Diario de AlavaDiario de Noticias de Alava. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Alava

Día Mundial del Riñón

Por Julen Otxaran - Viernes, 10 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:14h

Ayer celebramos la XII edición del Día Mundial del Riñón (World Kidney Day), una iniciativa organizada por la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN) y la Federación Internacional de Fundaciones del Riñón (IFKF). El Día Mundial del Riñón es el evento más importante que se celebra enfocado a la salud renal en todo el mundo. El tema de este año, Enfermedad renal y obesidad, nos recuerda que debemos tener en mente nuestros riñones, debemos protegerlos, aún más si se añade con la obesidad.

Con un 10% de la población mundial sufriendo algún tipo de daño renal, hay un largo camino por delante para potenciar la alerta sobre los peligros de la enfermedad renal. Las últimas cifras predicen que la Enfermedad Renal Crónica (ERC) aumentará su incidencia un 17% en los próximos 10 años y es actualmente reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras organizaciones como un problema mundial de salud pública.

Cada año se elige un lema para resalta la prevención renal. El año pasado era Enfermedad renal y los niñ@s. Los diferentes tipos de enfermedad renal afectan a millones de personas en el mundo, incluyendo muchos niños y niñas. Algunos de ellos nacen con la enfermedad renal y otros son diagnosticados siendo aún muy jóvenes. Los síntomas de la enfermedad renal en la infancia son a menudo poco o nada específicos, lo que significa que hay un riesgo de que los problemas del riñón pueden pasarse por alto en los niños y niñas. En la infancia las principales causas de insuficiencia renal en los niños son condiciones hereditarias y a menudo carecen de indicadores obvios como puedan ser la hematuria (glóbulos rojos en la orina), la hipertensión (presión arterial alta) o los edemas (hinchazón). Además, la enfermedad renal que se hace evidente en la edad adulta puede ocurrir con más frecuencia en personas con factores de riesgo que se pueden detectar en la infancia.

Por tanto, es crucial fomentar y facilitar la educación, la detección temprana y un estilo de vida saludable en los niños, desde el nacimiento y continuándolo hasta la vejez, para combatir el aumento de enfermedades renales que se pueden prevenir, incluyendo insuficiencia renal aguda y ERC y tratar a los niños con trastornos congénitos y adquiridos de los riñones.

La obesidad se define como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede poner en peligro la salud. En 2014, había en todo el mundo más de 600 millones de adultos obesos. La obesidad es un potente factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad renal. Aumenta el riesgo de desarrollar los principales factores de riesgo de enfermedad renal crónica, como la diabetes y la hipertensión, y tiene un impacto directo en el desarrollo de la enfermedad renal crónica y enfermedad renal crónica avanzada (ERCA): en los individuos afectados por la obesidad, los riñones tienen que trabajar más duro, filtrando más sangre de lo normal (hiperfiltración) para satisfacer las demandas metabólicas del aumento de peso corporal. El aumento de la función puede dañar el riñón y aumentar el riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica en el largo plazo.

La buena noticia es que la obesidad, así como ERC, se puede prevenir. La educación y el conocimiento de los riesgos de la obesidad y un estilo de vida saludable, que incluya una nutrición adecuada y ejercicio, pueden ayudar de manera espectacular en la prevención de la obesidad y la enfermedad renal.

Las personas con sobrepeso u obesidad tienen de 2 a 7 más probabilidades de desarrollar una enfermedad renal crónica

Este año el Día Mundial del Riñón promueve la educación sobre las consecuencias perjudiciales de la obesidad y su asociación con la enfermedad renal, abogando por medidas de estilo de vida y la política sanitaria saludables que hacen que las conductas preventivas una opción asequible. La enfermedad renal es más propensa a desarrollarse en las personas obesas incluidas en las personas con diabetes e hipertensión.

En 2025, la obesidad afectará al 18% de los hombres y más del 21% de las mujeres en todo el mundo, y la obesidad severa afecta a un 6% de todos los hombres y el 9% de todas las mujeres en todo el mundo. En algunos países, la obesidad ya está presente en más de un tercio de la población adulta y contribuye significativamente a la mala salud en general y los altos costos médicos anuales.

En la población general, la obesidad aumenta el riesgo de muerte y contribuye a muchas otras enfermedades, tales como enfermedades del corazón, la diabetes, la hipertensión, el colesterol alto, la apnea obstructiva del sueño, hígado graso, enfermedad de la vesícula biliar, osteoartritis, varios tipos de cáncer, los trastornos mentales, y los pobres calidad de vida.

Un creciente cuerpo de evidencia indica que la obesidad también es un potente factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad renal crónica y la enfermedad renal crónica avanzada. Las personas con sobrepeso u obesidad tienen de 2 a 7 más probabilidades de desarrollar enfermedad renal crónica avanzada en comparación con los de peso normal.

La obesidad puede conducir a ERC tanto indirectamente mediante el aumento de la diabetes tipo 2, hipertensión y enfermedades del corazón, y también por causar daño a los riñones directa mediante el aumento de la carga de trabajo de los riñones y otros mecanismos. La reducción de la obesidad puede revertir o enlentecer la progresión de la ERC.

La lesión renal aguda (LRA) es una enfermedad grave que se desarrolla repentinamente, a menudo dura poco tiempo y puede desaparecer por completo una vez que la causa subyacente ha sido tratada, pero también puede tener consecuencias duraderas con problemas de por vida. LRA se produce con mayor frecuencia en las personas obesas.

Por último, en este Día Mundial del Riñón, nos señalan que movamos los pies. Porque mantenerse en forma reduce la hipertensión y la obesidad, dos de las principales causas del daño renal. Es por esto, más allá de esa fecha, que debemos alentar a la sociedad, profesionales, así como a los pacientes a mover los pies para tener unos riñones sanos, ya que el ejercicio regular y la actividad física ayudan a reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad renal.


* El autor pertenece al Servicio de Nefrología de la OSI Araba y es presidente de honor de la Sociedad Estatal de diálisis y Transplante (SEDYT)

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Álava se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    Más sobre ¡Qué mundo!

    ir a ¡Qué mundo! »

    • Avda. Gasteiz 22 bis 1ª Oficina 13 Vitoria - Gasteiz
    • Tel 945 163 100, Fax Administración 945 154 344, Fax Redacción 945 154 346

    • Oficina Comercial: Calle Portal del Rey 24 (Esquina calle Paz), Tel 945 201000, oficinacomercial@noticiasdealava.eus