Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
gran bretaña

La UE apoya los acuerdos de paz y pide una Irlanda sin fronteras tras el ‘Brexit’

Theresa May responde que “ningún primer ministro del Reino Unido podría alguna vez estar de acuerdo con eso”

Jueves, 1 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:04h

El jefe negociador de la UE para la salida británica, Michel Barnier, muestra el documento que detalla la posición de Bruselas.

El jefe negociador de la UE para la salida británica, Michel Barnier, muestra el documento que detalla la posición de Bruselas. (efe)

Galería Noticia

El jefe negociador de la UE para la salida británica, Michel Barnier, muestra el documento que detalla la posición de Bruselas.

Bruselas/Londres- La Unión Europea (UE) se decantó ayer por mantener a la República de Irlanda y a Irlanda del Norte en el mercado interior y la unión aduanera tras la salida británica del club comunitario, con el objetivo de preservar la cooperación entre ambas áreas y el acuerdo de paz de Viernes Santo. “Se crea un área regulatoria común que incluye a la Unión Europea y al Reino Unido en lo referente a Irlanda del Norte. El área regulatoria común debe constituir un espacio sin fronteras internas donde el libre movimiento de bienes se garantice y la cooperación entre el norte y el sur se proteja”, dice un documento publicado ayer por la Comisión Europea (CE).

El texto, un borrador del acuerdo de retirada del Reino Unido de la UE, traduce en términos jurídicos los compromisos alcanzados entre las dos partes en diciembre pasado sobre los derechos de los ciudadanos, el acuerdo financiero y la frontera irlandesa. El negociador comunitario para el Brexit, Michel Barnier, explicó durante una rueda de prensa que mantener a Belfast y Dublín en el mercado interior y la unión aduanera protege “ahora o en el futuro” la cooperación entre el norte y el sur, la economía irlandesa y el acuerdo de paz de Viernes Santo del 10 de abril de 1998.

En el documento con los compromisos que permitieron pasar a la segunda etapa de las conversaciones del Brexit en diciembre, que ha servido de base al texto publicado ayer, Bruselas planteaba tres opciones para resolver la cuestión irlandesa. Sin embargo, la primera de ellas, que proponía abordar la problemática en el acuerdo sobre la futura relación, no se puede materializar en el momento de la salida y, en el caso de la segunda, en la que Londres se comprometía a realizar propuestas concretas, la Unión Europea no las ha recibido aún.

Por tanto, Barnier instó a incluir la coherencia reglamentaria entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte en el acuerdo de retirada, si bien se mostró dispuesto a debatir las tres opciones “en paralelo”.

“Es la única forma de garantizar que nuestros compromisos conjuntos se mantendrán en todas las circunstancias”, declaró, no obstante, sobre la tercera alternativa, para a continuación subrayar que si se pretenden evitar los controles fronterizos se necesita una “alineación completa” con la legislación comunitaria en las normas sobre bienes y salud veterinaria y de los vegetales y plantas.

Así, reiteró que “no es posible” contar con dos sistemas diferentes de gestión de la salud animal y la protección contra las enfermedades en un espacio geográfico “coherente”, y resaltó que la apuesta de la UE para la isla irlandesa no busca “provocar” a nadie.

El ‘no’ rotundo de MayNo obstante, la primera ministra británica, Theresa May, no lo entendió así. En una intervención ante el Parlamento, May aseguró que no aceptará el borrador del acuerdo del Brexit porque “amenaza la integridad constitucional del Reino Unido”.

En la sesión semanal de preguntas a la primera ministra en la Cámara de los Comunes, May se mostró en desacuerdo con el borrador porque propone “una área común regulatoria” entre el territorio irlandés bajo dominio británico y la Unión Europea (UE). “Ningún primer ministro del Reino Unido podría alguna vez estar de acuerdo con eso”, añadió la premier conservadora, en referencia a la posibilidad de que la frontera comercial quedara delineada en el mar de Irlanda, que separa Irlanda del Norte de Gran Bretaña.

La frontera entre el territorio irlandés bajo soberanía británica y la República de Irlanda es uno de los asuntos más difíciles de resolver en las negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea porque un retorno a las barreras fronterizas podría poner en peligro el proceso de paz norirlandés.

El Gobierno de May ha dejado claro que quiere que la frontera entre las dos Irlandas siga siendo invisible mientras que los partidos unionistas probritánicos se niegan a que, para mantener una unión aduanera entre ambos territorios, la frontera comercial quede fijada en el mar de Irlanda.

Esa última posibilidad es totalmente inaceptable para el Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, del que May depende para gobernar tras haber perdido la mayoría absoluta en las elecciones generales del año pasado. “El borrador de texto legal que la Comisión ha publicado podría, si es implementado, perjudicar el mercado común del Reino Unido y amenazar la integridad constitucional del Reino Unido al crear una frontera aduanera y regulatoria en el mar de Irlanda y ningún primer ministro del Reino Unido podría alguna vez estar de acuerdo con eso”, puntualizó la jefa del Gobierno. “Dejaré esto bien claro al presidente (de la Comisión Europea, Jean-Claude) Juncker y a otros”, añadió.

El borrador comunitario divulgado ayer en Bruselas por el negociador de la Unión, Michel Barnier, señala que si no se encuentra una solución diplomática o técnica para mantener la frontera invisible, “el territorio de Irlanda del Norte, excluida las aguas del Reino Unido, será considerado parte del territorio aduanero de la Unión Europea”.

Según revelaron ayer los medios locales, el euroescéptico ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, ha sugerido la posibilidad de reintroducir una frontera entre las dos Irlandas tras el Brexit.

En un documento enviado a la primera ministra y filtrado ayer, Johnson señaló que el Gobierno del Reino Unido debería concentrarse en evitar que la frontera sea “significativamente” menos visible, dando a entender que habría otra vez controles fronterizos entre ambos territorios.

Además de las cuestiones que permitieron pasar a la segunda fase de las conversaciones, el borrador del acuerdo de retirada hace referencia al periodo transitorio posterior al Brexit, que se prolongaría entre la salida efectiva en marzo de 2019 y diciembre de 2020. A ese respecto, Barnier ya advirtió este martes de que la transición debe tener una duración determinada y que en la actualidad “no se puede dar por hecha” por las “divergencias importantes” entre las dos partes sobre sus condiciones. - Efe

En caso de ‘Brexit’ duro

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus