Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
Josu López Ubierna diputado foral de infraestructuras viarias y movilidad

“Hacer infraestructuras siempre supone modificar lo que tenemos, por eso hay que conseguir que la afección al territorio sea la menor posible”

Con las grandes actuaciones de la legislatura encauzadas, López Ubierna adelanta qué obras se realizarán en las carreteras de Álava durante los próximos años.

David Ortega José Ramón Gómez - Domingo, 28 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Josu López Ubierna, diputado foral de infraestructuras viarias y movilidad.

Josu López Ubierna, diputado foral de infraestructuras viarias y movilidad.

Galería Noticia

Josu López Ubierna, diputado foral de infraestructuras viarias y movilidad.

Van a encarar la recta final de la legislatura habiendo encauzado la reforma de tres puntos históricos puntos negros de las carreteras alavesas. ¿Satisfecho?

-Era el compromiso que teníamos, recuperar la inversión púbica en carreteras para reducir la peligrosidad de los tramos donde en los últimos años hemos tenido accidentes. En la N-124 las obras están avanzadas y para 2019 estarán finalizadas en su totalidad. En la N-240 hemos iniciado el proceso de licitación y se adjudicará este primer trimestre para empezar las obras en primavera-verano, y en la A-625 hicimos un estudio muy concienzudo, con una reducción muy significativa de ocupación de terreno, que era una de las preocupaciones del Ayuntamiento de Amurrio, antes de pasar a licitarlo. Son tres proyectos que por falta de disponibilidad presupuestaria y de acuerdo político no se habían puesto en marcha. Ahora uno se está haciendo, el otro está a punto de adjudicarse y el de Saratxo está reflejado en el Presupuesto para licitarlo a finales de 2018 y que en 2019 las obras sean una realidad.

Se encuentran elaborando el nuevo Plan Integral de Carreteras de Álava (PICA), que fijará las obras que se llevarán a cabo los próximos años en las carreteras alavesas. ¿Cuándo esperan aprobarlo?

-Actualmente estamos haciendo una tarea de planificación muy importante porque nuestra intención es aprobarlo en la primera mitad de este año, para fijar cuáles son las obras prioritarias, su coste y cómo se van a poder llevar a cabo los próximos doce años.

¿Qué actuaciones importantes se van a realizar en las carreteras de Álava durante los próximos años?

-En 2019 el proyecto más importante será el de Saratxo. A partir de ahí, vamos a incorporar al PICA un proyecto para dar solución a las retenciones que se producen en el enlace de Armiñón y la conexión de la N-622 con la N-1, donde se producen muchas retenciones en periodos estivales, e incluso cuando no lo son, porque en el acceso a Armiñón viniendo desde Vitoria hacia Burgos de pronto tenemos tres carriles y para incorporarse a la autopista sólo uno que luego se amplía a dos. Estamos estudiando cómo podemos mejorar la capacidad de la vía para que no se produzcan tantas retenciones. También es una cuestión de seguridad vial, porque mucha gente quiere cambiar de carril pero no hay espacio para hacerlo. Lo mismo en otra zona tradicional de retenciones y riesgos, como es la conexión entre la N-1 y la N-622.

¿Algún otro proyecto destacable?

-Estamos trabajando en el proyecto de la mejora de la carretera de Lantarón, vamos a contratar el proyecto informativo del puerto de La Tejera, vamos a hacer una obra que en la zona de Montaña Alavesa es una reivindicación histórica como es el proyecto de Los Pozilones, donde vamos a hacer un desglosado para solventar los problemas de Leorza, un núcleo cercano a Maeztu. También tenemos intención de en 2019, si hay disponibilidad, poner en marcha el proyecto de la conexión entre el Valle de Arana y la A-132, en la zona de Campezo. También en la 124, en el cruce de Leza, realizaremos la conexión con Oion a través del polígono industrial de Casablanca. Son proyectos en los que vamos a trabajar para llevarlos a cabo.

La variante de Saratxo quedó en el aire hace unos años por la falta de consenso social y político. ¿El proyecto es definitivo, ahora que se ha logrado un mayor consenso?

-El proyecto es el definitivo. Es el que se va a licitar y adjudicar. ¿Estamos satisfechos? Sí. Cuando el consenso es mayoritario hay que sentirse satisfecho, aunque seguiremos trabajando con las peticiones que aún quedan pendientes. Había una deuda histórica de la Diputación con Ayala, donde no entendían que no existiera una conexión segura entre Amurrio y Orduña. La próxima semana me reuniré tanto con las juntas administrativas para explicarles al detalle cómo les afecta el proyecto modificado.

¿Cuando finalicen las obras en las tres zonas que acaparan mayor número de accidentes se podrá decir que Álava ya no tiene puntos negros en sus carreteras?

-Sigue habiendo zonas donde desgraciadamente hay accidentes. Que un vehículo vaya en dirección contraria no depende del modelo de carreteras que tengamos, o que un operario esté trabajando y se lo lleve un vehículo no depende tampoco de la carretera. La mayoría de los accidentes en Álava se producen en la AP-68, que es una autopista, y la N-1. Carreteras que desde el punto de vista del diseño, el trazado y la seguridad son impecables.

Los vecinos de Azazeta reclaman una solución para el peligroso paso de vehículos por el pueblo. ¿Cómo van a solucionarlo?

-Hemos planteado tres cuestiones. La primera, inmediata, solicitar un radar fijo al Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco. Tenemos en Álava un radar en la subida de los Castejones, en Rioja Alavesa, que no cumple su función, así que pediremos que cambien ese radar de sitio y lo pongan en Azazeta. No supone un incremento de radares en Álava sino que se traslada uno de un sitio en el que no sirve para nada, porque está en una cuesta arriba. Por otro lado, redactaremos el proyecto de urbanización de la travesía para poder construir aceras y poder poner así un paso de peatones en condiciones. La tercera, a largo plazo, es la variante. En el PICA que estamos redactando no está incluida la variante, por lo que hemos pedido que cuando se publique el PICA presenten alegaciones para que se incluya. Además, mejoraremos la parada del autobús.

¿Esperan solucionar del todo los problemas de seguridad en la zona?

-En Azazeta tenemos también un problema de calmado de tráfico. El número de personas que pasa de un lado a otro de la carretera es limitado, al ser pocos vecinos, y hay un semáforo que se pone en rojo cuando vas a más velocidad de la permitida, pero la gente no lo respeta. Por eso pedimos poner el radar punitivo. Luego está el problema de que, como sucede en otras travesías, la inmensa mayoría de los que no respetan la velocidad son los conductores habituales que pasan por Azazeta. Cuando vas por una carretera por primera vez y ves la señalización, la respetas. Los que habitualmente no respetan los límites de velocidad son los conductores habituales que pasan por la zona, y además pueden acabar atropellando a alguien de la familia o a un conocido.

Su departamento es uno de los cuatro que trabaja en las alegaciones para el trazado del Tren de Alta Velocidad (TAV) por la zona de Valles Alaveses.

-Sobre este trazado del TAV hay que decir primero una cosa muy clara. Para este departamento y para este gobierno foral la conexión del tren de alta velocidad es prioritaria. Es incomprensible que el PP haya castigado a Álava sin una conexión fundamental como es unir Madrid con Irun. Nos hemos quedado a la cola en el desarrollo de la alta velocidad siendo la conexión lógica y principal, porque es la forma de conectar con Europa. Es imperdonable que el TAV no esté conectado ya entre Burgos y Vitoria, y Vitoria con la Y vasca. Hay que superar ese retraso acumulado porque si no nos quedamos fuera de la nueva planificación ferroviaria.

¿En qué sentido irán las alegaciones para el trazado Burgos-Vitoria?

-En nuestro caso, por donde pase el trazado tiene que ser compatible con las carreteras, drenajes y puentes. El estudio ya está presentado y lo que tenemos que hacer los cuatro departamentos es que con las alegaciones se consiga minimizar las afecciones desde el punto de vista agrícola, medioambiental, al patrimonio y a nuestras infraestructuras.

¿Entiende la preocupación de los pueblos de Valles Alaveses por la afección que sufrirán por el TAV?

-Entiendo la preocupación que genera una infraestructura como ésta, pero hay que comprender que en el departamento que gestiono, a la hora de realizar las infraestructuras, tenemos que conseguir que respondan a las necesidades que tenemos, y en este caso la alta velocidad supone una oportunidad. Hacer infraestructuras siempre supone modificar lo que tenemos, obviamente, y por eso tenemos que conseguir que la afección al territorio sea la menor posible. En realidad para este departamento ésta es una cuestión sencilla, aunque parezca compleja. Hacer una carretera como la 124 supone afección medioambiental y hay vecinos afectados. Lo mismo pasa con Legutio, con Saratxo... Pero no tiene ningún sentido que perdamos la oportunidad del tren de alta velocidad.

¿Y con el TAV Miranda-Logroño, que podría pasar por plena Rioja Alavesa?

-La posición que ha expresado el PSE, el gobierno foral y las Juntas Generales es clara y diáfana. Incluso en las Juntas hubo dos partidos que esta semana votaron a favor, aunque no firmaron, como son EH Bildu y el PP. Este proyecto tiene una afección muy importante en Rioja Alavesa, donde existe un proyecto de patrimonio del paisaje. Y la producción vitivinícola está unida a esa cultura y ese paisaje. Tenemos que defender como Álava ese objetivo colectivo de patrimonio histórico y de paisaje para que no se vea afectado por uno de los trazados del TAV, porque hay otros trazados con menor afectación tanto a la producción vitivinícola como al proyecto de paisaje de Rioja Alavesa. La posición institucional está fijada y es clara.

Pero esa diferencia al valorar uno y otro trazado es precisamente lo que hace sentir un agravio comparativo a los vecinos de Valles Alaveses

-No es lo mismo tener diferentes alternativas a estudiar, como es el caso de Rioja Alavesa, a que el trazado ya esté fijado. ¿Qué es lo prioritario? El tren de alta velocidad. Porque, ¿si no nos conectamos qué hacemos con la Y vasca? ¿Un tren chuchú? Tiene que haber una conexión entre Miranda de Ebro y Vitoria, y por algún sitio tiene que pasar. No hay discriminación. En Rioja Alavesa hay alternativas y la que pasa por la zona no es necesaria. En el otro caso el trazado es que desde el punto de vista técnico se considera el mejor, y ahora hay que preparar las alegaciones para que la afección sea la menor posible. De todas formas, esos pueblos van a tener todo el apoyo de la Diputación, y las alegaciones se pueden compartir con los pueblos y cuadrillas afectadas. De hecho me consta que nos hemos puesto en contacto con ellos para trabajar en las alegaciones, porque siempre tendrán más recorrido presentadas por la Diputación que si se presentan por parte de un ayuntamiento o una junta administrativa.

¿Qué novedades van a poner en marcha en el transporte rural?

- Este año vamos a licitar la conexión Durango-Vitoria-Miranda, y estamos diseñando un tipo de transporte comarcal que acerque a los vecinos a las cabeceras de sus comarcas. En febrero presentaremos el diseño que tenemos a las cuadrillas y a los taxistas rurales. La ida es complementar la red foral y que haya movilidad dentro de las comarcas. Sólo quedaría por licitar la línea Bilbao-Pamplona. De todos modos, por los datos que tenemos en 2017 hemos conseguido superar la barrera de los 800.000 viajeros, lo que significa que el transporte público foral está respondiendo a las expectativas que tiene los ciudadanos.

¿En qué punto se encuentra la demanda judicial contra Bizkaia para lograr la gestión de la línea de bus Vitoria-Bilbao?

-Está en los tribunales pendiente de resolución judicial. Hemos dado el paso político de reivindicar la línea y lo hemos llevado a los tribunales, además de diseñar cuáles serían los mejores trazados, trayectos y prestaciones para que haya también una conexión directa entre el aeropuerto de Loiu y Vitoria y otra entre Bilbao y el aeropuerto de Foronda.

¿Saben ya cuáles serán las condiciones para poder acceder a la tarifa plana de la AP-1 y las bonificaciones de la AP-68, que forman parte del acuerdo presupuestario con el PP?

-Cuando presentamos los Presupuestos ya teníamos esto en proyecto y ahora estamos estudiando cómo implementarlo, para que no sean gravosos para otras políticas del departamento y ver qué conviene más tanto a la Diputación como a los usuarios habituales de las dos vías.

¿Descarta implantar peajes para camiones en las vías alavesas?

-En esta legislatura no se va a poner ningún tipo de peaje en ninguna de las vías de alta capacidad de Álava. No tenemos colapsos en nuestras carreteras y tenemos un atractivo logístico que se puede ver afectado. En todo caso, cuando exista un trasvase de mercancías de carreteras al ferrocarril sí tendrían sentido ese tipo de medidas, pero tiene que darse una intermodalidad.

las claves

“Por Rioja Alavesa, el proyecto tiene una afección muy importante al paisaje y la producción vitivinícola”

“Presentaremos un estudio para dar solución a las retenciones en Armiñón y en la N-622 con la N-1”

“Estamos satisfechos con el amplio consenso que hemos logrado con los planes para la variante de Saratxo”

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus