Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Ahora más que nunca, vigilantes hasta el desmantelamiento total de Garoña

Por Javier López de Robles - Viernes, 14 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:15h

Tras décadas de trabajo y denuncia contra la energía nuclear, el presidente de Iberdrola anuncia su voluntad de no reactivar Garoña y, aún más, insinúa la retirada de la producción nuclear por deficitaria ante las tasas fiscales establecidas.

Una vez más, observamos el juego mediático. Si el drama del sr. Sánchez Galán es la rentabilidad, su anuncio de intenciones no nos tranquiliza. Como suponíamos, tras él, se abre la puerta a revertir estas lágrimas de cocodrilo con una simple decisión del Gobierno español que alivie la carga impositiva a la producción nuclear, establezca alguna medida que lo compense, o cambie el modelo de negocio por un cementerio nuclear. Vista la estrecha relación entre consejos de administración de las grandes eléctricas ex altos cargos de gobiernos anteriores no resulta descabellado.

Cualquier persona con dos dedos de frente es consciente del riesgo que supone la autorización para la reapertura de Garoña. En su rechazo hemos coincidido organizaciones ecologistas, políticas, sindicales, sociales, vecinales..., conscientes de que tal decisión podría tener trágicas consecuencias en la ciudadanía, ateniéndonos a las experiencias de su hermana gemela Fukushima y de Chernóbil.

La actuación del CSN retorciendo el procedimiento para avalar una renovación sin límite temporal soliviantó aún más los ánimos, incluso los de la Asociación de Técnicos en Seguridad Nuclear. Así se pasó la pelota de dar una autorización sine die en contra de las recomendaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) al Ministerio de Energía.

Para muchos el anuncio del pasado 31 de marzo resultó sorpresivo. No obstante, desde el año 2012 hemos vivido tanto el fin de autorización, como rumores y discursos falsos, anuncios de cierre, y cambios de criterio, unos verbales y otros de hechos, los cuales han expuesto una apariencia primera, y posteriormente la imposición de decisiones fundamentadas en términos de rentabilidad frente a seguridad de las personas.

La central de Garoña es gemela del primero y más antiguo de los cuatro reactores nucleares accidentados en Fukushima, y sigue sin reconocerse que, con más años, más obsoleta, con mayores costes de mantenimiento y reparación, es muy peligrosa. Ante un riesgo real en un reactor de la central nuclear de Doel (norte de Bélgica) se detectaron “numerosas anomalías” en las vasijas de los reactores de la marca holandesa Rotterdam Droogdok Maatschappij, la misma que los de los instalados en Garoña (Burgos) y Cofrentes (Valencia), por lo que se les reconoce un peligro real.

En marzo de 2013, mientras el Ministerio de Industria dentro de su planificación del sector eléctrico para 2015-2020 daba por seguro el reenganche de Garoña a la red sin mayores valoraciones y análisis de su seguridad, su propietaria Nuclenor (participada por Endesa e Iberdrola al 50%) decide parar temporalmente la planta con el fin de no tener que gastar dinero alguno en acometer las reformas que el CSN le exigía ni proceder a pagar los impuestos establecidos en materia nuclear.

Ahora viene el sr. Sánchez Galán y nos da este titular, eso sí, mirando su cuenta de resultados. El Gobierno le abrasa con sus impuestos, así la nuclear no les aporta beneficios, habla de producción en pérdidas. Quién cobra más de 9 millones de euros anuales buscando la pena ajena. Paradojas de la vida, que la busque quien junto con las otras grandes firmas eléctricas tiene mucho que ver en el incremento de la pobreza energética en el Estado español.

Comprobamos que en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2017 se incluye una partida de 3,4 millones de euros para un sistema de almacenamiento temporal en Garoña, según datos de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa). La estrategia que preveíamos de despiste, engaño y negocio de Sánchez Galán parece ver la luz.

El presidente de la “verde” Iberdrola, que cada vez que habla supone mayor explotación de recursos naturales, de pueblos del planeta y mayor pobreza energética para miles de familias, anuncia “pérdidas” y su eco retorna en oportunidad rentable con la ayuda del Gobierno para autorizar dicho almacén de Nuclenor, a cargo de los Presupuestos. Negocio redondo para la imagen del Gobierno, para las cuentas de Nuclenor, y para quien se conforme con un mal menor como es la planta sin funcionar.

Esta partida de Enresa no ha sido anunciada públicamente, lo que nos provoca mayor alarma ante lo que parece una crónica de almacén nuclear Garoña-2. ¿No queréis la central? Pues ahí tenéis un cementerio de residuos radiactivos muy peligrosos por los siglos de los siglos ¡Convivid con él!

Es preciso evitar la autorización de reapertura o su sustitución por un cementerio nuclear. Ahora, la autorización o cambio de uso queda en manos de los políticos. Por ello debe exigírseles el cierre de Garoña y su no conversión en cementerio nuclear, sin que puedan darse pactos, presupuestos o cesión alguna.

Desde el grupo ecologista y antinuclear Eguzki volvemos a observar que la negociación de los Presupuestos son claves pues está en manos de quienes han exigido el cierre. Ciudadanos, PSOE y PNV tienen ahora un gran compromiso político y social. Como se recoja el capitulo de Garoña en ellos, tras los pactos que alcancen, depositará en ellos buena parte de la responsabilidad en caso de avalar la imposición de la reapertura o un almacén de residuos nucleares en contra de la opinión de la ciudadanía.

Es por ello que llamamos a no bajar la guardia en la lucha por el cierre y desmantelamiento total y seguro de la central de Garoña, a denunciar la hipocresía de Iberdrola y su modelo energético. Ahora es momento de aumentar la palanca de la presión política y social como herramienta de seguridad hasta el cierre definitivo, desmantelamiento total seguro y plan de revitalización de la zona.

Desde el corazón ecologista, el esfuerzo antinuclear de tantos años en homenaje y recuerdo a nuestra Gladys, tiene que conseguir el cierre y desmantelamiento total de Garoña como deuda pendiente para con esta ecologista antinuclear. Nuestro mejor homenaje será continuar defendiendo la vida y la seguridad, así como otro modelo energético, recordando su vida y entrega, así como las causas e intereses pro nucleares que la mataron.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus