Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

¿Qué hacer con la democracia?

Por Iosu Perales - Sábado, 25 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:14h

Convertida en valor universal en las últimas décadas, la democracia es frágil. En realidad se encuentra sometida a riesgos considerables que provienen sobre todo de su vida interna, de su estructura, de su funcionamiento. De este modo, se nos presenta con una aparente fuerza exterior cuando su realidad es lánguida y sufre la distancia cada vez mayor entre los ideales que proclama y el modo en que se concreta. De hecho, hay una tensión permanente entre dos conceptos: democracia delegativa versus democracia participativa.

Este debate, en nuestra vida cotidiana clasifica de un lado a quienes deseamos participar en las tomas de decisiones de las instituciones y quienes afirman que son los cargos públicos elegidos en las urnas los que deben decidir, pues “para eso están”.

En términos más teóricos, los primeros situamos el umbral mínimo de la democracia en continua evolución al compás de la sociedad y sus exigencias, abriendo espacios a la participación ciudadana, en tanto que los segundos conciben la democracia como estática y como método para elegir gobernantes. Los primeros partimos de la idea de que el demos procura la democratización permanente del espacio público, siendo un derecho aunque no un deber, mientras que para los segundos lo ideal es una ciudadanía apática que vota cada equis años y renuncia a participar entre elección y elección, y a la que se considera desinteresada y no capacitada para la actividad política. Su visión del cuerpo electoral es el de una masa sin preparación para tomar responsabilidades políticas, un gran rebaño que debe ser conducido y tutelado pues no tiene criterio propio debidamente formado.

La democracia participativa es el reverso. Tiene como objetivos, entre otros:

- Promover las más amplia y directa participación de la población (particularmente de los sectores tradicionalmente excluidos) en la vida política.

- Crear ciudadanía, promoviendo una mayor conciencia política y el empoderamiento de los ciudadanos y de sus organizaciones representativa.

- Construir una nueva cultura democrática, en oposición a las culturas políticas de pasividad, de clientelismo y hegemonías autoritarias.

Dejar las decisiones importantes en manos exclusivas de los políticos es un riesgo demasiado grande y la democracia es todavía demasiado débil para semejante aventura

Claro que la democracia participativa es molesta, pues supone fiscalización de los poderes públicos, hace más compleja la elaboración de decisiones, exige mayor conexión de los elegidos con los electores, alarga los tiempos de toma de decisiones… pero es el precio de una democracia saludable que realmente respeta el principio de la soberanía popular.

Quienes defienden la democracia delegativa atacan con frecuencia a los mecanismos de participación ciudadana, mostrándola como antagónica con la democracia representativa. Nada más erróneo. En realidad, se trata de una complementariedad. Es cierto que la democracia participativa no es un concepto muy preciso, pero contiene criterios poco discutibles como:

- Un nuevo enfoque en la construcción social de nuevas modalidades democráticas superadoras de la arcaica democracia liberal y de los enfoques reduccionistas de la democracia que aún circulan.

- La toma de conciencia de la importancia de una ciudadanía ahora amenazada por una globalización que al debilitar el Estado y su soberanía rompe los vínculos de la comunidad política. Se trata del peligro de una ciudadanía desterritorializada, algo que daña de manera grave el ejercicio de los derechos civiles y políticos, así como alimenta la fragmentación social y el individualismo.

- Su consideración como factor de construcción de la comunidad local, nacional, en una época en la que el pensamiento único y una cultura de la uniformidad amenaza la pluralidad.

- Con ella, el desarrollo humano sostenible encuentra grandes posibilidades de un desarrollo orientado a dar respuestas a las necesidades de las personas.

La gobernabilidad se erige entonces como un tráfico relacional entre las instituciones públicas y la sociedad civil;un tráfico que, lejos de interrumpirse debe mejorarse permanentemente. Esta conexión necesita a mi juicio de una opinión pública poderosa, crítica y responsable.

Dejar las decisiones importantes en manos exclusivas de los políticos es un riesgo demasiado grande y la democracia es todavía demasiado débil para semejante aventura.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Más sobre ¡Qué mundo!

ir a ¡Qué mundo! »

  • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
  • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

  • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus