Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Airotiv

Poscensura

Por Iñaki. Larrimbe - Viernes, 2 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Galería Noticia

La semana pasada, vivimos en nuestro país un día negro para la cultura. En 24 horas sufrimos tres graves casos de censura: un cantante de rap, un libro y un trabajo artístico fueron desproporcionalmente agredidos por ampararse en el derecho fundamental de libre expresión recogido en el artículo 20 de nuestra Constitución. Así, el rapero Valtonyc irá a la cárcel por los delitos de injurias al rey y enaltecimiento del terrorismo. Tres años y medio de prisión. Para el Tribunal Supremo los contenidos de sus canciones “no quedan amparados por la libertad de expresión o difusión de opiniones”. Por otra parte una juez acordaba el secuestro del libro Fariña. Una obra en el que el periodista Nacho Carretero hablaba de la historia del narcotráfico gallego y en el que mentaba a un ex alcalde del municipio El Grove, que aparecía citado en dos líneas de la decomisada publicación por sospechados lazos con el tema en cuestión. Finalmente una obra que iba a ser expuesta en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO, fue retirada por la propia organización. La pieza autocensurada, Presos políticos en la España contemporánea del artista Santiago Sierra, consistía en una serie de 24 retratos pixelados acompañados por textos y en el que, entre otros personajes, aparecían tres personas que están en prisión preventiva acusados de rebelión y sedición como consecuencia de su participación en el procés. Solo los diarios Abc y La Razón defendían la retirada por causas políticas de la obra.

La semana pasada un artículo de The New York Times criticaba duramente el menoscabo de libertades en España, “un país donde los riesgos de la libre expresión han aumentado silenciosamente en los últimos años”, sentenciaba dicho texto. Pues la aplicación de delitos de terrorismo a casos como el de los titiriteros o el del cantante César Strawberry todavía son recordados dentro y fuera de nuestras fronteras. Se patentiza que las agresiones a la libertad se están multiplicando y este fenómeno sólo tiene un nombre: regresión democrática. Este país no avanza en libertades, retrocede. La pelota, obviamente, está en manos de nuestra gobernanza. Pero, una vez más, no podemos hacer responsables de todo lo que sucede a unos determinados poderes públicos que están ahí porque una mayoría ha depositado en ellos su confianza. La ciudadanía tiene también su responsabilidad. Pues el problema de una colectividad amordazada no sólo estriba en su falta de libertad, sino que aquella no se dé cuenta de este importante déficit. Incluso que lo defienda. Ya hemos hablado en otras ocasiones de la censura horizontal o poscensura. De una censura que no necesita de leyes ni gobierno que la ejerza pues la construimos entre todos, sobre todo en las redes sociales. Consideramos que la libertad de expresión de nuestros semejantes es relativa. Y así, cualquiera puede sufrir un “linchamiento digital” por transmitir un comentario desafortunado o una simple crítica social o política.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus