Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava
pelota final del parejas

El olfato del tiburón

Iker Irribarria y Beñat Rezusta se llevan la txapela del Parejas en una final que quedó marcada por la presión ejercida sobre Larunbe y la talentosa propuesta de Bengoetxea VI

Igor G. Vico - Lunes, 10 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:14h

La alegría desbordada de los campeones al acabar el partido.

La alegría desbordada de los campeones al acabar el partido.

Galería Noticia

La alegría desbordada de los campeones al acabar el partido.Irribarria consuela a Mikel Larunbe mientras se felicita con Beñat Rezusta, una vez que la última pelota se estrelló en el colchón.Rezusta e Irribarria alzan sus trofeos, en el frontón Bizkaia de Bilbao.Parte de la afición de Irribarria y Rezusta que se desplazó a Bilbao posan con el trofeo.Irribarria, con la txapela y el trofeo en la mano, se dirige al público.Irribarria y Bengoetxea VI, durante la final del Campeonato de Mano Parejas.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

bilbao- A Mikel Larunbe se le escapó la final del Parejas de entre los dedos como si se le hubiera roto un reloj de arena. Los cristales anunciaron tambores de guerra, la sangre se filtró y el olor atrajo a las bestias, a Iker Irribarria y Beñat Rezusta. Le llamó. Se les afilaron los dientes, el estómago empezó a pedir su ración y el aroma cedió al tiempo del tiburón, al que le dicen vil y matón por genética, pero la realidad es que su voracidad viene impresa en sus genes. Ya nació así. El regusto sedujo a los de Aspe y condujo el camino de la txapela por océanos de trabajo, poco experimento y mucho músculo, en los que un brioso Rezusta, de zurda nerviosa, aliento largo y electricidad en un armazón de atleta, asomó protagonista absoluto. El guardaespaldas de Bergara, de perfil extraño pero eficaz, capaz de mandar con una sola mano, capaz de arreglarse dieciocho jornadas de batalla sin sacar la navaja suiza, sin explotar una diestra con la que en los entrenamientos luce, fue el más hambriento de la cita. Fue el más lanzado a por la sangre en una masa de músculo, todo piel y hueso, todo furia, dispuesta a tragarse a Larunbe. Una anguila de mano arrebolada, venenosa y pegajosa cercenó el partido y sus esperanzas. Al galdakoztarra se le fue la final entre los dedos. No tuvo una buena tarde y se la amargaron aún más. Las rosas también tienen espinas.

La clepsidra amargó al vizcaíno cuando el 13-12 coronaba el frontón Bizkaia de Bilbao y dos propuestas distintas arribaban a la cita. Por un lado, los guipuzcoanos asomaban serios y en una versión conocida: ni seda ni laboratorio. Abrieron la fábrica de martillos. Bum. Bum. Bum. Oinatz era el terror conocido, el hombre del alambre, el funambulista de brío y bullicio. Bengoetxea VI es el conductor de la montaña rusa. Oinatz era el hombre a evitar. Un mal compañero de trinchera. La cuestión, pragmáticos, era incomodar su presencia y abaratar costes civiles. En definitiva, que Larunbe cayera de servicio.

La idea de sus contrincantes era otra: arte, ensayo y entretelas. Puro delirio. Vacaciones en un volcán. Artificieros en un campo de minas, Oinatz se vio talentoso y enchufado, todo chispa en movimientos y sacrificio, y Larunbe, a pesar de su carácter autocrítico, enderezó varios pelotazos de genio, pero la incertidumbre le hizo naufragar en un mar de dudas. Aun así, la fotografía era de revolución.

Y es que, en sensata rebelión, de ánimo incendiario, como las declaraciones que precedieron la tormenta, un ciclón de críticas al material, Bengoetxea se puso el mono de trabajo. El leitzarra, cerebro de artista y antebrazos de peón, trató de desatascar la final del Parejas armando de paciencia a Larunbe y marcando territorio cuando alguna pelota se le acercaba al morro. Los colorados iniciaron la cita con las ideas claras pero la pólvora mojada. Rezusta, el péndulo del reloj, el metrónomo, la brutalidad vestida de regularidad, se destapó incómodo, con las piernas de palo. El de Bergara no se puso bien a la pelota. Pero, en la batalla particular, tampoco Larunbe amaneció claro. Se le zurcieron nubarrones en la quijotera. Los buenos pelotazos, que los tuvo, se le acomplejaron por algunos errores a la hora de administrar el golpe: escapadas, fallos a la hora de encontrar la pelota… Y los de Aspe levantaron un 1-3 de salida con una tacada de tres tantos, donde se vieron cueros que andaban hasta cuatro cuadros. El de Galdakao sufrió. Las dudas le llamaron a la puerta. La tensión de una primera final pidió peaje. El duelo apuntó a colorado por sensaciones.

Aun así, Bengoetxea VI -el manista más brillante del partido- tuvo arrestos para atarse al telón. Oinatz comandó a Larunbe y le dio protagonismo, trabajando en el resto y asumiendo riesgos. Jugar siempre con el gancho es muy complicado contra un combinado superior en pegada, pleiteando en base a su pegada, descendientes de Darwin, de las reglas de la selva. La épica, aun así, le guarda un as en la manga a la canalla. La historia lo dice: hubo un James Douglas en Japón ante Tyson, todo lo largo que es, en la lona mientras las apuestas cantaban 42 a 1;hubo un Ivanisevic en Wimbledon mientras Patrick Rafter no se creía que unwild cardfuera a llevarse el título, y hubo un Urrutikoetxea en Bilbao ante el todopoderoso Olaizola II, invitado a la gloria por una lesión del finalista, Oinatz.

Sin embargo, de lo que no saben las historias es del olfato de los tiburones ni de rodillos. Rezusta se recompuso sin errores tras el 6-6 y no quiso más guerra. Olió la sangre. Se le estimularon las papilas gustativas y la propuesta dejó al navarro seco y a Larunbe derrotado, en una segunda parte de la final en la que los errores le robaron la confianza y le desangraron el júbilo.

Se escaparon los colorados hasta el 12-7. Y Bengoetxea tomó el mando. Se puso a sacar del txoko, quiso cambiar la tendencia y la cosa se puso bonita. Con las pelotas del combinado de Asegarce, Larunbe encontró un respiro y los de Aspe no saltaron al rematador de Leitza. El navarro se puso valentón y el partido encontró igualdad. El público disfrutó en ese tramo. La tajada llegó con una verbena de paradas al txoko milimétricas y un ritmo descomunal. La magia de Oinatz fue un ariete. La falta de kilómetros colorados les pasó factura. El dueto, un binomio programado por Aspe como una exhibición de fondo de armario y fuerza -campeón del Manomanista y subcampeón del Parejas y mejor zaguero de la empresa en el mismo bando, demasiada tela que cortar-, vio las orejas al lobo. Un gran tanto, el mejor del partido, que acabó con un gran derechazo de Larunbe, anotó el 13-12 y abrió nuevas vías.

Después, la siguiente pelota de derecha se le cayó al vizcaíno. Y los zurdos vieron dónde estaba la brecha. Rezusta asomó reiterativo y violento, acelerado, bien acompañado por un Irribarria serio, y Larunbe se vino abajo. El galdakoztarra terminó la cita con once yerros y el gesto lívido. No hubo experimentos. Solo músculo. Oinatz quedó fuera de la cita. Los guipuzcoanos aplicaron el rodillo, sin arte ni ensayo, y se llevaron la txapela.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus