Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Crecimiento del jugador

Pina, galones de mariscal

Tras arrancar el curso a un bajo nivel, su mejoría ha sido clara en los últimos partidos

Borja Mallo Alex Larretxi - Viernes, 16 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Tomás Pina se ha convertido en uno de los baluartes del Alavés de Abelardo.

Tomás Pina se ha convertido en uno de los baluartes del Alavés de Abelardo.

Galería Noticia

Tomás Pina se ha convertido en uno de los baluartes del Alavés de Abelardo.

Vitoria- Dentro de la política de contrataciones del Deportivo Alavés en la que el foco se fija, principalmente, en jugadores aún jóvenes, con hambre de fútbol y que puedan seguir creciendo en el futuro, la llegada de Tomás Pina a Mendizorroza el pasado verano rompió con esa tendencia claramente marcada por la dirección deportiva albiazul. Un veterano, a punto de cumplir treinta años -los tiene desde el pasado 14 de octubre-, con una amplia experiencia en Primera División y que venía de pasar una temporada prácticamente en blanco en Bélgica. Aunque se tratase de una cesión, un perfil que distaba considerablemente del resto de incorporaciones, en las que primaba la juventud y la sensación de que eran jugadores que tienen todavía un importante camino que recorrer en el mundo del balompié. La única comparativa posible en esta etapa de dos campañas de Sergio Fernández al frente de la parcela deportiva podría ser la de Alexis, otro hombre curtido ya en mil batallas y que se salió en su momento de la política general de fichajes.

Con estas excepciones que rompen la regla, desde el club se buscaba la consistencia de la experiencia. Futbolistas que ya tienen un historial contrastado a sus espaldas y que están en disposición de ofrecer un rendimiento inmediato. Así sucedió la pasada temporada con el central malagueño, que fue pieza indispensable para Mauricio Pellegrino en la primera parte del curso y que lo sigue siendo en la actualidad, pues es el futbolista de campo con más minutos este curso. Mucho más tiempo le costó asentarse al centrocampista de Ciudad Real, pero una vez que se ha metido en ritmo de competición se ha erigido como una de las piezas fundamentales en la mejoría del colectivo e indiscutible en el centro del campo cuando hace unos meses se cuestionaba su valía.

Gran parte del alavesismo se preguntaba en el arranque del curso dónde se había perdido la versión de Pina que se había visto durante sus etapas en Mallorca y Villarreal. Un futbolista de mucho sacrificio, con una gran capacidad física para recorrer kilómetros, efectivo en el corte y recuperación y con una salida de balón precisa. Un pivote de contención no exento de calidad en el primer toque y de mucho recorrido sobre el césped. Un estilo que le llevó a ser importante en Primera División y que condujo al Brujas a hacer una importante apuesta -3,5 millones de euros de traspaso y un salario muy elevado, además de la opción de disputar la Liga de Campeones por primera vez en su carrera- para hacerse con sus servicios.

Precisamente, en la competición europea fue la única en la que pudo sentirse importante. Cinco partidos en la Champions League, seis en la liga belga y el título de la Supercopa de dicho país fueron todo su bagaje. Cuando llegó el mercado invernal de 2017, ya tenía claro que no tenía sitio en su equipo y jugó sus bazas para regresar a España. Curiosamente, o no tanto, el club que más interés mostró entonces fue el Sporting de Gijón de Abelardo.

No cuajó entonces ninguna operación por el elevado salario del mediocentro, pero el pasado verano su continuidad en el Brujas era ya del todo insostenible. Incluso, contó con el permiso del propio club para no sumarse a la pretemporada mientras negociaba su futuro. Ahí, entre la competencia existente entre varios clubes de Primera División, apareció el Alavés con la propuesta económica más poderosa para hacerse con su cesión para la presente temporada.

Un arranque desastroso A pesar de incorporarse al equipo en la primera quincena de junio, Pina notó mucho su retraso en la preparación en el primer tramo del curso. Llevaba sin jugar un partido oficial desde diciembre de 2016 y el trabajo individualizado que estaba haciendo antes de su llegada a Vitoria estaba muy lejos del que llevaban acumulado sus nuevos compañeros con un mes de pretemporada a sus espaldas. Un estado físico inapropiado que le pasó factura en un arranque de curso en el que Luis Zubeldía le dio galones en el centro del campo a pesar de no estar preparado para asumir esa responsabilidad.

El centrocampista de Ciudad Real fue un desastre en esos primeros partidos. Incapaz de ejercer esa sensación de dominio en la zona ancha en base a su poderío físico, tampoco con el balón estuvo acertado. Un cóctel explosivo que propició un socavón enorme en tan importante sección del campo. Javi Cabello no tuvo dudas a la hora de dejarle en el banquillo, tendencia que continuó también en los tres primeros partidos de Gianni De Biasi. Con el cambio de sistema del italiano y su apuesta por tres mediocentros, Pina recuperó una titularidad que ya no ha abandonado de la mano de Abelardo, convirtiéndose en pieza indispensable en sus planes.

Físico y talento El técnico asturiano ya quiso a Pina la pasada campaña para su Sporting y desde el primer minuto tuvo claro que era necesario recuperar la mejor versión de este futbolista. Desde su llegada, el único descanso del que ha disfrutado fue en la eliminatoria copera ante el Formentera, además del partido que no pudo jugar en Barcelona por sanción. Y cada vez con un nivel de exigencia físico mayor, además, ya que si al principio le costaba llegar al final de los partidos fresco y era uno de los cambios habituales, ahora se mantiene como elemento inalterable y, con la excepción de su sanción en la visita al Camp Nou, ha completado los seis últimos encuentros.

Esa mejoría en el plano físico es una cuestión fundamental para entender el reciente crecimiento de un futbolista que en las últimas jornadas ha recobrado el nivel que se recordaba para convertirse en el líder indiscutible del centro del campo. Sobre su figura se ha asentado la solvencia de un equipo que tiene en su mediocentro a ese ancla que le aporta seguridad. Recorre kilómetros, presiona, aporta salida de balón y también brilla en el plano táctico. El Pina de siempre y que tanto ha tardado en aparecer en Vitoria, donde ya luce de nuevo galones de mariscal de campo.

Futuro

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus