Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Crónicas desde el asfalto

Nieve de ayer

Por Txusmi Sáez - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Galería Noticia

Cuando la nieve aparece y el frío se asoma como un curioso vecino en bata al acecho de los movimientos de sus congéneres en el rellano de la escalera, la ciudad tiembla y no sólo por las bajas temperaturas sino por el caos que se forma en las calles cuando peatones, ciclistas, automóviles, furgonetas y autobuses comparten manto blanco.

Desde mi cabina de conducción observo como madres y padres, acompañados por niños que se deleitan lanzándose bolas de nieve ante la desesperación de sus progenitores, resbalan con cierta gracia dando aparatosos traspiés y manteniendo el equilibrio de manera sorprendente. En la acera de enfrente, un minusválido en silla de ruedas derrapa con estilo admirable deteniéndose ante la puerta del tranvía en una cabriola de máxima puntuación en dificultad y ejecución. Mientras me detengo en la parada señalizada de la calle Duque de Wellington, un coche me adelanta veloz y enfurecido mirándome mal al haberse tenido que cambiar de carril (como si yo fuera el que pone las paradas en su sitio para fastidiar). Al llegar a la rotonda de Lakua, el automóvil un tanto acelerado en su cometido, se deja seducir por las fuerzas de la gravitación universal, de la aceleración, del rozamiento y de la estupidez humana, decidiendo ignorar a su conductor y continuar la marcha dando giros artísticos sobre sí mismo atravesando los tres carriles curvos en una sinfonía de contorsionismo en la que afortunadamente nadie resulta herido, excepto tal vez en el orgullo.

Mientras el gusano verde sobre raíles avanza presto dirección al centro de la ciudad, yo me desvío hacia el poblado barrio de Sansomendi abriéndome paso ante la abundante capa de nieve que cubre la calzada en toda su longitud.

Un viajero que va de pie agarrado a la barra como un trapecista cualquiera, se sorprende de nuestra habilidad circulando por suelos difíciles.

-Es un poco la costumbre y la experiencia -le respondo con cierta condescendencia-. Además, yendo con prudencia, el peso del vehículo ayuda a mantener la trayectoria con bastante soltura. Muchas veces son el resto de los usuarios de la vía los que nos dificultan el trabajo, pero bueno -continué-, es lo que nos toca en estas jornadas invernales.

-Que cosas -replicó el usuario-. Yo, en cambio, siempre he sido un desastre conduciendo. Se me da francamente mal. Soy tan malo al volante como relacionándome con las féminas.

-Caramba, ¿y eso?

-Pues no le diré más. Con las mujeres siempre he sido un desastre desde niño. Cuando nos juntábamos en el patio los chicos y las chicas y jugábamos a los médicos, a mi siempre me hacían conducir la ambulancia…

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus