Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Instituto Federico Baraibar: el orgullo de cumplir medio siglo

Por Angel Zárate Argote - Jueves, 16 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:15h

Se cumplen ahora cincuenta años de la creación del Instituto Federico Baraibar. Fue entonces cuando el primitivo Instituto Ramiro de Maeztu, situado en el edificio que hoy alberga la sede del Parlamento Vasco en el Parque de la Florida, se trasladó a un nuevo edificio en la Ciudad Jardín. Allí se dividió en dos institutos independientes: uno masculino, que conservó el nombre de Ramiro de Maeztu, y otro que sería “el femenino”, y que pasó a denominarse Federico Baraibar.

Pocos años más tarde la Ley General de Educación, más conocida por el nombre del ministro del ramo, Villar Palasí, introdujo ciertos aires de renovación que fueron tomando cuerpo en la década de los setenta. Así, ambos institutos se convirtieron en centros mixtos;y “el femenino” dejo de serlo, aunque muchos siguiéramos utilizando el término más por costumbre que por despecho al nombre legítimo.

Ciertamente para el Instituto es un orgullo honrar con su nombre la memoria de Federico Baraibar Zumárraga, uno de los más insignes vitorianos de la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX. No es fácil juzgar la trayectoria de un personaje histórico sin la lente correctora que aporta la interpretación rigurosa de la historia;pero, por suerte, su figura resiste incólume cualquier análisis que pretendamos hacerle a través de nuestra, muchas veces desenfocada, mirada desde el presente.

Si bien es cierto que don Federico accedió a las más altas cotas de la representación política de la ciudad y la provincia (llegó a ser diputado general de Álava y alcalde de Vitoria), lo que más admiración despierta si cabe en su trayectoria es su vertiente de apasionado investigador, prolífico escritor y traductor. Como profesor, con veinticinco años obtuvo por oposición la cátedra de Latín del Instituto de Vitoria del que llegó a ser director, e impartió innumerables conferencias sobre temas históricos y literarios.

De sólida formación, este doctor en Derecho y Filosofía y Letras fue un estudioso infatigable en diferentes ámbitos académicos como la Etnografía, la Arqueología o la Lingüística. Demostró siempre un espíritu ilustrado, inquieto, deseoso de saber y sensible por el conocimiento de su entorno cercano: su pasado, costumbres, tradiciones, el euskera, el habla popular;pero también abierto a innovaciones y técnicas de la época como la fotografía, de la que fue gran aficionado. Odón de Apraiz lo tildó de sabio modesto y amable que prefería siempre hacer gala de su aurea mediocritas, que para él era la esencia de la vida alavesa.

En estos momentos de celebración para el instituto Federico Baraibar, es obligado detenerse y reflexionar, aunque sea brevemente, sobre la experiencia vivida. Han sido cincuenta años de enormes cambios políticos y sociales que han transformado completamente nuestra sociedad, y en los que el Instituto también ha sabido adaptarse a las circunstancias y demandas propias de cada momento.

Basta un sucinto análisis de su trayectoria, para constatar claramente dos periodos diferenciados en la misma. Uno inicial, desde sus comienzos hasta la década de los noventa del pasado siglo, cuando el instituto tuvo que abordar las urgencias de la democratización y generalización de la enseñanza media. De que la tarea se hizo con la calidad debida, dan fe las diferentes promociones de egresados que ejercen o han ejercido su profesión en todos los ámbitos y disciplinas. A ello también contribuyó sobremanera el compromiso de varias generaciones de buenos docentes y la actitud de un alumnado cargado de ilusiones y expectativas profesionales.

La nueva ordenación del sistema educativo que llegó con la década de los noventa reclamó del instituto la misión ineludible de volcarse en la atención educativa de la diversidad personal, académica y social que la nueva educación secundaria propiciaba. No ha sido tarea fácil. Un exigente y continuado esfuerzo de adaptación personal y metodológica del profesorado y de toda la comunidad educativa ha dado el fruto de un Instituto Federico Baraibar consolidado y capaz de responder a los enormes retos que la sociedad actual le plantea.

Gaudeamus igitur in memoriam de don Federico por tamaño legado en tan señalado aniversario, y hagamos votos por su venturoso futuro. Él también estaría orgulloso.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus