mi psiquiatra me dijo que estaba loco -me respondió uno de ellos-.

-¿Y no pediste una segunda opinión? -le preguntó su compañera-.

-Por supuesto. Entonces me dijo que también era feo…

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus